UniqMag
UniqMag

Sonia Vaughan, la arquitecta fundadora de Chumbitos Nicaragua: El juego de aprender

Chumbitos Nicaragua surgió en 2018 para entretener a su hijo Gabriel y hoy cuenta con un catálogo de 45 juguetes educativos hechos 100% a mano.

Por Roberto Fonseca para E&N Pyme-emprende

Su emprendimiento, Chumbitos Nicaragua, nació tres años atrás, impulsado por brindarle a su hijo Gabriel, de dos años, un juguete educativo y entretenido, que lo alejara de las pantallas del televisor o de la tableta. Bajo esa motivación personal, Sonia Vaughan, arquitecta, elaboró la primera tabla sensorial para ayudarlo también con la motora fina y resultó un éxito.

“Él se empezó a interesar por aprender el abecedario y los números. A su corta edad, como a los dos años y medio, más o menos, ya se sabía el abecedario completo, los números del 1 al 20, su motora fina mejoró y sobre todo, lo más importante, dejaba a un lado la televisión, porque le encantaba, pasaba horas jugando con la tabla sensorial”, comentó.

Puede leer más historias de empendedores de Centroamérica

chumbitos tabla(800x600)

Esa tabla sensorial fue el primer producto y a medida que su hijo fue creciendo, eso mismo ocurrió con Chumbitos. Hoy ofrece un catálogo de alrededor de 45 productos y enfrenta una demanda creciente.

“La pandemia para muchos negocios fue algo negativo, pero en nuestro caso fue completamente lo contrario. Los padres estaban buscando cómo entretener a sus hijos en casa y al mismo tiempo necesitaban algún tipo de material de apoyo para las clases en casa, así que las ventas en la pandemia se dispararon”, aseguró a E&N.

La demanda abarcó los productos para preescolar, los alfabetos móviles, así como todos los tableros de operaciones matemáticas, suma, resta, multiplicación y división. Por ello, el taller de producción, que lo conduce su padre en la ciudad de Masaya, a unos 28 kilómetros de la capital, hoy no da abasto. Por tanto, están analizando expandir el negocio familiar y contratar colaboradores.

El nombre del emprendimiento proviene de un apodo de cariño y el lema reza “El juego de aprender”.

Más noticias sobre emprendedores en estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

En su catálogo hay tablas sensoriales, cubos sensoriales, libros de fieltro, tableros elaborados bajo el método de aprendizaje Montessori (alfabetos móviles, tableros de matemática, etc.), rompecabezas, juegos de mesa y hasta rompecabezas 3D. Entre los modelos en 3D están el puente Golden Gate de San Francisco, Estados Unidos, la torre Eiffel y un Tiranosaurio Rex. Todos son elaborados 100% a mano, con materiales seguros y de alta calidad.

También elaboran productos personalizados, a solicitud de los clientes. Por ejemplo, si un niño o niña tiene dificultades para hacer la letra A, necesitaría un producto para la grafomotricidad, y en Chumbitos podrían fabricarlo y entregarlo en tiempo récord de 72 horas. Ese valor agregado hace la diferencia con productos que vienen del exterior.

“Bajo la supervisión de un adulto o tutor, mis juguetes pueden ser utilizados por cualquier niño o niña. Tratamos de vender juguetes inclusivos porque tenemos clientes que están dentro del espectro autista o con Síndrome de Down. Inclusive tenemos un producto que tal vez no está en el catálogo, pero sí tenemos un alfabeto para braille”, indicó Vaughan.

Presencialmente, venden sus productos en Pequelú, un Centro de estimulación temprana para niños y niñas de 3 meses a 3 años de edad, ubicado en Managua. Sin embargo, atienden pedidos por sus redes sociales y envían a todo el país a través de empresas de delivery. En Facebook registran 5.353 seguidores y en Instagram 5.401 seguidores.

Entre sus clientes hay padres y madres en un rango de 25 a 40 años, aunque también abuelitos y abuelitas que buscan un juego educativo para sus nietos o nietas. Además, cuenta con clientes que son terapeutas infantiles, logopedas, pediatras, educadores y pedagogos.

“Ellos y ellas siempre me dicen en qué puedo mejorar, qué les gustaría como juguete educativo, y trabajo en ello. Mis productos están siendo utilizados en sesiones de terapeutas infantiles y en clases en algunos centros educativos”, por tanto, son avalados indirectamente por esos profesionales, destaca.

Clientes con hijos o hijas con autismo le han manifestado por las redes sociales que sus juguetes educativos, como la tabla sensorial, les ayudan a enfocarse, a calmarse, a jugar. Entre los productos con mayor demanda están las tablas sensoriales y luego las tablas de aprendizaje, entre éstas, de animales de granja, del sistema solar, de frutas y de figuras geométricas.

chumbitos2(800x600)

Retroalimentación de clientes

Vaughan aseguró que tiene como meta sacar de dos a tres productos nuevos mensualmente, para seguir ofreciendo variedad.

Se documenta, diseña y le gusta pintar.

Esta última actividad es su favorita. Todos los rompecabezas, por ejemplo, son pintados a mano. Le sirve de distracción y para superar el estrés.

“Cuando selecciono un producto que quiero fabricar, siempre trato de buscar cosas que sean entretenidas, que sirvan para jugar, pero al mismo tiempo para aprender. Trato de hacer un balance entre las dos cosas. Considero que los juguetes cumplen con ambos propósitos”, refirió.

También observa lo que se está fabricando en otros países, para ello da seguimiento a páginas de juguetes educativos a través de las redes sociales y siempre está buscando qué producto pueden ir sacando.

Pero otras ideas provienen de los propios padres y madres de familia, quienes llegan con alguna solicitud particular y ésta sirve de inspiración.

No puedo decir que somos la perfección, pero procuramos siempre que los clientes queden satisfechos con la calidad del producto, al igual que con los tiempos de entrega. Todo lo valora el cliente, me escriben y hasta me envían fotografías de sus hijos jugando y aprendiendo”, aseguró.

También recibe mucha retroalimentación de los clientes para mejorar el producto.

Recuerda que en una ocasión le escribieron sobre una tuerca en la tabla sensorial que se zafaba después de cierto tiempo y de uso, así que optó por cambiarle el producto al cliente.

“Yo les agradezco porque se trata de sugerencias constructivas para mejorar nuestros productos”, concluyó Vaughan.

chimbitos1(800x600)

Envía tu comentario