Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-18

María Ríos, la salvadoreña discípula de Warren Buffett

La salvadoreña es la dueña y CEO de Nation Waste, empresa que cuenta con cinco divisiones de negocio. Su mentor para conseguir éxito: Warren Buffet, a quien conoció en 2013.

Por Gabriela Melara - estrategiaynegocios.net

María, una joven de 13 años llegaba a Estados Unidos desde El Salvador con un objetivo en mente: Tener su propia empresa.

"Me llevaron de El Salvador a Estados Unidos, cuando tenía 13 años, por seguridad. Me tocó aprender el idioma y acompañar a mis padres mientras trabajaban, limpiando oficinas, cuando salía de la escuela. Entonces, yo me sentaba en una oficina, donde ellos limpiaban, y decía algún día voy a tener una oficina más bonita que esta, yo quiero ser líder. Me puse eso en la mente. Yo jugaba con tener mi empresa, nada de juguetes como los demás... Yo no pensaba en cómo peinarme, en cómo verme mejor. Yo estaba dando vueltas a mi cabeza para saber qué hacer, qué negocio hacer", resume al contar cómo empezó su idea de negocio.

María empezó en 1997, casada y con una familia formada - se casó muy joven-, a estudiar administración de empresas y al llegar el año final, como requisito presenta un plan de negocio, "yo lo hice en el reciclaje, enfocado en la basura. Bien detallado, todas las contingencias y requiere a un negocio bien hecho, todo porque yo quería hacer ese negocio. Yo trabajé con una empresa nacional que trabaja en eso y yo vi el potencial de negocio que tiene", dijo a Estrategia&Negocios.

Lea el especial completo: Mujeres Desafiantes de Centroamérica 2020

Ese plan de negocio cobró vida en 1999 con el nombre de Nation Waste, el cual ya reúne cinco divisiones de negocio: Recolección de desechos de grandes empresas y pequeñas, como centros comerciales; reciclaje, baños portátiles y seguridad laboral.

El capital con el que empezó fue de un cuarto de millón de dólares (US$250.000), el cual provino de un préstamo. Asegura que lo obtuvo gracias a las personas que creyeron en ella y apoyaron su idea.

Escuche el podcast con María Ríos

"Siempre me junto con personas que saben más que yo, ese es mi secreto, rodeándome de personas de las que puedo aprender", es la frase que rige su vida y con la que sigue los pasos de uno de sus mentores, Warren Buffett, a quien conoció en 2013, cuando la nombran Most Powerful Women Entrepreneurs (de la revista Fortune y CNNMoney’s). Al conocerla, el cerebro detrás de Berkshire Hathaway, le dijo: "María tú haces que la basura brille", recuerda la salvadoreña, que también ha estado junto a los tres últimos presidente de Estados Unidos, quienes han reconocido la labor que hace por el ambiente, por su estado, Texas, y por su firme negocio.

¡Gratis! Descargue la edición especial de Mujeres Desafiantes

"A mí, me encanta conversar con él (Buffett), lo encuentro en las reuniones anuales, porque ya perteneces al combo con el nombramiento, y te llama por tu nombre, lo encuentras ahí y tú eres salvadoreña, latina, de familia humilde y sobresales ahí. Es un orgullo", agrega.

María ha viajado por el mundo hablando sobre su negocio y contando su historia de superación, pero también, ofertando su último emprendimiento, un casco que está pensando en seguridad laboral, éste cuenta con sensores que te adviernten de accidentes laborales o si tu salud está en riesgo, porque llevas mucho tiempo en el sol o porque no has tomado un descanso.

"Esto nace porque no me canso de innovar. Este casco, es mío, soy la dueña de la intelectualidad, nació viendo a mis empleados, porque la seguridad es importante. También, veo mi reloj, que me dice que me levante porque ya llevas mucho tiempo sin caminar, me dice mi latidos, mi temperatura... Dije, la tecnología te dice todo y qué tal si aplico tecnología para dar seguridad a mis colaboradores y armé un plan de negocios. Empecé con cuatro maneras, ahora ya voy con una más.

Sea parte de nuestro evento Mujeres Desafiantes, esta vez digital: Regístrese

La idea de Ríos, que cuenta con el apoyo de la tecnológica IBM, es poner los sensores en diversos puntos del cuerpo para que indique si se está próximo a un accidente laboral o si no hay una adecuada hidratación o se tiene riesgo de insolación. Incluso, estos sensores se pueden adaptar para medir el tráfico o el flujo de personas.

Con los protocolos establecidos por el covid-19, María empezó a implementar esta tecnología para contribuir a aeropuertos, puertos para medir afluencias, temperaturas, todo porque “se pararon los trabajos que son relacionados a la seguridad, es decir, construcción, petróleo, todos ellos estaban en casa. Se cayó, por el momento”.

"Yo estoy en basura sólida, reciclaje, pero el negocio puede crecer, imagina si yo me voy a los derivados, desechos médicos y otros, eso me llamó la atención... También en un viaje a la India vi cómo hacen biocumbustible de desperdicios, y así voy. Pensando cómo innovar", reflexiona la empresaria al ser cuestionada si se ha planteado ¿Cuándo es el momento en el que María parará?

Mientras sigue impulsando su negocio, Ríos también busca empoderar a la mujer. "Los hombres, algunos no todos, creen que uno no puede ser más que servir el café, pero sí. (Para mí) Es difícil, porque estás ahí, en un negocio dominado por hombres, pero si crees en tí misma estás hecha, si crees en tí misma, entonces, ya vendiste tu producto. Porque tienes esa fuerza, esa solidez. Yo soy sólida y mi visión es amplia", enfatiza.

Enfrentando el covid-19 y ayudando a los hispanos

También, busca retribuir el apoyo que recibe de sus vecinos y colaboradores, en la pandemia del covid-19, instaló un sitio de pruebas en Houston, con apoyo del Sistema de Salud de Houston, la Ciudad de Houston y el Condado de Harris.

"Puse un centro de prueba covid, donde no se te pidan documentos, que solo te pidan nombre y contacto para el resultado. Esto lo hice porque vi que la comunidad hispana era la más impactada por el covid-19 y no habían espacio de ayuda", indica.

Conozca más sobre las Mujeres Desafiantes y sus ediciones anteriores

“Nosotros como empresa esencial tuvimos que dar servicios a empresas, incluso que no eran nuestros clientes, pero enfocado a los baños portátiles. Imagina, el 44% de empresas fueron catalogadas no esenciales, entre ellos centros comerciales, tiendas, que nosotros somos sus recolectores de desechos. Hemos batallado bastante, siguiendo protocolos y, gracias a Dios, otros clientes creyeron en nosotros y nos hicieron salir victoriosos”, recuerda.

Con una agenda llena de viajes para seguir contando su historia paralizada decidió cambiar la modalidad pero seguir llevando mensajes positivos. “Tenía viajes para la India y otros lugares, todo parado, entonces, me dispuse a seguir vía Zoom y ayudar a empresas, niñas, profesionales. Incluso, hasta un reconocimiento recibí en esta nueva normalidad. Me siento muy honrada y con el compromiso de seguir inspirando”, dijo en una entrevista vía Zoom a Estrategia&Negocios.

Ríos, que también está representando a los empresarios ante el Congreso (como concejal), busca la manera de ayudar a los pequeños y medianos empresarios que se han visto afectados por los cierres derivados de la crisis del covid-19.

El Salvador sigue estando en su corazón, razón por la cual también está involucrándose en ayudar a salvadoreños en Houston y tiene la idea de regresar (cuando se pueda viajar) para contribuir a la economía del país.

“Yo sueño con que El Salvador sea un país ejemplo para otros de la región”, enfatiza.

Frase destacada

Siempre me junto con personas que saben más que yo…Rodeándome de personas de las que puedo aprender.

RELACIONADAS