Finanzas
2022-08-03

¿Cuál es el panorama bancario de Centroamérica?

Las economías de la región acaban de salir de una de las peores recesiones y, ahora, se encuentran nuevamente en un escenario económico restrictivo por presiones inflacionarias, aumento en las tasas de interés y bajo crecimiento económico, advierte un reporte de S&P Global Rating.

Por Leonel Ibarra - estrategiaynegocios.net

Los bancos en Centroamérica han atravesado las recientes recesiones económicas en relativamente buena forma, pero ahora enfrentan un bajo crecimiento del crédito real en medio de la creciente inflación, el aumento de las tasas de interés, el lento crecimiento económico y la incertidumbre política.

Un reporte sobre el panorama bancario de Latinoamérica de S&P Global Ratings señala que las economías de la región acaban de salir de una de las peores recesiones de los últimos tiempos y, ahora, se encuentran nuevamente en un escenario económico restrictivo por presiones inflacionarias, aumento en las tasas de interés, bajo crecimiento económico e incertidumbre política.

En este contexto, S&P Global Ratings considera que los bancos probablemente afronten, en general, “un escenario de bajo crecimiento del crédito, márgenes presionados y una calidad de activos debilitada este año, pero la rentabilidad sólida ha sido un factor clave para permitir a los bancos en la región sortear los ciclos crediticios”.

Puede leer: Los retos del ecosistema Fintech para la región: Regulación y universalidad

Conozca a continuación el detalle del reporte de la agencia para cada país de la región centroamericana.

El Salvador

Los bancos nacionales de esta plaza enfrentan “condiciones muy difíciles de navegar” con desafíos de baja confianza de los inversionistas, el estancamiento político, la débil competencia y la alta emigración y esperan que el crédito siga “una modesta expansión”, del 5,9 % este año lo que refleja el lento crecimiento económico.

Para el próximo año, S&P dice que el Gobierno afronta una importante amortización por US$800 millones, por lo tanto, será fundamental que cierre un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para mitigar sus “grandes riesgos financieros”. Además, el bitcoin podría derivar en “mayor escrutinio y costos operativos” para la industria bancaria, que podrían afectar la ya modesta rentabilidad del sistema.

Costa Rica

La economía, aún en recuperación, y la incertidumbre política todavía presionan el crecimiento del crédito, el cual proyectan se mantenga menor a los niveles históricos, en torno a 6% en términos nominales, durante los próximos dos años.

Además, el hecho que los dos mayores bancos del país son propiedad del estado y controlan 3 5% del mercado en términos de créditos, provoca distorsiones y deprime la rentabilidad.

Entérese: Cinco tendencias de la industria financiera latinoamericana en 2022

La flexibilidad financiera dependerá del éxito de los esfuerzos de consolidación fiscal y del avance de medidas de política del programa del FMI. S&P dice que conservar el acceso al financiamiento externo oficial en medio de condiciones económicas globales más desafiantes e inciertas será clave para mantener la flexibilidad de financiamiento y la confianza en los mercados de capitales locales y globales.

Honduras

Los bancos más grandes tienen una amplia base de depósitos minoristas que les proporciona una flexibilidad de liquidez. Los depósitos podrían seguir un crecimiento constante dado el alto volumen de remesas y la reducida gama de productos de inversión.

El crédito en general crecerá más lento que en 2021 a medida que baje el ritmo de recuperación económica. Sin embargo, esperan que el crecimiento provenga del segmento comercial, ya que el minorista y el de consumo continuarán recuperándose más lento en los próximos 12 a 24 meses.

El gobierno de Xiomara Castro había tomado medidas para aumentar su resiliencia económica y fiscal a largo plazo. La sostenibilidad macroeconómica y fiscal con fundamentales para mejorar las condiciones de negocio del país.

Panamá

El regulador ha tomado medidas para contener la pandemia por más tiempo de lo que esperaba S&P. En este sentido, el deterioro de la calidad de activos se reflejará por completo en los balances de este año. Como resultado, esperamos pérdidas crediticias de 1,5 % y activos improductivos de 3,7 % en 2022, desde 1,2 % y 2,3 % en 2021. Sin embargo, esperan que estos disminuyan gradualmente, pero regresaran a los niveles previos a la pandemia después de 2023.

Aunque la rentabilidad se ha recuperado un poco, proyectan que se mantenga por debajo de los niveles previos a la pandemia y que empiece a recuperarse gradualmente en 2023. Los retornos del sistema representarán alrededor de 0,95 % de los activos ajustados en 2022 y mejorarán a 1,2 % en 2023, frente a un 1,4 % antes de la pandemia. Lo anterior refleja que las mayores provisiones para pérdidas crediticias seguirán obstaculizando los resultados netos de los bancos.

La regulación del sistema financiero continúa mejorando, lo que ha reducido la brecha con los reguladores internacionales, aunque persisten los desafíos de implementación. Asimismo, la Unión Europea agregó a Panamá a su lista negra de jurisdicciones no cooperativas en términos de transparencia fiscal e información financiera, aunque la decisión de la UE todavía no daña al sistema financiero.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE