Inicio
Fecha de publicación: 2014-11-21
Expresidente Miguel Ángel Rodríguez. (Foto: Archivo)

Expresidente de Costa Rica, juzgado por caso Alcatel

La Sala de Casación Penal ordenó un nuevo juicio contra el expresidente Miguel Ángel Rodríguez.

Por: AFP

El expresidente Miguel Ángel Rodríguez había sido absuelto hace dos años por un caso de corrupción que involucra a la empresa francesa de telecomunicaciones Alcatel, informó este viernes el Poder Judicial.

La máxima corte penal consideró que Rodríguez (1998-2002) y seis ex funcionarios de su gobierno deberán volver a la sala de juicio, tras rechazar los fundamentos de la absolutoria, dictada por un tribunal de apelación el 21 de diciembre de 2012.

La sentencia del tribunal consideraba que la acción penal en este caso se hallaba prescrita, y rechazaba varias pruebas "claves" aportadas por la Fiscalía porque supuestamente habían sido obtenidas de manera ilegal.

Los magistrados desacreditaron ambos argumentos y ordenaron que se repita el juicio por los delitos de penalidad del corruptor, corrupción agravada, cohecho impropio, corrupción agravada en la modalidad de cohecho impropio y enriquecimiento ilícito, entre otros, precisa un comunicado de la Oficina de Prensa del Poder Judicial.

Un tribunal de primera instancia ya había condenado a Rodríguez a 5 años de prisión por este caso, en tanto que a los otros seis imputados impuso penas que iban de 2 a 20 años de cárcel. Todas habían sido anuladas por el tribunal de apelación.

El caso se remonta a 2004, cuando la prensa costarricense reveló que la compañía Alcatel había pagado millonarios sobornos al expresidente y a otros funcionarios para garantizarse un contrato para el suministro de equipos de telecomunicaciones con el estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

En septiembre de 2008, el exvicepresidente de Alcatel para Latinoamérica, Christian Sapsizian, fue condenado por un tribunal de Miami a 30 meses de prisión por pagar sobornos a funcionarios costarricenses.

Sapsizian había confesado el pago de US$ 2,5 millones en sobornos a autoridades de Costa Rica, a cambio de un trato menos severo por parte de la justicia estadounidense.

Cuando estalló el escándalo, dos años después de concluir su presidencia, Rodríguez se hallaba ocupando la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), cargo que había asumido hacía apenas un mes.

El exmandatario se vio obligado a renunciar al cargo y regresar a Costa Rica para enfrentar los cargos, donde pasó varios meses en prisión domiciliaria.

Rodríguez también enfrenta un proceso por supuestas comisiones ilegales pagadas por una empresa de reaseguros de Londres, a cambio de un contrato con el estatal Instituto Nacional de Seguros (INS).

Este caso había sido desestimado por un juzgado de primera instancia, pero un tribunal superior anuló el fallo en agosto pasado y ordenó que se realice el juicio.