Finanzas
Fecha de publicación: 2021-06-02
Galeria  Ver Fotogalería

Ránking de Seguros E&N de El Salvador: SISA mantiene su liderazgo

En El Salvador, el sector respondió con cerca de US$78,4 millones a sus asegurados el año pasado, en concepto de COVID19.

Por Pablo Balcáceres, E&N

Si se toma la cifra de siniestralidad en ese país, de US$383,6 millones de siniestros incurridos, la pandemia significa cerca de un 20%.

“Si bien es cierto los picos lo vimos en junio, agosto y septiembre, cuando fue realmente impresionante, la desviación de la siniestralidad por muertes de COVID o sospechas de COVID o fue muy alta y afectó a todo el mercado nacional”, relata Eduardo Montenegro, presidente de SISA Seguros en El Salvador.

Tan solo SISA se responsabilizó de más de 1.000 asegurados. “Al inicio era todo tratado por el Estado, pero una vez se abrió al tratamiento privado del COVID empezamos a tener casos de clientes nuestros. Sorprendentemente hubo algunos tratamientos complicados que excedieron hasta los US$150.000”, comenta. ¿Con qué actitud encaran los aseguradores este año 2021? Caamaño, de la AAP, plantea que la pandemia continúa muy presente.

“El sector asegurador mira este 2021 con un optimismo responsable. Se apuesta por una recuperación gradual de la actividad económica que pueda ir reactivando el clima de negocios, eso es vital conforme avancen los procesos de vacunación y se vaya controlando la pandemia”, resume el titular de la AAP.

Recinos, de Fitch Ratings, identifica las tendencias para los próximos meses: la transformación digital del sector, un rediseño de productos y servicios sobre todo en el rubro de vida y salud, y una mayor competencia en el sector como resultado de factores económicos y financieros.

En este último apartado, el especialista recuerda que apenas las economías están en proceso de recuperación. Además, existe un factor financiero: las tasas de interés, que se van a mantener bajas durante más tiempo.

Nuevos productos


Se avecina una renovación de productos en este mercado. La pandemia ha dejado una estela de preocupación sobre temas como la salud y eso tiene potencial de beneficiar la venta de seguros de vida y seguros relacionados.

“Habrá un mayor enfoque en salud y seguridad personal. La pandemia reforzó la importancia de un ritmo de vida saludable y el abordaje de enfermedades crónicas. Vemos que el seguro encaja dentro de esa mayor conciencia de la salud”, visiona Recinos. Otros rubros con grandes oportunidades son aquellos relacionados con los riesgos de trabajo remoto, y los vinculados con riesgos cibernéticos.

También han surgido productos confeccionados para atender la emergencia. En el caso de Costa Rica, por ejemplo, el seguro médico con cobertura expresa de COVID-19 y alojamiento en caso de ser necesario figura como uno de los requisitos para el ingreso de turistas al país, junto con la prueba negativa del COVID y un formulario digital de salud.

La transformación digital ya es una realidad en los mercados de la región. Para el sector asegurador, esto va más allá de entenderlo como un soporte electrónico: la clave para captar al mercado será ofrecer una experiencia digital completa, desde la suscripción hasta el pago de las pólizas, reflexiona Recinos.

“La naturaleza de la demanda está cambiando porque en la medida que las nuevas generaciones entran al mercado laboral traen nuevas formas de ver todo y nuevas expectativas del negocio. La industria de seguros no será ajena”, vaticina el experto de Fitch Ratings.

Screenshot_4.528(800x600)

Screenshot_5.436(800x600)

RELACIONADAS