Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-18

Melissa Monge: El efecto multiplicador de la educación

Melissa Monge estudió comunicación y pronto se dio cuenta de que lo que le apasionaba comunicar era la responsabilidad social.

Por Daniel Zueras

Así que orientó su carrera por ese lado, en agencias y empresas. Pero en 2013 su actual socio, Pablo Jenkins, se cruzó en su camino y le propuso crear Ideas en Acción, una organización no gubernamental que trabaja en el ámbito de la innovación colaborativa, con diversos programas.

Lea el especial completo: Mujeres Desafiantes de Centroamérica 2020

Uno de esos programas es MenTe (Mujeres en Ciencia y Tecnología), que nació en 2015 para apoyar la inclusión de jóvenes en el ámbito de la ciencia y la tecnología, programa por el que han pasado ya más de 580 chicas de 15 a 19 años de contextos socioeconómicos vulnerables. Además, más de 120 mentores y 250 voluntarios han participado en el mismo. En 2021 MenTe lanzará su primera experiencia regional, en línea para toda Centroamérica.

Y ahora están empezando a cocinar uno de nueva masculinidad, para trabajar con hombres jóvenes sobre los roles masculinos. “Parte de mi día a día es pilotear y probar nuevas ideas para ver qué puede funcionar”, apunta Monge.

¡Gratis! Descargue la edición especial de Mujeres Desafiantes

Esta costarricense se muestra muy comprometida con el tema de preparar a las nuevas generaciones, principalmente a las socioeconómicamente más vulnerables, para
que puedan tener un futuro con buenas oportunidades.

La cofundadora de Ideas en Acción cree que Centroamérica ha avanzado mucho en términos de equidad, aunque “no me siento ni mínimamente satisfecha”. A su juicio, “hemos demostrado que los liderazgos diversos construyen y que verdad que no se podía seguir obviando a la mitad de la población; que si los tomadores de decisiones son exclusivamente hombres, pues hay un sesgo importantísimo en donde no vamos a poder avanzar. Creo que ha habido un avance importante, siento que poco a poco hay un despertar en algunos espacios, pero todavía hay demasiado por hacer”.

Sea parte de nuestro evento Mujeres Desafiantes, esta vez digital: Regístrese

Lo más difícil para Melissa ha sido la gestión de personas, de equipos, algo que nunca había hecho. Y también toparse con historias de vida muy duras: “Hemos tenido muchísimos casos de jóvenes con problemas serios de salud emocional, depresiones, que nos escriben para contarnos”.

Por contra, lo más gratificante ha sido ver cómo chicas que han pasado por el programa se han desarrollado después como universitarias y profesionales, y se acercan a darle las gracias por el trabajo realizado en MenTe, “es de mis momentos más emocionantes. Y ver a una de estas chicas exponer. Muchas veces me piden dar charlas y yo digo que yo la doy, pero con una o dos ‘MenTes’, para que ellas también cuenten su parte de la historia”. Porque considera fundamental para fortalecer el liderazgo femenino el hecho de crearle conciencia a ellas “de cómo pueden pasar la antorcha. Les digo: ahora ustedes son embajadoras de este tema. A usted le toca apoyar a otras. Creo en el efecto multiplicador”.

La frase:
"Centroamérica ha avanzado mucho en términos de equidad, aunque “no me siento ni mínimamente satisfecha”

RELACIONADAS