E&N BrandLab
2023-06-05

Cargill y CARE, fortaleciendo la capacidad de alcanzar los sueños de miles de productores hondureños

<p>“Lo que más apreciamos de Cargill y CARE son sus capacitaciones, el conocimiento que recibimos es valioso”, productor.</p><p></p>

Por: Brand Studio

Conscientes de los beneficios que recibirían como organización, 22 productores de tilapia de la comunidad de El Achiotal, Santa Cruz de Yojoa, se unieron hace cuatro años para fortalecerse y lograr mejores oportunidades de negocios.

Así nació la Asociación de Acuicultores El Achiotal (ASAA), impulsados por el proyecto Nutriendo el Futuro que financia Cargill Honduras y gestiona CARE, contribuyendo/impulsando con la formalización de los emprendimientos, así como con equipamiento, capital semilla, asesoría y capacitación para mejorar sus procesos.

Las historias de estos hombres y mujeres son un ejemplo de valentía, resiliencia y perseverancia, pues en medio de las dificultades han tomado importantes decisiones para aumentar sus ingresos de forma sostenible y poder apoyar a sus familias y comunidades.

Estos son algunos testimonios de superación de productores de tilapia y de representantes de Cargill Honduras y CARE, quienes nos amplían sobre el papel de ambas organizaciones en el fortalecimiento de esta iniciativa y el impacto en la vida de los emprendedores.

SUPERANDO BARRERAS

Impulsada por el amor a su familia y su deseo de sacar adelante a sus tres hijos, María Magdalena Rivera tuvo que reinventarse y, sin miedo a aprender nuevos conocimientos, en el 2015 decidió iniciar un negocio familiar dedicado al cultivo de tilapia en la comunidad de El Achiotal.

Como muchos pobladores del sector, María Magdalena trabajaba en la producción de leche y sus derivados, pero debido a los altos costos de los insumos, tuvo que cambiar de rubro e iniciar un nuevo proyecto junto a su esposo, Víctor Vicente López, quien recientemente había sido deportado de los Estados Unidos.

En ese entonces, varios vecinos habían instalado peceras en los patios de sus casas, lo que llamó su atención y los motivó a comenzar con el cultivo de la tilapia, “sin ningún lempira y con el agua que el vecino tiraba de la pecera la reutilizábamos para la nuestra”, recuerda con nostalgia.

Inicialmente, criaban 2.000 peces, en la actualidad poseen cinco peceras con capacidad para albergar unas 9.000 tilapias produciendo hasta 40.000 libras por año.

María Magdalena dice que el crecimiento logrado en estos ocho años es parte de su objetivo como negocio, donde invierten sus utilidades porque “esperamos crecer más”.

La emprendedora destacó la labor de su vecino Chepito Rivas, actual socio y uno de los pioneros en este rubro, quien hizo su primera pecera con piocha y pala, convirtiéndose en una inspiración para muchas familias del sector.

Posteriormente, personal de CARE visitó la comunidad y los instó a organizarse como grupo. Con este fin, recibieron capacitaciones sobre liderazgo, empoderamiento de la mujer, talleres de legalización, etc., permitiéndoles mejorar el enfoque de sus negocios.

“Tomamos mayor fuerza, ánimos de trabajar en grupo (...) empezamos a llevar un registro, un control, un historial y así saber cómo va nuestro negocio”, relató emocionada la emprendedora.

Como resultado de estas capacitaciones, María Magdalena, junto a 21 productores de la zona, en el 2020 crearon la Asociación de Acuicultores El Achiotal, donde actualmente funge como secretaria y socia. Una vez organizados, CARE, con el apoyo de Cargill, inició con el desarrollo de temas como administración, libros contables, manejo de la tilapia, equidad de género, entre otros.

María está convencida que de forma individual es más difícil trabajar, asegura que en grupo tienen muchas ventajas competitivas. “Con la asociación es más fácil llevar toda la legalización como la licencia ambiental”, reconoció.

Como emprendedora y beneficiada Rivera destacó el aporte de las organizaciones CARE y Cargill Honduras, “ellos con las capacitaciones y lineamientos, nos ayudan también a legalizarnos como grupo sacando nuestra personería jurídica, el RTN” y como productores deseosos de salir adelante, nosotros contamos con nuestra tierra y los ánimos porque tenemos que trabajar por nuestras familias”.

“En la ASAA, la familia cumple un papel fundamental en los negocios, ya que todos los miembros se involucran en su desarrollo”, destacó la emprendedora, quien añadió que “mi hijo mayor de 11 años, a su corta edad, ya evidencia un gran interés en el proceso de la producción de tilapia”.

María Magdalena Rivera, secretaria y socia de la ASAA.

EL VALOR DEL CONOCIMIENTO

Para Elías Ramírez, el conocimiento recibido de CARE les ha permitido a él y otros productores de tilapia del municipio de Santa Cruz de Yojoa, Cortés, impulsar sus negocios y ser más competitivos.

La organización también los ha apoyado con la donación de capital semilla, aireadores, la construcción de una bodega de acopio el concentrado, entre otros. Ramírez, quien es presidente de la asociación, señaló entre los principales beneficios que tienen como asociación es la oportunidad de vender sus productos y comprar los insumos como un solo bloque, lo que se refleja en la obtención de mejores precios.

El emprendedor señaló que lo que más aprecia de CARE y Cargill son las diferentes capacitaciones que les ofrecen y que son muy valiosas para sus negocios. “Ahora mismo las mujeres de nuestra asociación están siendo capitaciones sobre empoderamiento”, detalló.

Por el impacto que han recibido en sus vidas y la de sus familias, este productor indicó que “agradece a Cargill Honduras y CARE por apoyarnos, capacitarnos y acompañarnos a creer en nosotros y mejorar nuestra productividad de tilapia”.

Actualmente la asociación está conformada por 22 familias productoras de tilapia, algunas con más de 20 años de experiencia en el rubro. En conjunto operan 90 estanques de 600.000 libras por ciclo, es decir, al año producen más de un millón doscientas mil libras de producto fresco, lo que ha convertido esta actividad en el principal polo de desarrollo dentro de la comunidad.

Elías Ramírez, productor y presidente de la ASAA.

CARGILL CRECE CON LAS COMUNIDADES

Nutrir al mundo de manera segura, responsable y sostenible; es el propósito de Cargill, es por esto que Liliana Barahona, gerenta de Responsabilidad Social Empresarial, señala que todas las actividades, objetivos y acciones, giran alrededor del mismo.

“La responsabilidad social corporativa está en todo lo que hacemos. Colaboramos con organizaciones de todo el mundo para mejorar la nutrición y la salud de las personas de nuestras comunidades, mejorar el acceso a la educación, promover la orientación hacia la sostenibilidad de los recursos naturales, el desarrollo económico sostenible y prácticas empresariales responsables en nuestra cadena de suministros”, explicó.

Barahona aseguró que mediante estas alianzas es posible “brindar soluciones sostenibles, soluciones integrales para mejorar la calidad de vida y para mejorar el sistema alimentario del país”.

Cargill colabora e invierte en programas de organizaciones sociales que empoderan a los agricultores, los productores, las comunidades agrícolas y las escuelas locales.

“En Cargill creemos que la resiliencia económica comienza en el campo; al invertir en productores y minoristas locales fortalecemos los mercados, eso permite a la compañía y a la comunidad crecer contantemente y garantizar el acceso a la alimentación”, subrayó Barahona.

En Honduras, con más de medio siglo de operaciones, Cargill ayuda a los productores, clientes, minoristas y mipymes locales, haciendo crecer sus negocios, mejorando su competitividad y construyendo un sistema de mercado más resiliente.

Liliana Barahona, gerente de RSE de Cargill Honduras.

ESTUDIO, TECNOLOGÍA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

CARE ha tenido una participación clave en la vida de los productores de tilapia en la comunidad de El Achiotal, Santa Cruz de Yojoa. Actualmente, para poder conectar con mercados formales, están realizando un estudio de mercado de los supermercados y sus hábitos de compra y las características que buscan de este producto.

Con este estudio, detalló Edgar Medina, coordinador del proyecto Nutriendo el Futuro de CARE, conocerán la frecuencia de compra de la tilapia y los gustos del consumidor, entre otra información, permitiéndoles a su vez, tener varias opciones para vender en un mercado seguro.

La tecnología también es importante para los negocios y que esta llegue a pequeños productores, es por ello que la alianza Cargill, CARE proporcionó un equipo básico de medición de la temperatura y el pH (acidez y alcalinidad) del agua. Al finalizar el proceso también se les brinda a los productores capital semilla para fortalecer su negocio.

Medina aseguró que este proyecto regional es desarrollado por CARE y Cargill en Centroamérica y Perú. “En Honduras estamos trabajando en cinco municipios: Santa Cruz de Yojoa, Siguatepeque, Villanueva, Quimistán y Azacualpa”.

Actualmente este proyecto beneficia de forma directa a 1,200 productoras y productores, que trabajan las cadenas de tilapia, cerdo y hortalizas, con el objetivo de incrementar la seguridad económica de la familia en un ambiente libre de violencia.

Edgar Medina, coordinador del proyecto Nutriendo el Futuro de CARE

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE