Finanzas
Fecha de publicación: 2021-05-18
Galeria  Ver Fotogalería

Emisión histórica: CMI reafirma con bonos verdes su compromiso por Centroamérica

CMI Energía, de CMI Capital, colocó US$700 millones en el mercado internacional de bonos verdes. Hizo a lo grande su primera emisión de este tipo, en el marco del primer centenario de CMI.

E&N para Corporación Multi Inversiones

Corporación Multi Inversiones (CMI) debutó en el mercado de bonos verdes internacionales y lo hizo de manera estelar: colocó US$700 millones en bonos verdes, la mayor emisión de una empresa de energía renovable en Centroamérica y el Caribe.

La colocación ha sido impulsada por la unidad de negocios CMI Energía, que a su vez forma parte de CMI Capital. CMI Energía se especializa en la generación de energía renovable y figura entre los tres primeros productores en la región centroamericana.

Enrique Crespo, CEO de CMI Capital, plantea que CMI está haciendo historia y, a la vez, allanando el camino hacia una nueva etapa en los mercados internacionales.

“Esto supone la entrada y el acceso a los mercados de capitales para nuestra plataforma de energía renovable pero también abre el camino para que en el futuro CMI como un todo pueda tener el acceso a recursos de largo plazo en los mercados internacionales”, dice el alto directivo.

cmi 2.1(800x600)

Parque eólico Alisios, en Costa Rica

La operación ocurre, además, en un contexto especial para la empresa, que este año cumple su primer centenario.

Al emitir bonos verdes, la firma renueva su compromiso por Centroamérica y el Caribe mediante su contribución a mitigar los efectos del cambio climático, la diversificación tecnológica y la independencia energética.

Los bonos verdes introducen mecanismos de transparencia para garantizar que las inversiones recibidas se destinen a proyectos de impacto positivo en el medio ambiente.

En este sentido, esta apuesta se alinea con los objetivos de CMI Energía de contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la descarbonización, así como la diversificación de la red energética regional.

“Es una gran satisfacción tener en CMI una plataforma de activos de generación de energía renovable que contribuyen al cuidado y al mantenimiento del medio ambiente, contribuyen al impulso de los derechos humanos y al desarrollo de nuestros países a través de mecanismos de gobernanza y de transparencia en la gestión que impulsan la eficiencia, la productividad y la gestión adecuada de nuestros recursos naturales”, sostiene Crespo.

cmi 3(800x600)

Hidroeléctrica Renace, en Guatemala

Respaldo de los inversionistas

En sus características financieras, la emisión de CMI Energía por US $700 millones tuvo una tasa del 6,25% de interés, a ocho años de plazo. El apetito de los inversores por adquirir este instrumento fue cinco veces mayor a la emisión.

Fondos de inversión, inversores institucionales y particulares mostraron interés por el instrumento financiero.

Más de la mitad de las posturas de compra provino de Estados Unidos, cerca de un tercio de Europa y el resto de Asia y Latinoamérica.

La organización también obtuvo un crédito sindicado por unos US $300 millones para el refinanciamiento de su deuda.

Para una empresa regional, tomar deuda por US $700 millones no es un tema menor. Para ello, CMI tuvo que alcanzar “enormes eficiencias” y una optimización relevante de la estructura financiera.

Los recursos recibidos fortalecerán la gestión operativa de CMI, sobre todo desde la flexibilización y el ahorro de costos financieros.

“Esto nos permite liberar flujo de caja para los futuros crecimientos en la ampliación de nuestra huella empresarial en energía renovable en la región, pero también nos permite buscar más eficiencias operativas para llegar a ‘benchmarks’ internacionales como los mejores del mundo”, afirma Crespo.

Los bonos verdes de CMI llegaron a los mercados con calificaciones de Ba3 por Moody’s, BB- por Fitch Ratings y BB- por Standard & Poor’s (S&P), una mejora desde las notas previas. Rothschild & Co actuó como el asesor financiero y Clifford Chance como el asesor legal para la firma centroamericana.

Aún más allá que los recursos, captar la confianza de los inversores en la plataforma renovable de CMI fortalecerá a la organización en el futuro. “Es sumamente importante para el futuro y la sostenibilidad de nuestra región, pero esto no sería posible ni sería sostenible en el tiempo si no logramos contar con certeza jurídica de largo plazo que proteja inversiones privadas que como la nuestra contribuyen al desarrollo de nuestros países”, señala Crespo.

CMI es una corporación familiar multilatina que genera inversión y empleo en la región, integrada por más de 40 mil colaboradores y con presencia en más de 15 países, sobre todo en Centroamérica y el Caribe. Su estructura se divide en CMI Capital y CMI Alimentos.

Por su lado, CMI Energía forma parte de CMI Capital sobresale como la mayor plataforma privada de energías renovables de la región, con 861 megavatios de capacidad instalada en Centroamérica y el Caribe.

Las operaciones de CMI Energía se distribuyen de la siguiente manera: energía hidroeléctrica en Guatemala, con una capacidad instalada de 317 megavatios; parques eólicos en Honduras, Nicaragua y Costa Rica, con capacidad de 324 megavatios de generación; y 220 megavatios de energía solar en El Salvador, Honduras y República Dominicana.

RELACIONADAS