Finanzas
Fecha de publicación: 2015-01-08
La presidenta del banco, Ana Patricia Botín, habla durante la última junta general extraordinaria de accionistas. (Foto: AFP)

Banco Santander lanza un aumento de capital

Revisará también a la baja su política de dividendos para 2015, que no había sido modificada durante la crisis

Por: AFP

El gigante bancario español Banco Santander lanzó una ampliación de capital de 7.500 millones de euros destinada a reforzar su solvencia, una decisión de su nueva presidenta, Ana Botín, para tranquilizar a los inversores.

La medida llega después de anunciar una mejora significativa de los resultados en 2014, con un crecimiento esperado de sus beneficios del 30%.

Su consejo de administración, reunido este jueves por la tarde, "ha acordado llevar a cabo una ampliación de capital con la que el banco espera captar un importe de hasta 7.500 millones de euros", según un comunicado.

El primer banco de la Eurozona por capitalización prevé emitir 1.258.441.465 nuevas acciones con un valor nominal de 50 céntimos de euros.

La operación representará "aproximadamente un 9,9% del capital del banco antes de la ampliación" y se realizará a partir de este jueves a través de una colocación acelerada entre inversores institucionales.

La cotización de su acción, suspendida este jueves por la tarde en la Bolsa de Madrid, se retomará el viernes por la mañana.

Esta ampliación le permitirá "aprovechar las oportunidades de crecimiento orgánico en los principales mercados en que opera", especialmente la zona euro, Latinoamérica y Norteamérica, explicó la entidad en una presentación para analistas. "Nuestro objetivo es ganar cuota de mercado ahora que el ciclo (económico, ndlr) está cambiando", añadió.

El segundo objetivo es reforzar su solvencia en previsión de la nueva normativa más estricta que entrará progresivamente en vigor hasta 2019 en el marco de la reforma del sector bancario llamada Bâle III.

Con este aumento de capital, su ratio CET1, que calibra la solidez de sus fondos propios, debería pasar de casi del 9% en 2014 al 10% este año y seguir aumentando hasta situarse entre el 10 y el 11% en 2016.

Nueva presidenta, nuevo pensamiento

En los últimos tiempos, los analistas se habían mostrado inquietos por el nivel de solvencia del Santander, más débil que el de sus principales competidores.

Ni las garantías ofrecidas por su antiguo presidente, Emilio Botín, ni el hecho de que la entidad, como el conjunto del sector bancario español, pasara con éxito a finales de octubre los test de resistencia impuestos por el Banco Central Europeo (BCE) consiguieron tranquilizarlos.

Por ello, su nueva presidenta, Ana Botín, nombrada en septiembre en sustitución de su fallecido padre, que lideró el banco durante 28 años, decidió tomar el toro por los cuernos una vez remodelada toda la dirección, juzga en un informe Carlos García González, analista en Sociedad General.

"El mensaje principal es que hay un cambio en la manera de pensar de la dirección", ya que hasta ahora el banco había creído apropiados su nivel de capitalización y su política de dividendos, comenta.

Banco Santander revisará también a la baja su política de dividendos para 2015, que no había sido modificada durante la crisis.

La estricta política de gestión del grupo y su amplia red internacional le permitieron esquivar el naufragio de parte del sector bancario español tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Aunque sus ganancias decayeron a partir de 2010 por los préstamos al hundido sector de la construcción nacional, el banco superó con cierta holgura la crisis y en 2014 vio crecer sus beneficios alrededor de un 30%, hasta los 5.800 millones de euros, según una primera estimación publicada este jueves.

Su producto neto bancario, indicador del valor agregado del banco, aumentó por su parte un 8% en ese periodo.

Aunque oficialmente el banco no evoca la posibilidad de adquisiciones externas, los rumores lo sitúan en liza para comprar el portugués Novo Banco, nacido del rescate del Banco Espirito Santo (BES).

Y este jueves, el anuncio de su ampliación de capital hizo subir la acción de su competidor italiano en dificultades Monte dei Paschi di Siena (BMPS), mientras los inversores especulaban sobre un acercamiento entre los dos bancos.