Especiales
Fecha de publicación: 2018-08-20

Emilia Navas: La justicia que llegó del pueblo

Hay otro héroe popular en Costa Rica con el apellido Navas, con el nombre de Emilia en este caso: la fiscala general de la república que se ha convertido en el adalid de la lucha anticorrupción.

Por eyn.net

En un mundo machista, la carrera judicial no es ninguna excepción. Pese a que el Ministerio Público cuenta con un 56% de fiscalas, no ha sido habitual verlas en los puestos de toma de decisión, hasta que (casi por sorpresa) la nombrada fiscala subrogante accedió al cargo de fiscala general de la República, de manera interina.
En apenas tres meses de interinidad en el cargo empujó la lucha anticorrupción en Costa Rica con un terremoto a todos los niveles (con la reapertura de causas enterradas por la anterior cúpula del Poder Judicial, en la que están entremezclados altos intereses políticos y económicos del país, como el expresidente Óscar Arias, o el expresidente de Perú, Alejandro Toledo) y eso le hizo ganarse el favor del pueblo, que presionó tanto hacia una elección transparente del cargo que finalmente los magistrados realizaron una votación pública, en la que Emilia Navas se quedó en propiedad por los próximos cuatro años con el puesto.

“Más que lo que significa en forma personal, y más allá de la responsabilidad tan grande como jerarca de esta institución, lo importante aquí es lo que he podido hacer a partir del nombramiento para abrir las puertas y que haya igualdad de oportunidades para las mujeres en la institución”.

Desde el inicio de la fiscalía, los puestos de mando siempre estuvieron en manos de hombres, algo que está comenzando a cambiar, dando igualdad de oportunidades a hombres y mujeres. Para ello cree necesarias las políticas de cuotas, pero acompañadas de capacitaciones, preparación y estudios, ya que “de nada sirve que se abran oportunidades, cuando las mujeres no están preparadas”, unos procesos que ya se están dando en la institución.
Tiene un compromiso con las mujeres, y comenta que no importa haber sido la primera si no “preguntarme qué voy a hacer para abrir las puertas, romper el techo de cristal en esta institución, pero además tomar de la mano al resto de mujeres calificadas, y que asciendan conmigo, porque no se vale y no es justo que lleguemos las mujeres a estas posiciones y no hagamos nada por abrir el camino a las que vienen detrás, y eso pasa mucho”.
Navas es una fiel creyente de la batalla contra la corrupción que ha iniciado en Costa Rica, eso sí, también asegura que no se va a dejar presionar por nadie, ni por arriba, ni
por abajo: “Tras todo lo que ha pasado, y el desencanto y la desconfianza del país en el Poder Judicial, es comprensible que las expectativas sean muy altas, y que la gente tenga su
opinión de cómo deben resolverse los asuntos en el Ministerio Público.
Siempre he sido transparente, tan valiente voy a ser para investigar y resolver asuntos de corrupción y si tengo que acusar, hacerlo; pero igual de valiente voy a ser cuando tenga que tomar una decisión de tener que desestimar o archivar un asunto”.

IMG_3853(800x600)
La fiscala general cree que las mujeres tienen una sensibilidad especial para luchar contra la corrupción: “Somos sensibles, altruistas, arriesgadas por el rol que tenemos en nuestras familias. Estamos acostumbradas a tomar decisiones difíciles, a enfrentar cambios, a manejar
presupuestos”, lo que les da valentía para dar esa batalla. “Somos empáticas, eso nos obliga a cumplir bien con nuestra tarea, porque sabemos que al final la corrupción lo que
hace es distraer fondos que el Estado debería de usar para la salud, educación, oportunidades de trabajo, infraestructura… Y en el fondo tenemos un convencimiento de que no podemos permitirla”.
Navas cierra con un consejo para las jóvenes: “Que se preparen, que estudien si quieren avanzar, y eso significa habrá menos tiempo para diversión”. Porque nada hacemos si hay igualdad de oportunidades, pero al competir, no están tan capacitadas como los hombres.

¿Quién es?:
Fiscala General de la República, primera mujer en dicho cargo por la mujer: “El secreto está en que las mujeres nos ayudemos, no nos convirtamos en obstaculos entre nosotras mismas, y no pidamos permiso para las luchas”.
Convencida: “Mi compromiso es luchar contra la corrupcion dentro y fuera del Poder Judicial”.

RELACIONADAS