UniqMag
UniqMag

Yummus: Un emprendimiento social con impacto en Guatemala

La empresa que usa el garbanzo como materia prima en sus productos busca apoyar a agricultores del corredor seco de Guatemala para que tengan ingresos por medio de este cultivo y se reduzca, de esta manera, la migración hacia Estados Unidos.

Por Gabriela Melara - Pyme-emprende

Los emprendimientos sociales o con propósito están en auge en Centroamérica. Estos son aquellos proyectos liderados por hombres y mujeres comprometidos con resolver problemas de una sociedad.

Estos emprendedores son aquellos que "se enamoran de un problema y lo resuelven cómo sea", de acuerdo con la descripción que brinda para este perfil Sara Lee Wolfe, líder de emprendimientos para América Latina de Bridge for Billions.

Un ejemplo de estos emprendimientos con propósito nació en 2015, en Guatemala, cuando dos amigos decidieron iniciar un negocio, pero con la meta clara de “emprender con un propósito”.

“Desde antes de vender una sola unidad, nos propusimos que no queríamos emprender sin un propósito, sin hacer el bien, sin proponer algo bueno”, es la frase con la sentencia el nacimiento de Yummus Foods, Rodrigo López, uno de sus fundadores.

Esta marca apuesta por el garbanzo como materia prima. Dentro de su gama de productos se encuentra y destaca el hummus (pasta de garbanzos hecha con zumo de limón, semillas de sésamo y aceite de oliva, generalmente), un plato tradicional típico de Oriente Medio.

Aunque también presentan otros como chirmol, aderezos para ensaladas, dip y tahini.

Pero, ¿cómo el garbanzo puede contribuir al desarrollo de Guatemala? De acuerdo con Rodrigo, este grano, además de ser resiliente al cambio climático, es un excelente compañero en la nutrición, da más proteínas y potasio que cualquier otro grano a quien lo consume.

Viendo estas oportunidades, Rodrigo y Simán Layyous, empezaron a establecer causas sociales para apoyar.

La primera fue liderar el programa Buy One, Help One (Compra uno, ayudas a uno), donde con cada unidad de producto que venden dan cierto apoyo para erradicar la desnutrición crónica infantil, uno de los problemas sociales que más afectan a la población en Guatemala.

Otras causas que apoyan son acciones enfocadas en reforestar los bosques del país y llevar agua potable a más comunidades.

Una oportunidad para no migrar

Uno de los programas que tomó impulso en medio de la pandemia por COVID-19 y de la incertidumbre fue el de sembrar garbanzo en Guatemala, aprovechando el talento agrícola que hay en el país.

Con esta iniciativa buscan que estas personas no lleguen a migrar, como suele suceder, para solventar sus problemas económicos, sino que se queden en el país y vean todo el potencial que tiene el garbanzo para sus finanzas y su crecimiento como trabajadores de la tierra.

Desde 2017, estos dos jóvenes vieron que en el país es factible sembrar garbanzo – grano que no necesita mucha agua y se da en zonas áridas - y fue así como desde el año pasado iniciaron con las pruebas piloto.

De acuerdo con los estudios realizados desde Yummus, la siembra del garbanzo puede dejarles hasta tres veces más ingreso que la siembra del maíz a los agricultores, por mencionar un ejemplo. “Entonces, estamos haciendo todo lo posible para que esto se de con los resultados esperados”.

Al inicio de Yummus el garbanzo tuvo que ser importado y aún sigue siéndolo, ya que en Guatemala “no hay garbanzo limpio, sin contaminación, buscamos en los mercados y no encontramos buen garbanzo… Cabe destacar que Guatemala no es un país productor de garbanzo”, agrega Rodrigo, quien ahora lidera este proyecto.

En junio de 2021, más de 60 agricultores, que participan en esta etapa de pruebas, ya vieron cosechados sus primeros resultados.

“Ya les compramos la primera cosecha. Hace una semana recibimos el garbanzo y ahora, como Yummus, estamos en las pruebas de calidad con nuestros procesos y productos”, indica Rodrigo.

“Tanto los agricultores como nosotros estamos contentos porque sabemos que estamos más cerca de tener un impacto más robusto y sustancial en el país y la región”.

Ahora que ya cuentan con un listado de aprendizajes y tienen un grupo comprometido con dar prosperidad al país, los dos jóvenes siguen en la búsqueda de personas que se sumen a esta iniciativa, ya sea para ayudar en el financiamiento para la compra de los paquetes agrícolas y tecnología de riego, como aquellos que quieran ser parte del proyecto de siembra.

Actualmente el proyecto cuenta con el apoyo de la organización: Catholic Relief.

En esta nueva etapa, Yummus juega ser el papel de promotor del cultivo, quien da voz a las bondades del grano y es el cliente principal de esta materia prima.

Cifras

60 agricultores de Totonicapán son parte de la primera cosecha de garbanzo en Guatemala

Primer centro de acopio de garbanzo en Guatemala. El espacio fue abierto a principios de mayo 2021

Una “rica” coincidencia

“Como todo en la vida, nace de chiripa”, dice con mucha gracia Rodrigo al recordar cómo fue inició esta aventura de emprender junto con su amigo Simán.

Ambos fueron vecinos y se separaron por cuestiones de la vida. Sin embargo, un tiempo después, Simán invitó a Rodrigo, que para ese entonces trabajaba en una multinacional viendo el tema de tendencias de consumo, a su nueva casa.

El día que se reencontraron en casa de Simán almorzaron el famoso hummus de la abuela, el cual ya conocía Rodrigo y era un negocio ocasional del anfitrión de la casa desde que iban a la escuela.

“Desde entonces empezamos a hablar. Él tenía el deseo de comercializar y yo tenía el conocimiento del consumo. Ahí empezamos a darle rienda al proyecto, primero como el hummus y luego con los otros productos que ahora tenemos”, recuerda como anécdota Rodrigo en nuestra conversación.

Yummus Food busca expandirse a la región, México y Estados Unidos, para ello, los jóvenes trabajan con la cadena de supermercados Walmart, quien por medio de su programa “Una Mano para Crecer” los apoya y ofrece sus productos en Guatemala y exporta hacia El Salvador su otra marca: Banzitos.

De acuerdo con Rodrigo, en dos años esperan conquistar toda Centroamérica y República Dominicana.

Yummus ya genera siete empleos directos, que son los que están en el día viendo la marca, su marketing y puntos de venta, pero suma 250 empleos indirectos, done incluyen a sus distribuidores, colocadores de producto, maquiladores y agricultores, por mencionar algunos.

Envía tu comentario