Finanzas
Fecha de publicación: 2020-01-08

Pérdidas por desastres naturales bajan tras tormentas en EEUU

La firma de reaseguros Munich Re, que registró pérdidas totales de US$150.000 millones por eventos como huracanes, terremotos e incendios forestales el año pasado, por debajo de los US$186.000 millones en 2018.

Por Bloomberg

Las pérdidas por pagos de seguros debido a desastres naturales cayeron el año pasado después de que Estados Unidos se libró de la furia de un huracán en el Atlántico.

Esto lo indica la firma de reaseguros Munich Re, que registró pérdidas totales de US$150.000 millones por eventos como huracanes, terremotos e incendios forestales el año pasado, por debajo de los US$186.000 millones en 2018 cuando dos fuertes tormentas azotaron EE.UU. Aunque la temporada de huracanes en el Atlántico de 2019 registró un número de tormentas superior al promedio, la mayor parte de los huracanes se alejaron del territorio continental de EE.UU.

“Fue simple suerte para EE.UU. que las Bahamas recibieran la fuerza del huracán Dorian”, dijo Ernst Rauch, un climatólogo de Munich Re, respecto al ciclón que provocó la muerte de 65 personas en el Caribe y causó daños por más de US$5.000 millones. “Si esa tormenta hubiera golpeado de lleno a EE.UU., contaríamos un historial de daños completamente distinto”.

Con EE.UU. sin el impacto directo de un huracán, un ciclón que golpeó a Japón en octubre fue el mayor incidente de seguros del año. Según Munich Re, los costos del tifón Hagibis causaron US$17.000 millones en daños totales, incluidos US$10.000 millones en pérdidas aseguradas. Dicho sistema junto con el tifón Faxai, que azotó el área de Tokio en septiembre, contribuyeron al segundo año consecutivo de pérdidas récord en Japón por ciclones tropicales.

Los daños relacionados con la temporada de incendios forestales en Australia, que solo se incluyen en parte en el informe, probablemente aumentarán una vez que se hayan recibido la mayoría de los siniestros alrededor de marzo, dijo Munich Re. La compañía declinó hacer comentarios sobre la magnitud de las pérdidas por incendios forestales en Australia hasta el momento. Tras registrar pérdidas récord en años anteriores, la temporada de incendios forestales en California fue menos costosa tras un invierno más húmedo.

La disminución en las reclamaciones de seguros verifica una tendencia de pérdidas superiores a la media a largo plazo por catástrofes naturales en los últimos años. Esto había suscitado la preocupación de que el cambio climático está derivando en eventos climáticos más letales y costosos.

Aun así, los científicos vinculan cada vez más una tendencia al alza de fenómenos meteorológicos extremos debido al cambio climático provocado por el hombre. El aumento de las temperaturas promedio tiende a elevar la intensidad y el contenido de agua de las tormentas, lo que genera huracanes y tifones más violentos.

“Ya existe evidencia firme de que los incendios que ocurren actualmente en Australia se vieron exacerbados por el calor extremo y la falta de humedad del suelo relacionada al cambio climático”, dijo Naomi Oreskes, profesora de ciencias de la tierra de la Universidad de Harvard.

Rauch, el climatólogo de Munich Re, dijo que su compañía no pudo concluir que el cambio climático fuera el causante de las mayores pérdidas por pagos de seguros. Señaló que los estudios que mostraban que las condiciones para los incendios forestales se estaban volviendo más favorables y que las severas tormentas eléctricas que causan daños por granizadas probablemente aumentarían.

En Alemania, una de esas tormentas provocó granizos del tamaño de pelotas de golf y causó daños cercanos a 1.000 millones de euros (USUS$1.100 millones) en junio, dijo Munich Re. Un tercio de esos costos se atribuyeron a automóviles dañados y el resto a inmuebles.

La mayoría de las muertes fueron causadas por el ciclón Idai, que azotó el puerto de Beira, la segunda ciudad más grande de Mozambique. Sus vientos llegaron a 170 kilómetros (106 millas) por hora y causaron más de 1.000 muertes. Las inundaciones causadas por la tormenta anegaron las zonas rurales de Beira y destruyeron los cultivos. Las pérdidas en Mozambique representaron cerca de una décima parte de su producto interno bruto anual, dijo Munich Re.

RELACIONADAS