Inicio
Fecha de publicación: 2020-01-13
House concept / Green board concept (Click for more)
Galeria  Ver Fotogalería

Especial E&N: Desaceleración económica no frena las inversiones en Centroamérica

Estrategia&Negocios presenta la décima edición del Ranking E&N de Grandes Empresas. El listado revela a las 106 empresas cuya facturación en Centroamérica superó los US$25 millones en 2018, seleccionadas entre más de 650 candidatas de relevancia.

Investigación y Textos: Pablo Balcáceres

La lectura sobre las grandes empresas no solamente debe limitarse a sus niveles de facturación, sino también a los efectos que tienen en sus mercados, la llamada “huella económica”, como le denomina Ricardo Rodríguez, analista sénior de Central American
Business Intelligence (CABI).

Esta “huella económica” tiene componentes a primera vista, tales como el número de empleos, el pago de salarios, de impuestos y la reinversión de ganancias; y otros aportes de tipo cualitativo, como por ejemplo su aporte tecnológico y las transferencias de conocimiento hacia las micro, pequeñas y medianas empresas.

Lea también: Multilatinas lideran la facturación en Ranking de Empresas de Centroamérica

Gracias a su capacidad de inversión y de los recursos provenientes del sector financiero, las grandes empresas contribuyen, por su parte, aportando mayores niveles de productividad e impulsando los flujos de capital hacia las mipymes.

Y es ahí donde su efecto se multiplica. Las mipymes brindan un aporte clave para los países del istmo. Como muestra, en Guatemala aportan cerca del 87% del empleo nacional y un equivalente al 40 % de la economía, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 01(800x600)

Un buen ejemplo de la “huella económica” puede ser una empresa de tal magnitud que compra el equivalente al 40 % de las exportaciones textiles de un país. ¿Tiene idea de cuál puede ser? Y la respuesta es…Walmart International. Tan solo el año pasado, la multinacional adquirió US$1.000 millones en textiles manufacturados en El Salvador, revela Cristina Ronsky, vicepresidenta comercial de Walmart de México y Centroamérica.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 00.1(800x600)

Protagonistas de las inversiones

Los dos últimos años han sido muy activos en fusiones, adquisiciones y la reconfiguración del mercado centroamericano en sus mercados más dinámicos.
En el renglón energético, AES Corp. (9 en ranking E&N)destaca comounade las empresasqueha incrementado sus apuestas en el Istmo en los últimos años. En octubre de este año activó las operaciones de su planta de gas natural licuado (GNL) AES Colón, en Panamá, un proyecto con el que busca cambiar la matriz energética del Istmo, tras una inversión total de US$1.150 millones, entre AES Corp. y su socio local, Inversiones Bahía. Panamá se convierte en el hub regional de GNL producido en Estados Unidos, el cual llegará a AES Colón y desde ahí se distribuirá al resto de mercados centroamericanos, parte del Caribe y hacia el norte de Colombia.

AES quiere reducir la huella de carbono en Centroamérica. Entre sus logros también figura la concreción total del Proyecto Bósforo en El Salvador, un proyecto de energía que ejecuta en conjunto de la guatemalteca Corporación Multi Inversiones (CMI), con una inversión de US$160 millones.

Puede leer: El Salvador gana 100 megavatios de energía solar con el proyecto Bósforo

Este tipo de inversiones en el ramo ha despertado al sector de la construcción en Centroamérica, observa Hugo Beteta, de CEPAL. “La industria de la construcción tuvo un gran impulso en varias economías de la región, incidiendo de manera relevante en la dinámica económica de cada país”, sostiene el experto.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 00.3(800x600)

Los proyectos en energías renovables, el impulso de las empresas en el ramo de información y comunicaciones, así como proyectos inmobiliarios están despertando a la maquinaria de construcción salvadoreña, que repuntó al 6,6 %. En Honduras, este sector subió en 7,1% gracias al impulso de la edificación residencial, tanto de interés social como de clase media, así como el desarrollo de proyectos comerciales e industriales; por su lado, en Costa Rica subió al 6,6% el año pasado. No obstante, en Panamá, el más dinámico hasta la fecha, el rubro tan solo creció 3,2 %, pues recibió el impacto de huelgas de los trabajadores.

El español Grupo Ortiz también es una muestra de cómo las energías renovables dinamizan a la construcción. Situado en el puesto 77 del ranking E&N, es el segundo con mayor variación anual, el 85,5 %, solo por detrás de MHC Holding, de Panamá.

La construcción es el segundo rubro en crecimiento del PIB por sectores en Centroamérica y República Dominicana, con un incremento conjunto del 6,5%; por detrás del 6,7 % que alcanzó el de transporte, almacenamiento y comunicaciones. Precisamente esta rama de gran actividad ha sido marcada por la salida de Telefónica (puesto 14 en el ranking E&N), una decisión que reconfigurará al sector de las telecomunicaciones en Centroamérica. América Móvil y Millicom (puesto 7 en el ranking E&N) emergen como losmás beneficiados por la decisión de su competidor. La operadora mexicana se quedará con los activos en Guatemala y El Salvador; mientras que la europea fortalecerá sus posiciones en el sur de Centroamérica, gracias a que se quedará con las empresas de Telefónica en Costa Rica, Panamá y Nicaragua.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 00.4(800x600)

Millicom está cumpliendo su anhelo de consolidarse en Panamá, una estrategia para la cual ha invertido más de US$2.000 millones, entre la adquisición de Cable Onda el último trimestre del año pasado; y de los activos de Telefónica. Cable Onda ya tenía una base de 350.000 clientes residenciales y Telefónica le añade 1,6 millones de suscriptores móviles.

No siempre figurar entre los líderes en ingreso se traduce en un buen momento financiero. Un caso llamativo es el de Avianca, la aerolínea colombiana se encuentra volando hacia una reestructuración radical.

A pesar de su poderío de facturación, por un total de US$4.890,9 millones el año pasado, el peso de su deuda y de sus gastos condujeron a Avianca a tan solo ganar US$1,1 millón en utilidad neta 2018, tras venir recibiendo ganancias de US$44,2 millones en 2016 y de US$82 millones en 2017.

Puede interesarte: Recetas para tener una empresa financieramente saludable

Pero las turbulencias han sacudido fuertemente a la empresa este año. En su último reporte trimestral interino, a septiembre 2019, Avianca arrojó una pérdida muy abultada, de US$ 514,1 millones. La línea aérea colombiana impulsa un plan de reestructuración de deuda y de gastos con miras a 2021. Sus operaciones en Centroamérica han sido las más damnificadas. En 2019, Avianca canceló 21 rutas no rentables; y a finales de mayo se desprendió de parte de sus activos en Centroamérica: las líneas aéreas Sansa y La Costeña, que operan vuelos domésticos en Costa Rica y Nicaragua, respectivamente. El futuro de la aerolínea tendrá un giro decisivo a inicios de 2020: una Corte de Nueva York ha demandado su expresidente German Effromovich a subastar sus títulos en Avianca, lo que reconfigurará el mapa accionario.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 00.5(800x600)

Estrategias exitosas

Los líderes del mercado ejecutan diversas estrategias para mantenerse competitivos y continuar creciendo, a pesar del entorno retador. Las herramientas de comunicación digital están facilitando esa conexión cercana y práctica entre las empresas y los consumidores.

Arcos Dorados está sacando provecho de las plataformas digitales para la entrega de comida, una tendencia de la que forman parte aplicaciones como Uber Eats, Glovo y Rappi. La franquicia que opera McDonad’s en América Latina y el Caribe se alió con Uber Eats y disfrutó de un crecimiento del 60% en los pedidos de entregas a domicilio, afirma Esteban Sequeira, director general de Arcos Dorados en Costa Rica.

“Con la amplificación del servicio a través de nuevos socios repartidores como Glovo, se cuenta con cerca de un 80% de restaurantes que ofrecen el servicio de McDelivery. Hace poco inició la alianza con la empresa Rappi”, revela Esteban Sequeira, director general de Arcos Dorados Costa Rica.

Captura de Pantalla 2020-01-13 a la(s) 00.6(800x600)

Cargill Centroamérica, especialista en alimentos, productos agrícolas y de nutrición animal, resume tres claves para continuar creciendo en el mercado regional: la digitalización, el enfoque en su gente y la innovación.
“Hace algunos años Cargill inició una transformación tecnológica que culminó su primera fase a mediados del 2017. Esto permitió tener mayor acceso a la información y poder adaptarnos exitosamente al complicado ambiente de negocios que experimentamos en Centroamérica durante el 2018”, relata Xavier Vargas, presidente de Cargill Centroamérica, que continúa invirtiendo en la región.

También Nestlé Centroamérica fortalece sus fichas en el Istmo, que modernizó la planta de lácteos en Natá de los Caballeros, provincia de Coclé, Panamá, por un monto de US$16 millones, y dedicará otros US$6 millones a la fábrica de Matagalpa, Nicaragua.

Panorama hacia 2020

Los ingresos de las mayores empresas de la región aumentaron el año pasado, pero hay signos de desaceleración. Y de cara al inicio de la nueva década, el panorama no es más alentador.

La facturación del Top 100 del Ranking E&N Centroamérica subió 2,7 % entre 2017 y 2018, tomando como base a los participantes con datos comparables. El Top 10 del ranking gozó de un repunte del 6,6 %, mucho mayor que la tabla general, pero menos sustantivo que la tasa de 2017, la cual fue de 8,2%.

Sin embargo, en ambos años sobrepasaron al desempeño del período 2014 al 2016, en el que no sobrepasaron el 2,0%. ¿Durará este respiro? Diversos analistas internacionales vienen señalando un riesgo de una nueva crisis financiera y que existe, ya de hecho, una desaceleración en la economía global. La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha escalado de la retórica a las acciones.
Una dinámica de la cual Centroamérica no tiene por qué ser necesariamente perdedor, ya que podría tomar cuotas de mercado que antes poseía China.
Además, el proceso de diversificación de mercados continúa, y el más reciente TLC con Corea del Sur podría afianzar las relaciones comerciales con Asia.

CABI pone en perspectiva que el riesgo de una recesión en Estados Unidos para este 2020 es realmente bastante bajo. “En el caso de EE.UU., no vemos fuertes posibilidades de recesión y creo que las empresas también lo ven así. De hecho, aquellas que tienen relaciones comerciales con empresas en Estados Unidos están intentando sacarle el mayor provecho posible a las buenas condiciones que muestra el país actualmente”, dice Rodríguez, experto de CABI.

Beteta, de CEPAL, expresa una visión coincidente: “La guerra comercial entre China y los Estados Unidos podría generar una desviación de comercio en la que Centroamérica podría verse favorecida”, considera.
De hecho, las exportaciones de México, Centroamérica y el Caribe, muy relacionadas con el socio comercial estadounidense, fueron las únicas que están creciendo en América Latina este año, agrega.
El entorno no pinta fácil, la economía mundial global desacelera. Firmas que compiten en los mercados internacionales están ajustando sus estrategias mediante la diversificación de mercados, o bien adaptándose con otro tipo de productos, evalúa CABI.
Guatemala, Honduras y Nicaragua enfrentan un reto más difícil que el resto de sus vecinos, en la medida que los precios de las materias primas agrícolas sufren los niveles más bajos en los últimos años Los inversionistas están resintiendo la crisis nicaragüense. Grupo Lala (puesto 63 del Ranking E&N) advierte sobre una disminución en el consumo de lácteos en la región, a la vez de resultados negativos en el mercado nicaragüense, por el estallido de la convulsión política desde mediados del año pasado.
Un enfoque de contención de la migración por parte de Estados Unidos también podría modificar las condiciones en los próximos años. Estados Unidos y México acordaron multimillonarias inversiones para reducir el flujo de migrantes centroamericanos y de las zonas sur y sureste mexicanos. El convenio involucra a gobiernos e iniciativa privada. Estados Unidos planea aportar cerca de US$5.800 millones en inversiones en Centroamérica, dice Édgar Mendoza, socio
líder de Impuestos y Legal, Fusiones y Adquisiciones y Outsourcing para la región de PwC Interaméricas.

México también planea destinar recursos para una serie de inversiones, entre las cuales Mendoza destacó dos: la conexión de la red eléctrica México-Centroamérica, que reduciría los precios de la energía y la estrategia del café, que revitalizaría la producción y comercialización de ese producto.

RELACIONADAS