Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-18

María Mercedes Coroy: Actuar y respirar, igual desde Guatemala

No había concluido la educación básica y debutó como actriz en el aclamado largometraje ixcanul. Ahí emprendió el Vuelo...

Por Zaida Rojas Cabezas

Su cabello negrísimo, de largo eterno; ojos expresivos más negros que el cabello, labios destacados, una figura que parece frágil; esos trajes indígenas bordados, de
una belleza indecible y la expresión inocente de su cara. Todo en armonía para fijarlo eternamente en un largometraje.

Lea el especial completo: Mujeres Desafiantes de Centroamérica 2020

Creció en las faldas del Volcán de Agua, en la majestuosa Cordillera de Fuego de Guatemala. María Isabel nació en Santa María de Jesús, Sacatepéquez, tiene 26 años, pertenece al pueblo maya Kaqchiquel y su ocupación es actriz, más que probada. Además de interpretar a María en Ixcanul, fue Carmen en Bel Canto junto a Julianne Moore en el 2017 y otra María en el 2018 en la serie mexicana Malinche. Un año más tarde hizo de Alma en La Llorona.

¡Gratis! Descargue la edición especial de Mujeres Desafiantes

“Me apasiona la actuación, el constante aprendizaje que requiere, la perseverancia y la dedicación”, expresa Coroy. Desde niña manifestó su amor por la actuación, actuaba en cuanto espacio encontrara, en la escuela donde estudiaba y en el grupo pastoral indígena. Esa experiencia la llevó a Jayro Bustamante, el director de Ixcanul, y lo demás es historia.
Recibió el premio a la Mejor Actriz Internacional del Festival du Nouveau Cinéma en Canadá por su participación en Ixcanul. Ha sido la cara de varias campañas publicitarias, ha desfilado en pasarelas mostrando los trajes típicos regionales, ha sido portada en revistas y se ha convertido en embajadora de la mujer indígena.

El rol que ejerce en su medio lo considera muy importante por ser indígena y eso, por un lado, ha sido difícil para ella, y por el otro, un gran mensaje para la sociedad. “No importando los obstáculos que se nos atraviesen, nuestra fuerza y desempeño nos impulsa a llegar a la meta que queremos alcanzar y ser un ejemplo para las comunidades”, expresó la actriz. Lo más difícil de sus actuales proyectos ha sido interpretar personajes de distintos matices y diferentes idiomas, pero también lo considera gratificante.

“He aprendido mucho con cada personaje, Malinche me enseñó a interpretar diferentes idiomas mexicanos como el náhuatl, opoluca, maya yucateco y kaqchiquel”.

Sea parte de nuestro evento Mujeres Desafiantes, esta vez digital: Regístrese

SUEÑOS SUSPENDIDOS

“Sueño conseguir actuando a nivel internacional y, sobre todo, quiero abrir oportunidades a más mujeres que les guste la actuación, me comprometo a seguir siendo la voz de las mujeres, todas podemos hacer lo que tanto amamos a través del cine”, destacó Coroy.
La pandemia ha suspendido los sueños de muchos en el mundo y los ha obligado a cambiar de actividades. Lo mismo le ha pasado a Coroy. “Es difícil todo lo que está pasando ya que por la pandemia hay proyectos suspendidos, he tenido que reactivar actividades que casi ya no hacía, como ayudar a mi madre a vender en el mercado de Palin, Escuintla, entre otros trabajos que realizaba en casa”, contó. Sostiene: “Sigue habiendo discriminación y violencia contra la mujer, la niñez y la adolescencia; más ahora con esta pandemia”.

Su frase:

"El detonante que me impulsó a romper con todos los límites fue el amor al arte"

Isabel Coroy 2(800x600)

En sus propias palabras

¿En su día a día ¿Cómo define el rol que ejerce en su ámbito de acción?
Es un rol muy importante ya que soy indígena y eso ha sido un poco difícil pero también es un gran mensaje para la sociedad que no importando los obstáculos que se nos atraviese nuestra fuerza y desempeño nos impulsa a llegar a la meta que queremos alcanzar y siendo un ejemplo para las comunidades.

¿Por qué decidió involucrarse en el campo en el que actualmente se desempeña?
Desde pequeña me gustaba la actuación, participaba en obras de teatro tanto como en la escuela en la que estudiaba y en el grupo de pastoral Indígena, conocí a Jayro Bustamante y cuando tuve la oportunidad no la deje pasar para poder seguir mis sueños como actriz.

¿Cuánto le cambió la vida en estos tiempos de Covid-19? ¿Como está sorteando los obstáculos de la pandemia? ¿Se ha tenido que reinventar?
Es difícil todo lo que está pasando ya que por la pandemia hay proyectos suspendidos.
He tenido que reactivar actividades que casi ya no hacía, como el ayudar mi madre a vender en Palin Escuintla entre otros trabajos que relizaba en casa.

¿Qué piensa de los roles que cumplen las mujeres en Centroamérica y de los espacios alcanzados en nuestras sociedades? ¿Cuánto avanzamos, cuánto falta?
Las mujeres cumplen un rol muy importante ya que todas es difícil romper con paradigmas y estereotipos que nos encontramos en el transcurso del camino hay una ardua labor ya que lo que se ha alcanzado no es suficiente y sigue habiendo mucha discriminación y violencia contra la mujer, niñez, juventud y adolescencia. Más ahora con esta pandemia hemos tenido casos de acoso sexual y violencia psicológica.

¿Cuál fue el detonante que la impulsó a romper todos los límites y volar?
Mis padres siempre me dieron la oportunidad de hacer lo que quería, me apoyaron y siguen apoyando. El detonante que me impulsó a romper con todos los límites fue el amor por el Arte, esa pasión que desde niña fue creciendo dentro de mí.

RELACIONADAS