Finanzas
Fecha de publicación: 2020-10-09
Coronavirus Wuhan. US quarantine, 100 dollar banknote with medical mask. The concept of epidemic and protection against coronavrius.

México podría vender dólares por volatilidad por elecciones EEUU

El repunte récord del peso mexicano este semestre está a la merced de la tensión alrededor de la campaña electoral en Estados Unidos, lo que incita a formuladores de política a prepararse para un episodio de volatilidad.

Por Bloomberg

Si bien esta vez el presidente Donald Trump no se está enfocando en un muro fronterizo o criticando el acuerdo comercial con México, el estatus del peso como moneda altamente líquida con operaciones las 24 horas significa que se usa con frecuencia para cubrir riesgos de mercados emergentes. La búsqueda de protección ha impulsado la volatilidad implícita del peso a un mes, que cubre el día de las elecciones, hasta cerca de 20%, la más alta desde mayo.

Las expectativas de oscilación de la moneda han llevado al banco central a considerar una venta en dólares utilizando una línea swap de la Reserva Federal para aumentar la liquidez, según una persona familiarizada con el asunto. Esta medida se ha utilizado cuatro veces desde el inicio de la crisis inducida por la pandemia para mejorar la liquidez y mantener orden en las condiciones de mercado. Banxico declinó hacer comentarios.

“Un pico en la volatilidad generalizada sin duda tendría un impacto negativo en el desempeño del peso mexicano”, comentó Ilya Gofshteyn, estratega de Standard Chartered en Nueva York. “La única forma de volver a los mínimos recientes del dólar-peso antes del 3 de noviembre es si el liderazgo de Biden en las encuestas se mantiene estable y sustancial”.

El exvicepresidente Joe Biden tiene una ventaja de dos dígitos en las más recientes encuestas nacionales, a menos de cuatro semanas de la votación. No obstante, una sorpresa el día de las elecciones, un proceso prolongado de recuento de votos o la negativa de Trump a aceptar un fracaso podrían generar temores en las monedas de mercados emergentes y particularmente en el peso mexicano.

La aumentada volatilidad podría poner en riesgo la ganancia de 7,4% del peso este semestre, la más alta entre las 31 monedas principales rastreadas por Bloomberg. En noviembre de 2016, el peso se desplomó casi 14% en los días posteriores a la victoria de Trump y cerró el último trimestre del año con una caída de 6,5%.

Christian Lawrence, estratega de Rabobank con sede en Nueva York, dijo que los temores electorales podrían hacer que el peso se debilite más allá de 23/USD, ya que la alta volatilidad erosiona el atractivo del carry trade. A medida que aumentaron las oscilaciones esperadas de la moneda, su rendimiento carry ajustado a la volatilidad cayó a su nivel más bajo desde marzo.

“Si aumenta la volatilidad, el carry es menos atractivo”, dijo Lawrence. “Además, si aumenta la volatilidad, probablemente se reduzca el riesgo, lo que no favorece el carry trade”.

Si bien la moneda de México podría verse afectada, al menos la ira de Donald Trump ya no está dirigida hacia la frontera sur. La falta de retórica anti-México podría prevenir volver a las oscilaciones que tuvo la moneda en 2016. La volatilidad implícita a un mes se disparó brevemente por encima de 30% poco después de la victoria de Trump y alcanzó el 40% en marzo, el doble de las lecturas actuales, en medio de la ola de ventas masivas impulsada por la pandemia.

“Trump ha estado muy callado sobre México, ha puesto mucho énfasis en China esta vez”, dijo Brendan McKenna, estratega de Wells Fargo en Nueva York. “Si terminamos con una elección impugnada o algo por el estilo, eso sería malo para el sentimiento de riesgo en general y, en ese escenario, el peso mexicano probablemente esté bajo cierta presión”.

RELACIONADAS