Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-23

Min Chen, CEO de RedOxigen: La panameña que compite con Silicon Valley

En 2016 fundó REDOXIGEN, empresa de soluciones tecnológicas que colocó a Panamá en el mapa de las startups de América Latina. Ingeniera panameña emprendedora e Innovadora, también asesora a organizaciones en temas de gestión de tecnología e innovación.

Por Zaida Rojas y Luis Alberto Sierra

El padre de Min Chen se llamaba Chen Yong Hua, era un ingeniero eléctrico y electrónico que emigró de Cantón, China, a Amador Guerrero en Panamá. En su ciudad natal manejaba la parte de tecnología de automatización en una fábrica de más de 2.000 personas. Era la época del cambio a los microprocesadores. Fue de las pocas personas que pudieron terminar su carrera universitaria porque la Revolución Cultural en China (1966-1976) cambió los planes de muchos.

La historia del padre de Min Chen significa mucho para ella porque a los cuatro años de edad llegó a Panamá con su madre, siguiendo a su progenitor. Ella entró a la primaria sin conocer el idioma, ni su madre, quien con ayuda de un diccionario le traducía las tareas.

En lo que mejor le iba en la escuela era en ciencias y en matemáticas porque era lo que más entendía, eso le marcó su camino. Cuando llegó el momento se fue a la capital y empezó a estudiar Ingeniería en Informática en la Universidad de Panamá. Fue de las primeras generaciones de graduados en ese tema. “Me especialicé en la parte del software y después de trabajar por varios años, mi último empleo fue en Silicon Valley.Estaba asignada a proyectos internacionales. Tenía que viajar mucho por Latinoamérica. Luego apliqué a una beca para estudiar una Maestría en Ingeniería de Software, en Carnegie Mellon University, que es el número uno en ese tema y en Inteligencia Artificial”, agregó Min Chen.
Desde que era estudiante trabajaba con startups, centros de investigación, multinacionales e instituciones gubernamentales. Trabajó para GBM en el proyecto Telecarrier; con la empresa Centaury e hicieron un proyecto para el Smithsonian y además, hace más de 15 años, en la primera empresa en comercio electrónico, llamada e-Business Investment.

De vuelta a casa

En el 2006, cuando regresó a Panamá, fundó Alcenit Corporation, que asesora a organizaciones medianas y grandes en temas de gestión de tecnología e innovación. Durante 12 años asesoró a empresas como el Canal de Panamá, Copa Airlines, Banco General, y a entidades gubernamentales en procesos de tecnología, de ingeniería y temas de innovación. “Pero necesitaba más”, dijo la profesional.

Entonces se reencontró con su hermano Ricardo, quien nació en Panamá, y estudió la misma carrera que ella, pero siguieron caminos diferentes. “Decidimos unir nuestros esfuerzos para hacer algo basado en tecnología, que resolviera un problema global. Eso sí lo teníamos claro, porque queríamos crecer y no podíamos depender sólo del mercado panameño, que es muy pequeño”, estimó Min Chen.

Así, como una conversación entre hermanos, le dieron vida a la empresa RedOxigen. “Viene de tres palabras, Redox, I, Gen. Redox es una terminología química que quiere decir reducción y oxidación de oxígeno, proceso necesario para la vida. Elegimos Redox porque queríamos dar vida a las ideas”, explicó la empresaria.

RedOxigen es una empresa de soluciones tecnológicas que colocó a Panamá en el mapa de los startups de Latinoamérica. Min lanzó junto con su hermano, Interfase, el primer juego de realidad aumentada de Panamá, que conecta comercios con jugadores y funciona como un canal de posicionamiento digital para grandes y medianas empresas, promoviendo visitas físicas a los comercios afiliados a través de la tecnología móvil. Interfase ha logrado capturar ya la data de más de 42.000 comercios conectados, la mayoría en Panamá. Sus clientes son del tamaño de Texaco, Banistmo y Cemex, entre otros.
Desde Interfase nació Wisy, una aplicación mediante la cual las personas pueden descubrir intereses, pedir ofertas, precios y colaborar también con una ciudad más inteligente, reportando incidentes y dando algo más que likes.

Su principal desafío: Cuando comencé a emprender veía que ciertas decisiones se tomaban de forma poco objetiva. Me tomó años entender que tenía que ver con un tema de género. Pero en lugar de sentirme como una víctima, sentí que me pasaron la batuta. Me toca a mí hacer que esto cambie.

Su frase: Innovar nunca fue una meta, pero me inquieta el hecho de que las cosas tienen que ser eficientes, o se hacen bien o no se hacen.

Hitos. Se graduó con honores en la Facultad de Informática de la Universidad de Panamá, obtuvo un Master of Software Engineering en la Universidad Carnegie Mellon en 2005. Su último empleo fue como consultora técnica para la región Latinoamericana en una empresa de Silicon Valley que ahora forma parte de Oracle. Ahora se propone conquistar con su compañía, REDOXIGEN, Silicon Valley y el mercado de Estados Unidos.

RELACIONADAS