Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-21

Eva Gómez, la hondureña apasionada por la excelencia

Es vicepresidenta de la consultora Zagosolutions, dedicada a ofrecer soluciones en planificación estratégica, marketing turístico y políticas turísticas, especialmente en el área de cruceros.

Por eyn.net

Formada en ciencias políticas, derecho internacional público, relaciones internacionales y cooperación económica, su vida es el sector cultural y ahora, el Museo para la Identidad Nacional de Honduras (MIN).

Cuenta con un amplio expertise en gestión de cooperación internacional y promoción de inversiones. Estuvo al frente de la estructuración del proyecto Bahía de Tela y la concesión del Muelle de Cruceros de Roatán, proyectos nacionales de orden prioritario. Es vicepresidenta de la consultora Zagosolutions, dedicada a ofrecer soluciones en planificación estratégica, marketing turístico y políticas turísticas, especialmente en el área de cruceros.

Bajo su dirección el museo pasó a ser un espacio vivo, de encuentro y de diálogo para la promoción de la memoria histórica, el arte y la cultura, con lo cual se beneficia a más de 180.000 personas al año. Responsable de la recuperación del centro histórico de Tegucigalpa, que pasó de ser un lugar sombrío, a multicolor, llamativo y visitado.

1.000 sombrillas multicolores atrajeron a miles de familias al MIN y todos ganaron. Al momento han realizado tres intervenciones y actividades culturales cargadas de todo tipo de expresión cultural. Del 2014 al 2017 presidió el Comité de Centros Culturales (CCC), en el cual diseñó el primer circuito turístico cultural Art City Tour que se lleva a cabo tres veces al año.

“Coincidimos con muchos que la cultura puede ser definida como el mecanismo a través del cual los individuos, las comunidades y las naciones se definen a sí mismos, la cultura influye en nuestras vidas, en nuestros deseos, en nuestras frustraciones, ambiciones, y en nuestras libertades”.

A continuación compartimos la mini entrevista a Eva Gómez Mannheim:

¿Cuáles han sido los hitos de vida que le permitieron la posición que hoy ocupa?
Actualmente, para mí es un altísimo honor ser parte del Museo para la Identidad Nacional, donde felizmente me acompaña un equipo de jóvenes profesionalescreativos, innovadores y apasionados con la promoción de la historia, el arte y la cultura en nuestro país.

No soy profesional de museos, pero mi trayectoria profesional y personal me han dado el valor y las herramientas para liderar éste maravilloso museo que, hoy por hoy, marca tendencias en la forma de hacer museo en el país y que tiene como misión ser un espacio vivo, de encuentro, de diálogo para la promoción de la memoria histórica, el arte y la cultura, actualmente posicionado como referente cultural del país.

En cuanto a los hitos de vida que me permitieron tomar esta posición puedo recordar que de 9 a los 16 años tuve la fortuna de tomar clases de ballet con una gran maestra hondureña–Merceditas Argucia–quien me enseñó, sobre todo, a amar las Artes.Luego en la década de los ‘80, cuando viví en Europa (donde estudié Ciencias Políticas en la Universidad de Ginebra, Suiza), fui una voraz consumidora cultural, lo que me enseñó elvalor e importancia que reviste la cultura para un país.

Bajo ese contexto, coincidimos en que la Cultura es un medio para promover la tolerancia y el respecto, promueve la inclusión y el entendimiento, preserva el patrimonio tangible e intangible y sobre todo promueve el desarrollo y empodera a las personas consentido de pertenecía. A fin de cuentas, la cultura es nuestro ADN, lo que nos hace únicos y nos diferencia de otras naciones. En definitiva, la Cultura es nuestra marca.

¿Cuáles han sido sus principales retos y su gran satisfacción en esta ruta? ¿Cuáles son los logros que más destaca, satisfacciones y aprendizajes?
En mis 5 años al frente del Museo para la Identidad Nacional, he confrontado múltiples retos y desafíos, pero gracias a un equipo de trabajo de jóvenes profesionales comprometidos y apasionados por la gestión cultural hemos avanzado en posicionar el MIN como un referente turístico- cultural de primer nivel en nuestro país.

Asumí la Dirección del MIN en el 2012 partiendo de una profunda reflexión institucional con el fin de pasar de ser un museo tradicional, aburrido y sobre todo percibido como elitista con una bajísima visitación (38 mil visitantes en 2012), a ser un espacio vivo, de encuentro y de diálogo para la promoción de la memoria histórica, el arte y la cultura, beneficiando a más de 180 mil personas al año.Rápidamente, tomando en cuenta las nuevas tendencias en museos, procedimos a avanzar en una estrategia y plan de acción y como primera acción, procedimos arelanzarel museo bajo el slogan:MIN: Reinventando la forma de hacer Museo.
Poco a poco, el MIN se ha posicionado en el imaginario colectivo hondureño como un espacio vibrante, donde se lleva a cabo una agenda cultural intensa, diversa y sorprendente, producto de una gestión empática ycreativa orientada fundamentalmente a nuestros públicos, entre los cuales destacan la niñez y juventud hondureña y también tomando en cuenta las nuevas tendencias y los cambios socio culturales que se viven en la actualidad.
En definitiva, nuestro mayor reto es llegar a ser con un espacio para todos, más democrático, abierto a la diversidad cultural; un lugar incluyente que sea una fuente de estímulos para adquirir, a través de la educación no formal, conocimientos y pensamiento crítico. En definitiva, un espacio privilegiado para la construcción permanente de nuestra identidad nacional y de ciudadanía.

¿CUAL ES LA FRASE QUE RESUME SU FILOSOFIA DE VIDA, AQUELLA QUE QUISIERA COMPARTIR CON QUIENES VIENEN DETRÁS?
Platicando con mis tres hijos, llegamos a la conclusión que mi frase favorita es la misma que mimadre decía, “Hay que serlo y parecerlo” y evoca el concepto de ejemplaridad siendo esta la responsabilidad de actuar con el ejemplo en todos y cada uno de los ámbitos en que nos desenvolvemos. Pero también se refiere a aquellas personas que no separan la razón del corazón, que sienten y piensan a la vez, parafraseando a Eduardo Galeano – “sin divorciar la cabeza del cuerpo, ni la emoción de la razón.

RELACIONADAS