Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-20

Aída Michelle de Maduro, la panameña integradora

Aida Michelle de Maduro se ha desempeñado en una gran variedad de empresas privadas y juntas directivas, hasta alcanzar su cargo de gerente comercial de la Unión Nacional de Empresas (Grupo Unesa).

Por estrategiaynegocios.net

Apartir de sus estudios en mercadeo, administración de empresas, comercio internacional, ciencias políticas y bienes raíces, Aida Michelle de Maduro se ha desempeñado en una gran variedad de empresas privadas y juntas directivas, hasta alcanzar su cargo de gerente comercial de la Unión Nacional de Empresas (Grupo Unesa).

De Unesa forman parte Sucasa para el sector vivienda, Panexport para la zona franca, la financiera Incasa, los Hoteles Country Inn y los Restaurantes Friday’s. Su familia ha sido un soporte importante en su desarrollo profesional. Luego de que sus dos hijas empezaron a estudiar, Maduro se integró mucho más en la labor gremial y a las zonas francas de Panamá. Desde muy joven la impactó el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), por su posición ante los últimos días de la dictadura militar. Apenas tuvo la oportunidad se integró e impulsó laafiliación a la gremial.

Maduro está muy satisfecha por haber podido vencer su timidez inicial y desarrollarse en un mundo tan competitivo y tradicionalmente masculino.

HITOS

Del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) también y de la Asociación de Zonas Francas hoy, y de otras muchas otras directivas.

Tengo dos hijas que en algún momento fueron pequeñas, y que ya están en el camino de una vida profesional, pero realmente eso fue lo que fue marcando cuánto más podía aportar para el crecimiento profesional, para poder aportar al país.

Tenía 18 años de estar participando en directivas, pero en ese momento, con niñas chiquitas yo no iba a cortar ese espacio. Esos son los que llaman obstáculos, de por qué no estamos en la misma situación hombres y mujeres.

Fue luego entonces cuando empiezo a aportar en posiciones de liderazgo en los gremios empresariales. Siempre debe haber de todas maneras un balance y un espacio para la familia.

Me gustan los trabajos con las manos, y me estoy refiriendo a que en una tarde prefiero, a irme de compras de ropa, ir a una ferretería. En vez de estar en una tarde de sol en la piscina, puedo pintar la casa. Son ese tipo de cosas que me entretienen y me dan un poco más de libertad para pensar.

¿Cómo ha sido su recorrido y en qué momento se involucró con los gremios?

Cuando estaba en escuela secundaria veía que siempre me llamaba la atención el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), porque en ese momento los gremios tenían posiciones muy marcadas, y porque eran los últimos días de la dictadura militar. La sociedad civil y el sector empresarial tuvieron que tomar posturas muy importantes porque se estaba afectando la economía del país.

Impulsé la afiliación como empresa en el SIP desde el primer día que empecé a trabajar, y realmente aquí en el Grupo Unesa, en la parte de Panexport, zonas francas, eso conjuga lo que a mí me gusta, porque entra la parte de promoción del país, y al mismo tiempo entra la parte de comercio internacional y la promoción de zonas francas. Entonces eso trabaja muy de la mano con el SIP.

Fui presidenta del SIP en 2012 y 2013, y también fui presidenta de la Asociación de Zonas Francas,
no recuerdo los años. Luego seguí en la directiva, y actualmente soy de nuevo presidenta de la Asociación de Zonas Francas.

RETOS

El tema de la integración es un reto importante, y he hablado mucho de familia porque eso se refleja en la manera de tratar de llevar los productos adelante.

La familia es un grupo, y debe unirse unida para que puedan fortalecerse los lazos. Así mismo es como se debe trabajar en el sector empresarial y en el sector gremial, que todos entendamos que tenemos derechos, pero también obligaciones. Que todos tenemos algo que aportar para que esa unidad pueda seguir adelante.

Es un reto que todos podamos aportar para el crecimiento. De esta manera podríamos dar pequeños pasos que puedan ir marcando la diferencia.

SATISFACCIÓN

El haber podido ocupar cargos directivos en el nivel gremial es para mí una satisfacción muy
grande, porque es un reconocimiento. Siento haber trabajado, pero nunca lo busqué.

Cuando salgo de mi primer trabajo en Panamá, que me obligaban a darle presentaciones a los distribuidores, decía, no puedo hacer esto, porque me temblaban las piernas, me temblaba la voz, se me trababa la mandíbula. Me quedaba congelada, pero mi crecimiento profesional dependía de eso. Y en el momento en que renuncio a mi trabajo me sale una oportunidad de dictar clases en la Universidad Santa María La Antigua, de recursos humanos.

Lo acepté, casualmente porque me iba a forzar. De allí empieza a fluir un poco más todo.

¿Qué pasos deberían darse en las políticas públicas en las empresas, en la sociedad, en las instituciones para que Centroamérica sea un territorio de equidad, y una región en la que se aproveche mejor al talento de las personas, de las mujeres, y se ofrezcan oportunidades para ellas y ellos?

No puedo decir, si lo viéramos en blanco y negro, que las oportunidades no son iguales. Pero, eso no es fácil.

Tienen que trabajar el doble para poder llegar a las poder a las posiciones, y todavía en las posiciones de liderazgo existe una brecha, y lo comprueba el estudio que acabamos de realizar con la OIT. Es una encuesta que se realizó realmente en dos países, en Honduras y en Panamá, que son los pioneros en esa encuesta, y era específicamente para crear una data física que estableciera cuál era la participación de las mujeres en puestos de liderazgo a nivel empresarial.

FRASE

Siempre vamos a ver la vida en positivo, y con la confianza de que con dedicación podemos lograr todas las metas. No metas imposibles, si no pequeños pasos que nos van a llevar a alcanzar grandes metas.