Finanzas
Fecha de publicación: 2021-04-19
Galeria  Ver Fotogalería

Banrural, un socio estratégico de Guatemala

El banco guatemalteco se orientó a dar soporte a la economía guatemalteca a través de créditos y más presencia digital, lo que lo llevó a crecer un 14 % en activos.

Por E&N para Banrural

Para Banrural, la mayor lección del año 2020 ha sido la de ser flexibles y ágiles para adaptarse al nuevo entorno. A pesar de los retos del año pasado, el resultado ha sido notable: los activos del banco en Guatemala crecieron en un 14 %, para un total de 85.157 millones de quetzales, unos US$10.926,2 millones.

Los sectores empresariales mayor y menor recibieron créditos por 15.692 millones de quetzales (US $2013,4 millones) en 2020, detalla Edgar Guzmán Bethancourth, gerente General de Banrural Guatemala.

La Miypme se benefició con 4.033 millones de quetzales (US$517,5 millones) en préstamos con recursos propios de Banrural y 974 millones de quetzales (US$ 124,9 millones) provenientes de los programas de gobierno.

Banrural abrió 775.554 nuevas cuentas de ahorro el año pasado, lo cual impulsó el crecimiento de los depósitos en unos 9.948 millones de quetzales adicionales (US$1.276,4 millones).

“El crecimiento del banco es un reflejo de la confianza de sus clientes y de la dinámica económica en este proceso de reactivación. El 2021 está dando indicios positivos de la fe de los guatemaltecos en su país”, dice Guzmán.

BANRURAL2.3(800x600)

Con una pandemia del COVID-19 que comienza a ceder, el banco está posicionado para convertirse en el compañero de la reactivación económica. Se espera que la economía guatemalteca crezca en un 3,5 % este año 2021.

La institución financiera tiene un papel estratégico para Guatemala. A través de Banrural se pagaron más del 50% del total de remesas familiares que ingresaron al país el año pasado y más de 3.308 millones de quetzales del bono familia (US$424,4 millones), que el gobierno creó para apoyar a los guatemaltecos más afectados por las medidas de emergencia ante el COVID- 19; así como unos 614 millones de quetzales (US$78,8 millones) del bono de protección del empleo.

El COVID-19 afectó severamente la economía de todos los países provocando el cierre de empresas y la pérdida de empleo para mucha gente. En el caso de Guatemala, los efectos de la pandemia se magnificaron con las tormentas tropicales Eta e Iota.

“Durante los momentos más críticos, Banrural brindó servicios de consulta, asesoría y orientación médica vía telefónica a sus clientes locales y migrantes; distribuyó víveres y ‘kits’ de bioseguridad a sus colaboradores y clientes, y otorgó gratuitamente un seguro de vida al personal médico y de enfermería, de primera línea, del sistema nacional de salud y de la seguridad social”, detalla Guzmán.

BANRURAL3(800x600)

Edgar Guzmán Bethancourth, gerente General de Banrural Guatemala.

Un menú digital

Antes de la pandemia, Banrural ya había iniciado su transformación digital, por lo que pudo reaccionar de manera ágil para satisfacer las demandas financieras de los clientes quienes, de repente, se vieron confinados.

En 2020 se efectuaron 358,5 millones de transacciones en los canales digitales, que representan el 69.6% del total. La banca móvil y su aplicación crecieron en 96 % con respecto a 2019, un ritmo significativo.

Como parte de su estrategia de digitalización, el banco implementó Súper Amigo, el asistente virtual de Banrural, también mejoró su aplicación móvil Banrural y fortaleció su banca en línea.

Además, desarrolló la aplicación Amigo Paisano, que permite a los familiares de los guatemaltecos en Estados unidos, enviar sus remesas sin salir de casa.

RELACIONADAS