Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-16

Suyapa Sosa: Fuerza ante la fragilidad de la vida

La doctora Suyapa Sosa es la jefa del Servicio de Neumología del Instituto Nacional Cardiopulmonar de Honduras, y desde esa trinchera libra a diario una batalla para salvar la vida de quienes se han contagiado con el virus.

Por Zayra Rojas, estrategiaynegocios.net

Su trayectoria dio inicio en 1986 como médica general del Instituto Hondureño de Seguridad Social. Un momento clave, trascendental en la historia de vida de la doctora Suyapa Sosa fue “el día que se nos notificó oficialmente el rol que nuestro hospital jugaría en el manejo de esta pandemia ante los casos más graves del país y estar consciente de la posibilidad de morir en esta lucha”, recuerda.

Desde entonces, cada día, después de “salir de casa, agradecer y encomendarme a Dios y a mi familia, ingreso más temprano que de costumbre al hospital y rogamos por encontrar a nuestros pacientes”. Una vez que llega a su trabajo, procede a colocarse el equipo de bioseguridad y a revisar a cada uno de los pacientes, platica con ellos y les da ánimo para que sigan luchando.

“Los momentos más retadores son evitar el contagio cada día y que nuestros pacientes logren pasar 24 horas con lo que se dispone”, dice una médica que es testigo
de las carencias que sufren los servicios de salud en Centroamérica. Pese a ello, encuentra muy gratificante oír las palabras de agradecimiento de un paciente ante el esfuerzo que se le ha dedicado a su curación y ver sus ojos de felicidad cuando es entregado a su familia.

El personal de salud de los hospitales también forma parte de un núcleo familiar y vive en carne propia los riesgos que implica su carrera. “En esta lucha he debido sacrificar la vida familiar, alejarme de la gente que amo para evitar ser fuente de infección para ellos, esto ha sido duro y solitario, por eso valoro cada momento que logro compartir, aunque sea de manera virtual”, expresó Sosa.

Las grandes enseñanzas que esta crisis sanitaria le ha dejado a la doctora: “Las cosas materiales no tienen importancia si no hay salud ni con quién compartir la vida, se logra adquirir una gran fortaleza y sacar lo mejor de una al creer en una misma, el reto es no olvidar la fragilidad de cada día y no olvidar a los sacrificados”.

Los retos se intensifican ante la falta de apoyo gubernamental, Sosa estima que no ha habido interés por parte de las autoridades sanitarias de su país para fortalecer la salud pública. Se ha demostrado “ el pésimo abordaje y falta de liderazgo de nuestras autoridades gubernamentales, su incapacidad, desinterés y corrupción”, expresó. En su criterio, se debió integrar un equipo multidisciplinario formado por representantes del gobierno, las fuerzas vivas del país, la sociedad civil, el Colegio de Médicos y las empresas privadas para planificar un plan estratégico y dar responsabilidades a cada actor.

La fuerza de la doctora Sosa la demostró cuando abrió el posgrado en Neumología al descubrir que no había relevo generacional en neumología en el país. y formando a sus tres hijos bajo los principios de honradez, humildad, integridad y perseverancia.

En sus propias palabras

¿Por qué decidió involucrarse en el campo en el que se desempeña?

La jefatura no fue algo que deseara, sino más bien fuen una necesidad en un momento muy crítico de la pandemia anterior de H1N1 en 2009. Me tocó liderar en un momento inicial. Soy una mujer que cree en lo que hace y que se hace para beneficiar a una población necesitada.

¿Qué ha sido lo más difícil y lo más gratificante de este camino?

Lo más gratificante es que se reconozca ese esfuerzo y sacrificio que se hace en el diario vivir es para el bienestar de otros. Eso no tiene precio.

¿Cuánto le cambió la vida en estos tiempos de Covid-19? ¿Como está sorteando los obstáculos de la pandemia? ¿Se ha tenido que reinventar?

La vida definitivamente ha cambiado en este tipo de Covid-19. Hay más tiempo para autonalizarse y reafirmar lo invaluables de muchas cosas que se tenían siempre. Desde hace años, valoro cada día de vida. Desde que le prometí a Dios no quejarme, lo he cumplido.

¿Qué piensa de los roles que cumplen las mujeres en la actual crisis sanitaria en Centroamérica?

Las mujeres deben tener más oportunidades en todo. Somos más organizadas, perfeccionistas, luchadoras y perseverantes. (...) Mis hermanos y yo fuimos criados por una mujer que quedó viuda muy joven y nos sacó adelante con su esfuerzo y valentía. Eso nos dejó una huella profunda a mis hermanos y a mí.

¿Como es su día a día combatiendo la pandemia?

Antes de salir de casa, agredecer y encomendarme a Dios y a mi familia ingreso más temprano que de costumbre. Rogamos encuentrar a nuestros pacientes. Procedemos a colocarnos el equipo de bioseguridad y a revisar a cada uno de los pacientes. Platicamos con ellos, les animamos a seguir luchando.

Los momentos más retadores es evitar el contagio cada día y que el paciente lograr pasar 24 horas con lo que se dispone. Los momentos más gratificantes es oir las palabras de agradecimiento de un paciente ante el esfuerzo dedicado a su curación y sus ojos de felicidad al ser entregados a su familia.


¿Cuál es su opinión de la manera como desde sus gobiernos/sistemas de salud se ha abordado y gestionado esta pandemia? ¿Qué debería mejorar?

La falta de interés del Gobierno en fortalecer la salud pública cobró su cutoa. No ha habido mejor ocasión para demostrar el pésimo abordaje y falta de liderazgo de nuestras autoridades gubernamentales. Su incapacidad, desinterés y corrupción quedó plasmada en la mayoría de sus acciones. Mentiras repetidas diariamente para calmar la ansiedad. Se debió integrar un equipo multidisciplinario entre Gobierno, fuerzas Vivas, Sociedad Civil, Colegio Médico, empresa pirvada para planificar un plan estratégico y dar la responsabilidad a cada actor para ejercer su parte.

En la pospandemia, la nueva fase que iniciamos ¿Cuáles cree, desde su experiencia, serán sus mayores retos?

Aceptar que probablemente ese ritmo de vida y esa normalidad a la que estábamos acostumbrados no volverá. Reorganizar esa zona de comfort anterior será un reto.

RELACIONADAS