Especiales
Fecha de publicación: 2015-08-06

Industrias La Constancia, prosperar de la mano de los vecinos

Plataforma “10 prioridades, un futuro” incorpora los pilares de la RSE y estableció estándares altos en sus impactos social, ambiental y económico.

Desde el lanzamiento en 2006 de la política de desarrollo sostenible “10 prioridades, un futuro”, SABMiller y sus subsidiarias a nivel mundial han venido trabajando en la promoción de un modelo de negocio inclusivo que significa “hacer negocios generando desarrollo para nuestras comunidades vecinas, clientes y proveedores, nuestros colaboradores, consumidores y en general los salvadoreños, respetando el medio ambiente e invirtiendo en el país”.

Esta plataforma fue diseñada incorporando los pilares de la RSE y estableció estándares altos en sus impactos social, ambiental y económico. Para medir los avances, SABMiller desarrolló una plataforma llamada SAM por sus siglas en inglés (Sustainability Assessment Matrix).

Recientemente, la política de desarrollo sostenible de la compañía cervecera evolucionó hacia una nueva ambición denominada “Prosperar”. “Nuestra filosofía con Prosperar es que cuando nuestra empresa tiene éxito, también lo tienen las comunidades locales, las economías y el medio ambiente que nos rodea. Cuando ellos prosperan, también prosperamos nosotros”, definió Silvia Linares, gerente de comunicaciones corporativas de La Constancia.

La Constancia diseñó la plataforma Prosperar bajo cinco imperativos: tener un mundo pujante, un mundo productivo, un mundo resiliente, un mundo limpio y un mundo sociable. Decidió además enfocar su estrategia de sostenibilidad hacia su cadena de valor, compuesta por más de 62.000 personas -desde proveedores hasta clientes-. Una de las acciones más innovadoras ha sido el programa 4e, Camino al Progreso, dirigido a empresarios de la micro y pequeña empresa, que forman parte de su cadena de valor distribuyendo sus productos, y que están siendo beneficiados con potenciar habilidades empresariales y de liderazgo en sus comunidades. Esta iniciativa, surgida en El Salvador, se amplió a toda la operación de SABMiller en Latinoamérica. La compañía ha graduado a 1.758 empresarios y proyecta llegar a 18.000 capacitados para el 2020.