Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-21

Karla Menocal: La lucha anti-corrupción desde la logística en Guatemala

Se inició en el mundo de logística como secretaria-recepcionista de una pequeña empresa guatemalteca fundada por un joven emprendedor, y su desempeño la llevó a convertirse en socia accionista de CPS Logistics, empresa con 27 años en el mercado, con operaciones en Centroamérica, Miami y Panamá.

Por Velia Jaramillo, estrategiaynegocios.net

CPS Logistics ha conectado a miles de empresas locales y personas con el mundo a través de sus servicios de logística, transporte y comercio electrónico transfronterizo, y en ese mundo, Karla se siente como pez en el agua. “Mi vocación de servir a las personas se manifiesta en la logística”, dice.
Karla ha transitado en un sector logístico que vive grandes cambios provocados por las disrupciones en las áreas de tecnología comercio electrónico y seguridad. Hoy “las compras y los bienes se mueven más rápido por las facilidades de la globalización. Por tanto, el mercado es más competitivo y demanda seguridad a diferentes niveles”, apunta.
Conocedora de la importancia de un entorno de negocios ágil, transparente y ético, trabajó en cooperación con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) de Guatemala en la modernización de los procedimientos aduaneros. En el 2004, como presidenta de la Gremial de Couriers, empezó a trabajar con la SAT. “Trabajé en equipo con ellos y el Banco Mundial en un proyecto del manifiesto electrónico. En este proyecto puede identificar lo que el sector privado estaba haciendo mal y corregirlo. A la vez, trabajé con la SAT en mejorar la confianza hacia el sector privado, demostrando que podemos trabajar por una Guatemala más transparente, más competitiva y sin corrupción”.
En el 2010 y 2017, Karla recibió el Certificado Al Mérito por parte de la Organización Mundial de Aduanas, basada en Bruselas, y SAT por la prestación de un servicio excepcional a la comunidad aduanera internacional.
Líder en organizaciones gremiales como FUNDESA, la empresaria se ha convertido además en una de las voces del sector privado más decididas a favor de la transparencia y la lucha contra la corrupción.
Se acercó a este tema frustrada por la situación de las aduanas. “En 2015 los retrocesos eran evidentes. En ese mismo año me acerqué a conocer la realidad de la explotación sexual que enfrentan las niñas de mi país, y pude entender los vínculos que estas situaciones tienen con la corrupción. Entendí que la corrupción es como un cáncer que debilita a las instituciones. Sin el fortalecimiento de las instituciones del Estado, todo lo que hagamos desde nuestras trincheras tendrá poco impacto y los problemas serán cada vez más grandes”.
Karla fundó con otros amigos la iniciativa “GuateSinCorrupción”. También es directora en el consejo de FUNDESA, integrante de la Fundación Guatemala sin Corrupción, fellow de Central American Leadership Initiative (CALI), fellow del Aspen Global Leadership Initiative, Alumnae Fortune –U.S. Department of State Global Women’s Mentoring Partnershipy miembro de la Asociación Alianza, La Cantina.

LÍDER A FAVOR DE LAS NIÑAS

Karla Menocal participa en la Junta Directiva de la Asociación La Alianza, hogar para niñas víctimas de abuso sexual y trata. Actualmente, como vicepresidenta de Voces Vitales, participa en el reto de empoderar a las niñas y adolescentes, con los programas “Círculo de Amigas” para niñas vulnerables, donde aprenden sobre fortalecimiento personal, lugares seguros, negociación, finanzas y otros temas que cambiarán su futuro y el de sus comunidades, y “Ella Lidera”, por iniciar, que busca formar una red de jóvenes a quienes se les darán herramientas de liderazgo para que se conviertan en agentes de cambio para el país.
Menocal es una activista contra el abuso sexual, el tráfico humano y el apoyo a víctimas de abuso infantil. “Me mueve la eliminación de la violencia, del abuso sexual y tráfico humano. No hemos hecho bien nuestro trabajo como garantes de la protección de la niñez guatemalteca y si no lo vemos como prioridad, el futuro es incierto. Es un tema de justicia y derechos humanos. Esta situación tiene que cambiar con urgencia ya que es inconcebible que las niñas sean violentadas y se vean forzadas a dar a luz a los 10 años, teniendo que enfrentar a sus agresores en procesos penales.
Solo un dato: según el Observatorio de Salud Reproductiva (Osar) en 2017 se registraron 82.722 partos en niñas y adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y 19 años, de los cuales 7.587 eran niñas ente los 10 y 15 años”.

Más sobre Karla Menocal
¿Quién es? Vicepresidenta y social de CPS Logistics, que suma 27 años en el mercado, con operaciones en Centroamérica, Miami y Panamá.

Su principal desafío: Las disrupciones en las áreas de tecnología comercio electrónico y seguridad que vive el sector logístico. Hoy “las compras y los bienes se mueven más rápido por las facilidades de la globalización. Por tanto, el mercado es más competitivo y demanda seguridad a diferentes niveles”, apunta Karla.

Su frase: “Las mujeres debemos ayudarnos entre nosotras, organizarnos mejor en las batallas que nos tocan para levantar a otras. Estar en un puesto de liderazgo es una responsabilidad muy grande y tienes que creértelo y alzar la voz sin miedo y sin vergüenza. En otras palabras, “own it”.

Karla Menocal fue invitada a formar parte del programa Fortune Most Powerful Women en Estados Unidos. “Ha sido una de las mejores experiencias que he vivido. Me traje 15 increíbles hermanas de 12 países y diferentes continentes pues yo era la única de América Latina. También traje más ganas de luchar por los cambios que nuestros países tanto necesitan, para poder impulsar la justicia y alcanzar la paz. De sus mentoras “Aprendí que son mujeres vulnerables al igual que yo, que sus luchas como mujeres son iguales a las mías. Aprendí que su camino a los puestos que hoy ocupan no ha sido fácil, pero han llegado allí por su pasión y convicción, y porque lucharon y trabajaron duro por alcanzarlo. Aprendí también que las mujeres debemos ayudarnos entre nosotras, organizarnos mejor en las batallas que nos tocan para levantar a otras, y sobre todo, aprendí que estar en un puesto de liderazgo es una responsabilidad muy grande y tienes que creértelo y alzar la voz sin miedo y sin vergüenza. En otras palabras, “own it”.

RELACIONADAS