Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-18

Kenia Ruiz de Denoyés: Con énfasis en el mundo

Kenia Ruiz dio sus primeros pasos como abogada en el despacho de Ricardo Castrillo en 1998 y luego en el Bufete Arias.  Diez años después Hanesbrands Inc. (HbI) la nombró directora jurídica para Latinoamérica. Ahora es la directora legal para Europa de Hannes Brand.

Por eyn.net

En ese rol apoyó los esfuerzos de desarrollo sostenible de HbI, colaboró en la negociación de diversos contratos colectivos y diseñó una metodología de trabajo para optimizar las operaciones del departamento legal de HbI en esa región.

En 2011 se mudó a Europa para incorporarse a la sede central de JCDecaux en Francia, fue asesora legal para asuntos internacionales, con enfoque en las operaciones del grupo en el sur de Europa y en Latinoamérica. Y ahora es la directora legal para Europa de Hannes Brand.

Tres hechos de su vida la han llevado a donde está: haber comenzado a trabajar a los 19 años y compartir con grandes mentores; salir de El Salvador, primero a completar sus estudios y luego a trabajar en un ambiente internacional; así como tener un compañero de vida con quien comparte sus ambiciones. "Comparto plenamente lo que dice Sheryl Sandberg: la decisión más importante en la carrera de una mujer es si desea o no compartir su vida con alguien, y si ese es el caso, con quién la compartirá. Yo no estaría haciendo esta entrevista si mi esposo no compartiera mis ambiciones, y yo la suyas".

Dos grandes retos: desarrollar su carrera y dedicarse a su familia con el mismo nivel de energía, sin afectar a ninguno de los dos; y el segundo es ser una digna embajadora de El Salvador.

Compartimos la entrevista completa a Kenia Ruiz:

¿Cuáles sus principales retos, y su gran satisfacción en esta ruta?

El primero de mis retos es poder desarrollar mi carrera y mi familia con el mismo nivel de energía y dedicación, sin que uno se desarrolle en perjuicio del otro. Mi carrera me ha dado todo tipo de satisfacciones, y mi familia amplifica el gozo que cada logro me procura -sin mencionar todas las "lecciones de management” que podemos aprender en el seno de la familia! "El segundo es ser digna embajadora oficiosa de mi país: Que cada acción, de la más banal a la más trascendente, sea testimonio de la laboriosidad salvadoreña. Me encanta que me pregunten de donde soy: es una excelente ocasión para evocar buenos recuerdos y hacer un poco de marketing por mi país".

¿Qué pasos deberían darse en las políticas públicas, en las empresas, en la sociedad, en las instituciones, para que Centroamérica sea territorio de equidad, una región en la cual se aproveche el talento de las mujeres y se ofrezcan oportunidades para ellas y ellos?

Es una excelente pregunta. Según el Banco Mundial, en 2017 las mujeres representaron el 57% de la población salvadoreña. Uno de nuestros retos como ciudadanos es lograr que los diversos miembros de nuestra población estén debidamente representados en todos los niveles de nuestra sociedad. Y para vencer ese desafío, me parece que no hay mejor arma que la educación, en toda circunstancia.

En la empresas, por ejemplo, necesitamos más mujeres en puestos de decisión, para que tanto hombres como mujeres tengan la oportunidad de expresar su opinión y participar de las decisiones que les afectan, pero sobre todo para demostrar con el ejemplo que la feminidad y la maternidad no son necesariamente obstáculos al desarrollo profesional –y viceversa, que la vida profesional de una mujer no es el verdugo de su vida de familia. Para las que estamos desde ya en el ámbito empresarial, tener siempre en mente lo importante que es cuidar su imagen para transmitir profesionalismo, saber darse su lugar y liberarse de los complejos. El cerebro no tiene género, y una mujer inteligente puede aportar tanto como un hombre inteligente al desarrollo de una empresa -pero para que eso suceda, hay primero que darse la oportunidad de demostrarlo.

En las instituciones, velando por que la educación sea accesible a todos, a todos los niveles: Necesitamos más niñas asistiendo a la escuela, culminando sus estudios, pero sobre todo teniendo la oportunidad y las ganas de poner en práctica sus conocimientos. Al mismo tiempo, conviene velar para que los contenidos y programas educativos sean redactados con imparcialidad y evitando los discursos polarizados o de inspiración amazónica que pueden volverse obstáculo para abordar el tema forma objetiva y desapasionada.
En la medida en que la igualdad de oportunidades vaya tomando lugar en las mentes de las nuevas generaciones, y se vuelva la norma y no la excepción, tanto mujeres como hombres tendrán tierra fértil para desarrollar sus capacidades. Bienvenida la meritocracia.

¿Cuál es la frase que resume su filosofía de vida, aquella que quisiera compartir con quienes vienen detrás?
Una frase sabia de mi abuela: “Si otros pueden, ¿por qué no yo?”. Pensé mucho en ella cuando me propusieron la responsabilidad de encargarme de los asuntos legales relacionados con las operaciones de Hanesbrands Inc. en 18 países (en ese entonces), y en 14 idiomas.

Estoy segura que si mi abuelita aún estuviera con nosotros, ya hubiera actualizado la frase para decirme que “No es porque los otros no pueden, que yo no voy a poder –o que al menos, no lo voy a intentar” (N.B. yo sé, mi frase es más larga: no heredé la capacidad de síntesis de mi abuela).

RELACIONADAS