Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-20

Madelaine Caracas: Enfrentando a un enemigo poderoso en Nicaragua

Cobró relevancia nacional e internacional, Cuando en una reunión frente a Daniel Rrtega empezó a leer, a toda voz, los nombres y apellidos de sus compañeros caídos por el accionar de las fuerzas policiales y parapoliciales nicaragüenses. desde entonces, la líder estudiantil, de 20 años, no ha regresado a Casa.

Por Roberto Fonseca, eyn.net

Madelaine Caracas, de 20 años, no ha regresado a casa desde el pasado 18 de abril, cuando en Nicaragua estallaron las protestas sociales en contra de una reforma a la Seguridad Social promulgada por el gobierno de Daniel Ortega y que afectaba seriamente a los jubilados, a los afiliados y a los empresarios. Salió a protestar, como lo hizo en otras oportunidades en contra de la violencia contra las mujeres, pero esta vez su mundo dio un vuelco.

La represión provocó un estallido social que se extendió como la pólvora.
La lucha ya no era sólo estudiantil: también de indígenas, campesinos, mujeres, y empresarios. Nació así la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, a la cual pertenece la Coordinadora Universitaria, donde está integrada Madelaine.
Esta joven, feminista y artista plástica, cobró relevancia nacional e internacional, cuando en la sesión inaugural del Diálogo Nacional, del pasado 16 de mayo, el presidente Ortega demandó un listado de los jóvenes muertos en las protestas que iniciaron casi un mes atrás. Madelaine se levantó con aplomo, le asaltó la palabra y empezó a leer, a toda voz, los nombres y apellidos de todos sus compañeros caídos por el accionar de las fuerzas policiales y parapoliciales. Fue un momento épico y estremecedor.

Cuatro días después, el 20 de mayo, por razones de seguridad y por sus propias habilidades y capacidades, Madelaine se sumó a la Caravana Informativa por la Solidaridad con Nicaragua, que recorre desde entonces varios países de la Unión Europea, en una labor casi profética, neutralizando el cerco mediático que ha impulsado en el exterior el gobierno de Ortega, apoyándose en el cuerpo diplomático, en partidos comunistas y de izquierda, y en cadenas de televisión aliadas, como Telesur (de Venezuela) y RT (de Rusia).
En esta labor de divulgación y de cabildeo la acompañan Jessica Cisneros, de 25 años y fundadora del Movimiento Cívico de Juventudes y Yerling Aguilera, de 26 años, socióloga y docente en varias universidades del país. “Los objetivos de la caravana son informar y denunciar las violaciones a los derechos humanos que está cometiendo el gobierno de Ortega, la brutal represión y a la vez llevar nuestro propio testimonio sobre lo que está pasando. Hemos estado en más de 9 países”.
En cada país procuran reunirse con diputados del parlamento, con autoridades locales, con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, con organizaciones de derechos humanos, con partidos políticos, la prensa, y charlas. Mucha de esta logística la consiguen con organizaciones no gubernamentales aliadas, con asociaciones de nicaragüenses
autoconvocados, amigos, etc. Han recorrido Dinamarca, Bélgica, Suecia, Francia, Alemania, Holanda, España, Inglaterra y Escocia.

Agresiones y Amenazas

“Con ayuda de organizaciones que han trabajado con Nicaragua, hemos podido gestionar boletos de aviones, también con la recaudación de fondos que hacen los nicaragüenses autoconvocados en cada país.

Nos quedamos en casas de nicaragüenses y quienes nos acompañan en los viajes son nicas que dejan sus trabajos para venir a las reuniones y nos guían”, refiere Caracas. A los eventos públicos han asistido simpatizantes de Ortega en plan provocador, sobre todo, venezolanos, bolivianos y chilenos, repitiendo las mismas acusaciones y ejes que ha vertido el propio Ortega.
“Nos sentimos expuestas, en riesgo, porque tememos que esas amenazas y esos ataques pasen a otro plano. Nos preocupa porque eso puede ser la antesala de un delito al llegar a Nicaragua. Sobre todo ahora que sabemos que la estrategia del gobierno es la criminalización de la protesta”.

¿Quién es?:
Miembro de la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y de la Caravana Informativa por la Solidaridad con Nicaragua

Su principal desafío:
Luchar por la Justicia y la Democratización de Nicaragua.

Su frase:
Desde mi posición feminista, siempre he luchado y trabajado a favor de los derechos de la mujer, a través del arte y desde todos los espacios públicos.

RELACIONADAS