Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-16

María Mercedes Somarriba: En la primera línea del combate al Covid-19

La pandemia de la Covid-19 y su participación en el Comité Científico Multidisciplinario Nicaragüense, le han hecho retomar su pasión por la enseñanza, la misma que experimentó como docente universitaria durante casi 30 años.

Por Roberto Fonseca, estrategiaynegocios.net

María Mercedes Somarriba, médico pediatra infectóloga, funge como una de las voceras del Comité Científico Multidisciplinario, que un grupo diverso de profesionales formó en marzo pasado, cuando la pandemia de la Covid-19 asomó en el país y la población estaba ávida y necesitada de información confiable y pertinente.

“Decidí involucrarme en el tema de la pandemia para devolver a la sociedad nicaragüense, el conocimiento y las oportunidades que he tenido en mi vida profesional, de esta manera he colaborado en un tema desconocido por todos y retador”, refiere.

Como pediatra infectóloga en el Hospital Vivian Pellas, atiende a niños y niñas complicados de Covid-19. En su especialidad, ella es la delegada de Nicaragua para la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE). Su trayectoria profesional es impresionante.

Trabajó como médico pediatra Infectóloga en el Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera de Nicaragua por 22 años; fue también Coordinadora en prevención y control de infecciones por 11 años; impulsó el desarrollo de la bacteriología con tecnología moderna en el mismo centro hospitalario en la capital nicaragüense. Además, fue la Infectóloga de los niños con cáncer por 22 años.

En su hoja de vida destaca que también trabajó en la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (APROQUEN), durante 10 años como Infectóloga de niños, niñas y adolescentes víctimas de quemaduras graves. Cursó una Maestría en Mindfulness en una universidad de España y se ha propuesto estudiar Mindufulness para niños y adolescentes, para brindar una medicina integrativa. Practica yoga y como pasatiempo: dibuja y pinta.

Por su experiencia y conocimientos sobre el Coronavirus, con regularidad es invitada a presentarse en espacios de noticias y de opinión en medios televisivos, para brindar entrevistas y/o consejos preventivos.

“Ha sido un reto poner en palabras sencillas la información científica para la población sobre Covid-19, con el objetivo de llevar el convencimiento para que se cumplan las medidas de prevención y poder mitigar la pandemia desde el hogar, desde el trabajo, desde cada persona”, valora. “Los momentos más gratificantes han sido cuando hemos visto a la población realizando auto cuarentena para evitar el contagio, ya que no ha habido un llamado al confinamiento o cuarentena de forma general en Nicaragua”, asegura.

“Esto responde al esfuerzo en conjunto de la sociedad civil, que hemos trabajado arduamente como equipo en todos los medios de comunicación para el bien de la sociedad nicaragüense”, concluye.

En sus propias palabras

¿En su día a día ¿Cómo define el rol que ejerce en su ámbito de acción?

Como médico, veo pacientes y leo artículos científicos todos los días porque COVID-19 es una enfermedad nueva. Cuando estoy leyendo siempre me estoy imaginando cómo puedo trasmitir el conocimiento más importante y de forma sencilla a la población para el beneficio de todos.

¿Por qué decidió involucrarse en el campo en el que actualmente se desempeña?
Pienso que soy una educadora natural, yo estuve durante 10 años de forma continua haciendo educación en salud en medios de TV y siempre cuando hablo me imagino a la persona que me escucha y trato de ser sencilla en mis palabras. Decidí involucrarme en el tema de la pandemia para devolver el conocimiento y las oportunidades que he tenido en mi vida profesional a la sociedad nicaragüense, de esta manera he colaborado en un tema desconocido por todos y retador.

¿Qué ha sido lo más difícil y lo más gratificante de sus actuales proyectos?
Lo más gratificante es saber que llevo el conocimiento de la enfermedad así como la prevención a los hogares nicaragüense y recibo comentarios muy positivos de gratitud por la información dada. En mis proyectos actuales no he sentido nada difícil porque los vivo y disfruto con mucha alegría.

- ¿Cómo es su día a día combatiendo los efectos de la pandemia? Sus momentos más retadores, y los más gratificantes.
Hay varios momentos retadores: Uno fue estar lista con todo el conocimiento posible y disponible para identificar y atender casos complicados de COVID19 en los niños y las niñas; ya que se trata de una enfermedad nueva.
Otro reto es que cuando se publica una información nueva e importante de la pandemia y algún medio de comunicación quiere que hable del tema de forma inmediata; entonces encuentro el tiempo para informarme y busco artículos científicos que soporte la información que el medio de comunicación me ha solicitado.

Ha sido un reto poner en palabras sencilla la información científica para la población con el objetivo de llevar el convencimiento para que se cumplan las medidas de prevención y poder mitigar la pandemia desde el hogar, desde el trabajo, desde cada persona.
Los momentos más gratificantes han sido cuando hemos visto a la población realizando auto cuarentena para evitar el contagio, ya que no ha habido un llamado al confinamiento o cuarentena de forma general en Nicaragua. Esto responde al esfuerzo en conjunto de la sociedad civil, como lo es el Comité Científico Multidisciplinario, que hemos trabajado arduamente como equipo en todos los medios de comunicación para el bien de la sociedad nicaragüense en esta pandemia. -La gran enseñanza y los grandes retos que a nivel personal y como profesional le deja esta pandemia.
También es gratificante saber, sentir y vivir que lo más importante en la vida es la preservación de la misma vida para mi familia, para la población y para mí. También reconocer mi capacidad olvidada de que soy capaz de enseñar y colaborar para ayudar a preservar la vida a través de los medios de comunicación que me han dado esta oportunidad.

Ser parte y trabajar en el Comité Científico Multidisciplinario de Nicaragua frente a la pandemia, que fue formado hace 7 meses, el cual surge para servir a la población Nicaragüense, esto ha significado para mí que se puede trabajar en equipo, desde la distancia, coordinadamente, con entusiasmo, con amor, con afinidad, hemos brindado un servicio colectivo sin fines de lucro. Por otro lado, algunos tenemos diferentes experiencias profesionales y por primera vez nos estábamos conociendo y juntando como equipo con la única misión de dar a la sociedad el conocimiento científico de la COVID19, la prevención y el manejo de las consecuencias psicológicas.

El reto es continuar con esta misma labor educativa de prevención, dirigida a otras enfermedades infecciosas que son comunes en nuestros países latinoamericano.

En la pospandemia, la nueva fase que iniciamos ¿Cuáles cree, desde su experiencia, serán sus mayores retos?

Desde hace años he visto que la sociedad en general está en crisis mental y emocional donde ha dominado un mundo exterior excelentemente maquillado y quizás hemos abandonado nuestro mundo interior por la impresión que marca el mundo exterior, lo cual se traduce en enfermedades de forma general.

Por lo anterior decidí hacer una maestría en mindfulness con una universidad de España para conocer mas del mundo interior y aplicarlo a mi vida cotidiana y a la vez poder brindar una medicina integrativa para mis pacientes y familia.

Ahora me propongo estudiar mindfulness para niños y adolescentes con el objetivo de brindar una medicina integrativa desde la pediatría y ayudar a los padres, niños y adolescentes con otros conocimientos y herramientas que ayuden a sanar a los pacientes pediátricos.

Pretendo seguir con el Comité Científico Multidisciplinario y desde ahí seguir colaborando con otros temas de la medicina y la sociedad.

RELACIONADAS