Especiales
Fecha de publicación: 2021-11-20

Mireya Moscoso: La panameña que rompió techos de cristal políticos

Diez años después de estar en el exilio, regresó a su natal Panamá, donde emprendió un camino político que la llevó a convertirse en la primera Presidenta de la República.

Por Luis Alberto Sierra, E&N

Corría el año de 1946 en Pedasí, un distrito panameño ubicado en la punta sur de la península de Azuero, en el seno del hogar formado por Plinio Moscoso y Elisa Rodríguez nació Mireya Elisa Moscoso Rodríguez, quien creció en su pueblo al lado de sus cinco hermanos.

¿Se imaginaría esa niña que años después ella estaría rompiendo paradigmas, convirtiéndose en la primera mujer en ser Presidenta de Panamá y recibir de Estados Unidos la entrega oficial del Canal, un hito histórico producto de la lucha de miles de panameños que por generaciones habían esperado retomar el control? Fue con tan solo 22 años que Moscoso enfrentó uno de los momentos más angustiantes de su vida, luego del Golpe de Estado impulsado por la Guardia Nacional, Moscoso se vio obligada a exiliarse, junto a su esposo el Dr. Arnulfo Arias -quien fuese Presidente en tres ocasiones-, en Miami, donde terminó sus estudios universitarios en el Miami Dade College.

A su regreso del exilio 10 años después y tras el fallecimiento de su esposo, continuó y expandió su legado político. Como miembro fundador y presidenta del Partido Arnulfista en 1999 obtuvo una victoria que la convirtió en Mandataria.

“Ser la primera mujer en llegar a la silla presidencial en mi país no fue fácil pues no teníamos un partido consolidado. Tuvimos que inscribir el Partido Arnulfista, después postularme a dirigir el partido y finalmente ir a las elecciones presidenciales. Este ha sido mi principal logro”, contó Mireya Moscoso.

Nunca sintió que su condición de mujer fuera un obstáculo en su vida profesional y política, su norte siempre estuvo dirigido en llegar a la Presidencia y dedicarse a ayudar a la mayor cantidad de panameños posibles. Sin embargo, confesó que ser mujer en la política sí trae consecuencias, pues la familia sufre las descalificaciones y las críticas; se inmiscuyen en la vida privada y por ser mujer, la barra es más alta.

“Las barreras nunca me detuvieron, me atreví a correr a un puesto político y sabía que tendría que lidiar con muchos aspectos negativos, así como ataques injustos y machistas. Creo que lo más importante es nunca ver una barrera al frente, sino superarla y enfocarse”, contó a E&N. Actualmente, Moscoso es presidenta de la Fundación Museo Arias Madrid, institución que busca fomentar la cultura y la educación en el país canalero y preservar el legado de los hermanos exPresidentes Arnulfo y Harmodio Arias Madrid.
Desde hace 33 años es la Gerente General y propietaria de la empresa cafetalera ARKAPAL S.A., la cual exporta el Café Princesa Janca, marca con 70 años de historia.

La expresidenta Moscoso está convencida de que las mujeres en América Latina y en especial en Panamá, ven afectadas sus oportunidades en la política por la falta de acceso a recursos económicos, pero también es una realidad que ya no están detrás de la puerta esperando. Hoy los índices de escolaridad femeninos son altos, muchas están ejerciendo posiciones profesionales y tradicionalmente ocupadas por hombres.

Hoy aquella niña que nació en Pedasí ha cumplido sus metas, ahora sigue en la Finca cafetalera en Boquete, con el café de su esposo, el Café Princesa Janca y continúa desarrollando actividades para la Fundación. “Aspiro a que el país siga avanzando como lo ha hecho hasta ahora”.

Frase:

“Aspiro a que más mujeres se atrevan a correr y que se apoyen las unas a las otras, que no se descalifiquen y que sean sus mejores aliadas, algo que no recibí durante mi inicio en la política”.

RELACIONADAS