Finanzas
Fecha de publicación: 2021-01-04

CEO de Citi en América Latina: 'Es una gran oportunidad para que las multirregionales crezcan'

Para Ernesto Torres Cantú, CEO de Citi en América Latina, el año 2020 ha sido como vivir un quinquenio en tan solo meses. Sostiene que las grandes empresas de la región gozan de buenas posiciones de liquidez para invertir.

Por Pablo Balcáceres, estrategiaynegocios.net

Un año de aprendizaje. Así defifine 2020 el banquero mexicano, quien acumula más de tres décadas de experiencia profesional y actualmente lleva las riendas como CEO de Citi en América Latina. La mayor parte de su dedicación a la banca la ha vivido en Citibanamex, institución a la que ingresó en 1989 y de la que se convertiría en CEO en 2014. Todavía fresco en la mente de Torres Cantú está el 24 de octubre de 2019, cuando le avisaron que dejaría a Citibanamex, y asumiría como CEO a escala latinoamericana. Solo pocas semanas después, la pandemia del coronavirus estallaría y vendría a darle un giro a todo lo viejo conocido.

“Siento que han sido como cinco años. Ha sido súper intenso y has ido muy recompensante personalmente por la oportunidad que me ha dado de la interacción con toda nuestra gente. He tenido una interacción muchísimo más grande que en condiciones normales y con temas mucho más personales”, valora Torres Cantú.

El banquero tiene muy claro la propuesta de Citi para sus clientes. “Medimos muchísimo que seamos la primera llamada de un cliente cuando necesita algo. Te vuelves la primera llamada cuando el cliente te tiene confianza porque estás ahí satisfaciendo sus necesidades, entendiendo hacia dónde va y acompañándolo”.

Como CEO, procura ser un evaluador inquisitivo para conseguir la retroalimentación de sus consumidores. “Platico una o dos veces al día con clientes de toda la región y siempre pregunto qué puedo mejor, en qué cosas no hemos estado a la altura de lo que esperaban de nosotros, o si algún competidor lo hizo mejor”, relata.

El alto directivo comparte con Estrategia & Negocios sus visiones sobre el futuro económico de la región y el papel de Citi como socio de las corporaciones y los gobiernos. El banco tiene presencia en 22 países de América Latina en el negocio de banca corporativa. Tan solo en un país, México, opera con banca de consumo.

¿Cuáles son las lecciones que van a marcar a Citi como organización y en su relación con clientes?

Nosotros servimos a las empresas corporativas nacionales y globales, y a los gobiernos federales también.

La pandemia aceleró de manera vertiginosa tendencias que ya existían anteriormente, obviamente lo digital, por ejemplo. Entre las lecciones más claras, hemos tenido una enorme preocupación por cuidar a nuestra gente en toda la región, llegando a porcentajes del 97 %, 98 % de nuestro personal operando desde casa, vimos que sí se puede hacer y muy bien.

Es una gran lección mantener esa flexibilidad porque nos hace tener un mejor balance vida-trabajo y nos permite a ciertas poblaciones en ciertos estados de vida que trabajen con nosotros y que estén contentos de hacerlo. Y ahí a lo mejor lo primero que se te viene a la cabeza es las madres con hijos chiquitos, pero no, también los papás con hijos chiquitos, los hijos que cuidan a sus padres y que necesitan tener alguna temporada más larga en casa. Cuando se presenten esas situaciones ahora ya en el mundo post pandemia vamos a reaccionar de una manera diferente, vamos a entender mejor la situación de las personas. Me parece que es una gran lección, que ya la interiorizamos.

De cara a nuestros clientes, la parte de la digitalización se ha acelerado muchísimo, había cuestiones que nos habíamos tardado en hacer como aceptar firmas digitales de documentos. Alguien me preguntaba: “¿Van a tener la misma inversión ahora en digital que antes?” Y yo le respondí: “No, vamos a tener mucha más”, porque ya se aceleró muchísimo más. Lo que va a estar dominante es hacer más modificaciones a procesos para que toda la experiencia del cliente sea 100 % digital y eficiente.

“Hay liquidez en el sistema”

¿Cómo han manejado las corporaciones latinoamericanas y centroamericanas su liquidez? ¿qué papel va a tener la liquidez para el próximo año?
Ahorita hay una enorme liquidez de las empresas grandes, también hay una enorme liquidez de los individuos. Al inicio de la pandemia, muchas empresas tomaron líneas de créditos que tenían con nosotros precisamente para protegerse de una enorme incertidumbre; esa situación ya pasó, ya no hay esa incertidumbre y están regresando a niveles de utilización normal, pero la liquidez sigue en el sistema. Eso es bueno desde el punto de vista del banco y de la economía, pero no es bueno desde el punto de vista de lo que refleja de falta de inversión: hay mucha liquidez porque no está habiendo inversión.

Lo que esperaría ver en el mundo post vacuna es que esa liquidez disminuya y que se vaya a inversión. En Centroamérica no tengo duda que regresará la inversión a la misma línea que traía antes la pandemia, puesto que es el impulsor importante del crecimiento de la economía y de la recuperación de lo que estábamos hablando.

¿Cuáles serán los factores detonantes para que las empresas retomen la confianza para invertir?

Creo que ya estamos ahí o estamos a un mes de estar ahí. La bolsa de Estados Unidos rompió todos los récords ayer (24 de noviembre) y como sabemos la bolsa se adelanta a los resultados futuros en términos de traer a valor presente eso –la acción de Citi subió un 7 %. Ya hay muchísima certeza sobre la vacuna del coronavirus y creo que cuando empecemos a ver la distribución de la vacuna en los países eso va a terminar de consolidar la confianza.

Las empresas o ya estamos en el momento de que tienen que decidir empezar las inversiones o estamos a un mes de que empiece ese proceso.

¿Cómo visualiza el papel de Citi en este período de recuperación que viene?

Si estuvimos en los momentos más complicados, ahora que viene la recuperación, con mayor razón vamos a estar con nuestros clientes apoyando su crecimiento, su internacionalización, globalización, etc. Vamos a continuar financiando ya sea a través del banco o con mercados de deuda y capital que están globalmente con una enorme liquidez.
Nada más ayer, fuimos el líder global en la colocación del bono de Perú, que colocó a 100 años, el plazo y el monto más alto en la historia del Perú, fueron como US $4.000 millones de dólares (el país suramericano emitió un total de US$4.000 millones en tres instrumentos: US $1.000 millones a 100 años, con un cupón aproximado de 3,23 %; US $2.000 millones a 40 años y US $1.000 millones a 12 años). Hicimos lo mismo con República Dominicana hace algunas semanas.

Hay una enorme liquidez globalmente que se va a distribuir o está disponible para los gobiernos y las empresas en la región.

¿Hay sectores corporativos que hayan necesitado un apoyo financiero más fuerte, a tal grado de reestructurar deuda?
Claramente los más afectados son aerolíneas, aeropuertos, hoteles, los restaurantes ahorita un poquito menos, pero han sido muy afectados, los dueños de centros comerciales que cobran rentas también tuvieron una importante afectación. Ahí sí extendimos plazos, en algunos caos dimos más dinero para brincar este problema de la pandemia.

Ya en la recuperación lo que estamos esperando ver es que el turismo empiece otra vez en el Caribe, por ejemplo, o que regrese a nuestros países de Centroamérica, pues varios de ellos tienen un componente de turismo muy importante dentro de su PIB. Eso no lo veo pasando de una manera importante hasta mediados del año que entra, o se va a tardar un poco más, pero al menos hay una salida, una luz en el túnel.

¿Cómo esperan que se comporte la morosidad para Citi?

Para nosotros, en las empresas grandes está muy baja y va a continuar estando baja. Excepto algunas situaciones muy puntuales, la verdad es que las empresas grandes de Centroamérica y de Latinoamérica entraron a esta crisis con un balance general muy sólido.

Donde habrá más carteras vencidas será en las pequeñas empresas y varios sectores de individuos que van a perder el empleo, o pequeñas empresas que simplemente no pudieron sobrevivir y habrá un impacto importante, pero no veo un impacto lo suficientemente grande como para que haya un riesgo sistémico en los sistemas financieros.

¿Ha notado diferencias entre las necesidades financieras de las compañías multinacionales, multilatinas y grandes empresas centroamericanas, durante la pandemia?

Lo único que cambia es el tamaño de la necesidad: entre mas grandotes, más dinero. Las necesidades en sí mismas son muy similares en términos de la ampliación de los plazos, de aprovechar las tasas históricamente bajas, refinanciar deudas y ahora de empezar a pensar en oportunidades que se puedan presentar, como algún tipo de consolidación que lleve a eficiencias para regresar a la rentabilidad.

Es una gran oportunidad para que las multirregionales en Centroamérica y las multilatinas crezcan mucho y se expandan fuera de la huella que tenían hasta ahorita, hay una oportunidad para que se terminen de crear más y más fuertes multirregionales.

¿De cuánto será la cartera crediticia de Citi en América Latina para el próximo año?
Creo que habrá un crecimiento de un dígito el año que viene, y eso no me sorprende porque hubo un crecimiento muy importante al principio de año, luego bajó un poco... será un crecimiento de un digito.

¿Van a diseñar nuevos productos financieros o líneas de crédito el próximo año?

Más que nuevos productos serían maneras digitales de hacer los mismos productos, la firma digital, ese tipo de cosas, todo eso sí se ha acelerado de manera super importante. Y hemos continuado invirtiendo muchísimo en nuestros sistemas en todo Centroamérica, modernizando nuestra plataforma de sistemas, y eso va a continuar de manera muy importante porque fortalece la atención a nuestros clientes, automatiza procesos y nos permite tener un ambiente de control de altísimo nivel.

Visión de América Latina 2021-2022

¿Qué entorno económico se vislumbra para América Latina y Centroamérica en 2021 y 2022?

Tres escenarios, según la visión del líder para Latinoamérica de Citi:

1. América Latina ha sido la región más afectada del mundo tanto en términos de salud como en términos de la economía este año 2020, por la pandemia del coronavirus. En salud, a pesar de ser tan solo el 8% de la población global, tenemos poco más del 30 % de las muertes globales, creo que ese indicador por sí solo es claro. En cuanto a la economía, vamos a tener la peor recesión desde la Primera Guerra Mundial, verdaderamente es un impacto muy importante.

2. La recuperación económica va a ser desigual en Latinoamérica, con unos países saliendo relativamente rápido en 2021 y varios en 2022, a niveles parecidos al 2019, creo que ese será el caso general de Centroamérica, porque venía creciendo relativamente bien antes de la pandemia, arriba del 3 %. México y Brasil se van a tardar un poco más. Brasil estaba batallando por un 2 % y México venía cayendo, entonces regresar a una economía ya sin pandemia que no tenía mucho crecimiento te alarga más la recuperación.

3. El Producto Interno Bruto por persona, el per cápita, va a tardar más tiempo en recuperarse. En Centroamérica a lo mejor la economía llega al nivel de 2019 hacia finales de 2021 o 2022, pero el PIB per cápita se va a tardar al menos otro año adicional; y en otros países eso llevará hasta después de 2025, que es un impacto económico importante.

“La disciplina fiscal tiene que regresar”

Los gobiernos de la región tienen presiones de liquidez por los impuestos dejados de percibir este año. ¿Cómo ve la demanda de estos instrumentos?

Para Ernesto Torres Cantú: “Las tasas bajas van a continuar cuando menos en 2021, en los plazos no veo problema, pero lo que sí va a empezar a verse –y es importante que los gobiernos entiendan eso– es que el mercado va a empezar a discriminar muchísimo a aquellos gobiernos que son fiscalmente responsables de los que no son fiscalmente responsables. Todo mundo entendió durante la pandemia que necesitaban tener gastos adicionales para enfrentar el problema, ya sea el gasto adicional en la salud o el apoyo a las poblaciones más afectadas, pero ya en una normalización la disciplina fiscal tiene que regresar”.

“No puedes seguir teniendo una subida sin fin de la deuda contra el Producto Interno Bruto. Aquellos países que empiecen a demostrar esa disciplina fiscal van a ser muy beneficiados en su recepción de los mercados, lo mismo pasa con las empresas, si tuviste más gastos ahora tienes que controlar eso, demostrar que los tienes controlados. En ese sentido, las empresas y gobiernos que tengan esa disciplina financiera o fiscal van a ser los beneficiados sin duda alguna”, planteó el presidente de Citi Latinoamérica.

RELACIONADAS