UniqMag
UniqMag

Coco Canela, una marca que proyecta el amor por lo hecho a mano

Los accesorios que ofrecen estas hermanas salvadoreñas son únicos y personalizados. Su plan a largo plazo es ampliar su red de distribuidores internacionales, actualmente están en los mercados de Guatemala, Estados Unidos, algunos países de Europa, Suiza y Suecia.

Por Gabriela Melara – estrategiaynegocios.net

Conocimos la historia detrás de Coco Canela, un emprendimiento salvadoreño, que sueña con llevar sus productos 100% hecho a mano a más personas en el mundo, destacando el arte salvadoreño y la entrega de cada uno de los que conforman la empresa.

Krissia Quintanilla, una de las fundadoras de la marca y gerente administrativa y de mercadeo, conversó con nosotros sobre los inicios de la marca, los desafíos que viven como emprendedoras y sobre todo lo relacionado al negocio.

Todo comenzó jugando…

La joven emprendedora comenta que la idea surgió en 2010, cuando su hermana, Julie Patiño, quien era diseñadora, empezó a hacerse su propia ropa y zapatos. “Luego, las amigas de ella le empezaron a pedir zapatos personalizados y también otros conocidos". Así fue cómo vieron la necesidad de crear zapatos respecto a los gustos de cada persona, destaca Krissia.

Las hermanas fueron disruptivas, creyeron en sus sueños y fueron las primeras en permitir en El Salvador que cada una de sus clientas pudiera personalizar sus zapatos.

“Nosotros somos los primeros en El Salvador que te permitimos personalizar tus zapatos, eliges color, talla y lo ajustamos a cada pie”, recalca la gerente de mercadeo.

Si bien, primero solo era una idea, todo empezó a tomar forma en 2012, cuando decidieron unirse y abrieron su primera tienda en la cochera (garaje) de la casa de una de sus tías.

Es en ese momento que Krissia se involucra en el negocio “porque ella (su hermana) me dice que le ayude a vender, yo me dedicaba al marketing, le ayudé y luego me incorporé y nos hicimos socias”.

Como Coco Canela “Nos vemos siendo un producto de exportación, ya tenemos distribuidores en Europa, Estados Unidos, en Guatemala y otros países, pero queremos seguir ampliando la redo para llegar a todos los lugares donde valoren nuestro trabajo hecho a mano, artesanal y representativo de El Salvador”, responde Krissia al momento de preguntarle dónde ve la marca en cinco o 10 años.

Con el fin de innovar, las hermanas escuchan a sus clientes, pasan encuestas, ven tendencias, los unen y empiezan a ver las ideas. “Los artesanos también dan su aporte y creamos un concepto diferente”, acota la representante de la marca.

Hermandad, una fortaleza en el negocio

Nos complementamos”, así es como Krissia engloba la relación que lleva como hermana y socia.

“Ella es la diseñadora, yo veo redes y mercadeo. Entonces, cada quien está en su espacio”, agrega._I3A9919 (1)(800x600)

Reconoce que sí han vivido momentos de tensión, pero estos son sobrepasados de una manera sana y ágil porque “sabemos que como familia debemos seguir juntas”, agrega Krissia.

Una ventaja que tienen ante otros negocios familiares es que tomaron la decisión de crear una sociedad junto con uno de sus hermanos y padre.

Empresa comprometida con la sostenibilidad

Como Coco Canela se preocupan por reciclar e impulsan campañas innovadoras enfocadas en este fin.

Uno de los programas es que toda la materia prima que queda de productos que elaboran, la reutilizan y hacen monederos o lo agregan a otros productos.

“También, otros emprendimientos nos buscan para reciclar ese material”, detalla.

La opción más disruptiva que presentan al mercado es que nos traen ropa que no ocupen, pero no se quiere deshacer de ella, la lleva al taller y se crea un nuevo producto.

“Es una iniciativa única, bien aceptada. Por ejemplo, una persona nos trajo una camisa de su papá fallecido y se sintió muy feliz al ver que la pudimos reutilizar en otro producto. Todo fue un bonito recuerdo”.

COVID-19: La evolución de Coco-Canela

Las hermanas decidieron que en 2020 se viviría la evolución a la venta en línea por medio de las redes sociales tradicionales.

En estas plataformas establecieron una modalidad de tienda virtual e impulsaron la entrega a domicilio o pickup, que es para recoger en las instalaciones del taller.

La tienda que estaba en un pequeño local de la ciudad de San Salvador desapareció, pero afirman que fue la mejor decisión que tomaron en el 2020.

“Fue una decisión que tomamos desde el inicio de la pandemia porque vimos cómo seguir adelante pagando salarios. Pero, también, todo se dio, porque se nos terminaba el contrato de arrendamientos, entonces, todo se dio. Ahora estamos desde el taller. Algunas clientes vienen hasta acá”.

53832697_2104746619622102_3420933157682151424_n(800x600)

Bronceadores, una primera oportunidad…

La marca Coco Canela tuvo su primera aparición en unas botellas que contenían bronceadores hechos a base de aceites de coco.

Envía tu comentario