Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-22

La memoria es primero para la panameña Beatriz Carreira

Tiene una licenciatura en Neurociencias y Psicología y una Maestría en Cognición Aplicada y Neurociencias de la Universidad de Texas en Dallas.


Por estrategiaynegocios.net

María Beatriz Carreira cuenta con un doctorado en Neurociencia de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center. Tiene una licenciatura en Neurociencias y Psicología y una Maestría en Cognición Aplicada y Neurociencias de la Universidad de Texas en Dallas. Forma parte del Sistema Nacional de Investigación de Panamá y es miembro del Panama Aging Research Initiave (PARI).

Recibió el premio nacional Por las Mujeres en la Ciencia L’Oreal-UNESCO 2017. Hoy se dedica a la investigación de la patología relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

“El trabajo de investigación que llevo adelante consiste en establecer modelos de laboratorio que nos permitan evaluar el potencial biomédico de compuestos para enfermedades neurodegenerativas. Hemos identificado algunos compuestos que protegen las células del cerebro y estamos probando esta función en ensayos in vivo para evaluar la actividad neuroprotectora de estos compuestos”.

A continuación, compartimos la mini entrevista a María Beatriz Carreira:

¿Cuáles han sido los hitos de vida que le permitieron la posición que ocupa? ¿Cómo llega a la ciencia? ¿Cómo fue su proceso de formación?
Hoy en día soy investigadora Postdoctoral del Centro de Neurociencias de INDICASAT AIP y miembro del Panama Aging Research Initiave (PARI). Para llegar aquí he tenido que dedicarme a estudiar, a investigar y a superar los muchos retos que presenta una carrera en ciencia. Tuve exposición a la ciencia desde pequeña, más no fue hasta la universidad que tomé una clase de neurobiología que me encontré fascinada y decidí desarrollarme profesionalmente en el campo. Formarse para ser científico es un proceso largo. Hasta hace poco logré obtener mi título de doctorado, pero cada paso en el camino me ha enseñado muchísimo y ha contribuido a obtener los logros que hasta ahora he alcanzado. Considero que aún sigo en formación.

¿Por qué eligió la biología del cerebro y su comportamiento como su ámbito de estudio?
Elegí este tema porque me fascina. Antes de descubrir el campo de la neurobiología estaba cursando la licenciatura de Psicología. A esta le sume la licenciatura en Neurociencias porque sabía que quería contribuir a la investigación de la conducta humana y de cómo funciona el cerebro. Me fascina poder responderles a mis amigos cuando me preguntan “porque el abuelito de fulanito ya no se acuerda de su sobrino?” y “que puedo hacer para que no me de Alzheimer!?”

¿En qué han consistido sus trabajos de investigación buscando la cura del Alzheimer? ¿Cuáles han sido sus principales avances y aportes en este campo de investigación?
El trabajo de investigación que llevo adelante consiste en establecer modelos de laboratorio que nos permitan evaluar el potencial biomédico de compuestos para enfermedades neurodegenerativas. En este sentido, hemos identificado algunos compuestos que protegen las células del cerebro y estamos probando esta función en ensayos in vivo para evaluar la actividad neuroprotectora de estos compuestos.

¿En cuáles otros ámbitos de investigación se ha involucrado?
Durante el doctorado trabaje en el campo de la adicción. Buscábamos mecanismos moleculares que pudiesen explicar porque existe una transición de uso a abuso y cómo podemos minimizar aquellos síntomas de un adicto que lo mantienen en riesgo de recaídas aun cuando pasa mucho tiempo sin consumir. Durante la maestría me dediqué a estudiar los mecanismos moleculares de la memoria, particularmente aquellas memorias robustas que son resistentes al olvido, como las memorias que experimentan individuos con trastornos por estrés postraumático. Esta línea investigativa inicial me ha ayudado mucho a entender los problemas de memoria asociados al envejecimiento y a la enfermedad de Alzheimer ahora.

¿Quiénes han sido sus grandes mentores e influencias en su vida como investigadora?

Me encanta esta pregunta porque me permite agradecer a personas que me han otorgado su apoyo incondicional y me han formado en el ámbito personal y profesional. Mi mamá, la Dra. Paulina Franceschi, ha sido mi influencia más grande; es microbióloga de formación y de ella aprendí el amor por el laboratorio.

La Dra. Gabrielle Britton, quién funge como mi mentora actual, y quién ha sido mi guía desde que inicié mis estudios de licenciatura. Más que mentora ha sido un ejemplo de tenacidad, esmero y dedicación a la profesión. Muchas otras personas me han guiado: mis mentores de tesis, profesores de clases, miembros de comités de evaluación, etc. En este sentido, me consideró muy afortunada de contar con tanto apoyo y tantos ejemplos a seguir. Considero que una carrera sana y productiva en investigación requiere de mentores y líderes que guíen a los más jóvenes.

Como Premio Nacional de Ciencia en Panamá, ¿cómo se compromete para que más mujeres se involucren y acerquen a la ciencia?

Que honor obtener este premio. Gracias a L’Oreal-UNESCO por la consideración y apoyo! Parte de los beneficios de haber obtenido este premio es que me ha permitido una plataforma de divulgación y exposición. Dedico bastante tiempo a hablar en universidades y escuelas con la meta de lograr que más mujeres, y otras minorías, se involucren en ciencias. Muchas veces hablo de las dificultades que como mujeres y minorías debemos enfrentar y aprender a superar y en todos los casos trato de ser un ejemplo de que se puede ser científica siendo mujer. Creo que la representación es esencial a la meta de involucrar a mujeres y minorías en STEM.

RELACIONADAS