Inicio
Fecha de publicación: 2017-04-03

Primera impresión: La prueba de los 7 segundos

Bastan 7 segundos para que una persona forme una primera impresión de ti, y tan sólo 30 segundos para poder comunicar un mensaje y quizá redireccinar esa primera impresión.

Por El Economista (México)

A pesar de que existen muchas opiniones en torno a cuántos segundos tarda en formarse una primera impresión, la mayoría de los psicólogos concluyen y consensan que sólo bastan 7 segundos. Hay quien dice que bastan unas milésimas de segundo con tan sólo un “suspiro” o una “mirada”, o quienes dicen que basta un “hola”. De igual modo, tan sólo bastan 30 segundos iniciales de una comunicación oral o corporal para poder formar una imagen. Incluso también se ha comprobado que con tan solo escuchar la voz de una persona, se forma un juicio.

Nuestro cerebro está programado para llegar a una rápida conclusión, con muy poca información.
Al emitir un juicio inmediato de una persona, estamos funcionando naturalmente. Ese instinto inmediato, inconsciente e irracional, es parte del mecanismo humano de supervivencia para evaluar o detectar, y en su caso actuar, ante una posible amenaza cuando se presenta algo “nuevo”.

Al conocer a alguien y ante el escaso tiempo que nos da el marco de la “primera impresión”, nuestro cerebro funciona rápidamente y toma un atajo para evaluar (ya que de lo contrario, para tener una evaluación fiable de la persona, nos llevaría meses y el cerebro no lo permitiría).

Por lo tanto, nuestro cerebro categoriza la información para después hacer comparaciones rápidas en donde influyen nuestras experiencias, percepciones, personalidad, experiencias, etc. Según estudios psicológicos, 55% de la primera impresión está determinado por la apariencia, y 7% por la forma de expresarse verbal o corporalmente. Así que 62% depende de ti y en mucha medida de tu personalidad. Esto aplicado en el plano profesional, puede ser un hecho decisivo en tu futuro laboral.

“No hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión”

Te dejamos estos sencillos pasos para causar una buena impresión en el plano profesional (entrevistas de trabajo, conferencias, negocios, negociaciones, etc.), siendo siempre el último objetivo establecer una base sólida ante lo que queremos proyectar.

  • Ten claro qué es lo que quieres comunicar
  • Vestimenta impecable y apropiada
  • Puntualidad, quizá el factor rey de la “primera impresión”
  • Apaga tu celular
  • Respira profundo para liberar tensión, nerviosismo o ansiedad
  • En caso de saludar, siempre ten iniciativa con un apretón de manos, independientemente del sexo
  • Si llevas la iniciativa de la “ocasión” comienza a hablar, de lo contrario espera a que te den la palabra
  • No invadas el espacio físico de la otra(s) persona(s)
  • En su caso, ten presente el nombre de la otra(s) persona(s) en todo momento
  • Tu tono de voz debe ser claro y con un volumen moderado


Las personas suelen primero mirarte, para después escuchar tu tono de voz y por último prestar atención al significado de tus palabras.

  • Mantén contacto visual mientras hablas o escuchas
  • Evita interrumpir
  • Mantén la calma
  • Postura erguida
  • Utiliza gestos abiertos (no cruces los brazos)
  • No dejes de sonreír (no en exceso ni de manera forzada)
  • Se natural, auténtico y seguro


Recuerda que los primeros 7 segundos son cruciales y que los siguientes 30 segundos son la oportunidad de reforzar o redireccionar el “juicio” emitido por la otra persona.

Ten presente que tu apariencia dirá, en 7 segundos, mucho de ti. Así que en tus manos está hacer que estos 7 segundos valgan oro. Sí. La primera impresión tiene un efecto directo, pero cuando tú seas el receptor de la primera impresión, no dejes que sea determinante.

RELACIONADAS