Especiales
Fecha de publicación: 2021-11-18

Dianne Medrano Valerín: Su camino a la equidad en una industria dirigida históricamente por hombres

Apasionada en todo lo que hace, le encantaría ser ejemplo para las generaciones que vienen, invitarlas a que crean en sí mismas y que rompan con todas las limitantes.

Por E&N para Centenario Internacional

Dianne Medrano Valerin, Gerente General de Centenario Internacional, forma parte del grupo de mujeres que continúan forjando un camino hacia la equidad, no sólo como líder en la empresa a la que representa sino creando espacios de inclusión para otras mujeres.

“Como Gerente General y Directora de Marketing tengo retos muy interesantes constantemente, me enfoco en llevar a cabo el desarrollo integral de todas las aristas de la compañía; buscar la manera de mejorar constantemente; eficientizar procesos; tener un clima laboral en donde la gente se sienta feliz con lo que hace; reinventar la experiencia de nuestras marcas hacia el consumidor y asegurarme de llevar la compañía al siguiente nivel”.

Cuando se refiere a sus claves personales para escalar y alcanzar el liderazgo, Dianne Medrano se autodefine como apasionada en todo lo que hace, una perfeccionista en auto terapia constante, convenciéndose de que lo perfecto es enemigo de lo bueno.

Descargue la revista mensual Gratis

Me considero una persona que escucha y toma en cuenta todas las opiniones, lo más interesante de los seres humanos son las características que nos hacen únicos, que nos hacen poder aportar desde diferentes ángulos de percepción y que nos permiten co-crear para obtener resultados distintos en situaciones o retos semejantes. La co-creación es mi obsesión como profesional”.

Al referirse a cómo se han enfrentado a la nueva realidad, la gerente señala que la pandemia ha trasformado el entorno de trabajo y precisamente el papel de las mujeres ha destacado en esta transformación.

“Las mujeres cumplimos múltiples papeles en la sociedad, el enfrentar una pandemia nos ha sobre exigido en todos los ámbitos, tanto laboral como familiar”, opina.

“Hemos tenido que vencer los miedos por nosotras mismas y por quienes dependen de nuestras acciones; tener fe ante un escenario lleno de incertidumbre y hemos sacado la fortaleza, la resiliencia y el positivismo para llevar adelante todas las tareas”.

Para Dianne, en este tiempo, fue necesario transformar en oportunidades cada situación retadora.

Fue esencial tener claras las ventajas competitivas de la empresa, entender las situaciones de los clientes, leer continuamente el mercado y escuchar al consumidor.

Centenario Internacional, la casa de ron centenario, es una empresa en donde el personal femenino juega un papel fundamental, tanto en la toma de decisiones como en las operaciones de cada día.

Marcan un precedente afrontando constantes retos en la industria de destilados, la cual usualmente está liderada por hombres.

Institucionalmente han seguido un proceso de sensibilización interna con las jefaturas para que las contrataciones se basen en factores de competencias y no por género, guiadas por un manual de comportamiento que incluye un apartado sobre la inclusión de género.

Se promueven políticas de recursos humanos flexibles y que permitan el equilibrio entre la vida personal y la profesional, a través de herramientas como el teletrabajo, los horarios flexibles, beneficios para la maternidad y paternidad, horarios reducidos o tareas compartidas entre colaboradores.

Asimismo, incentivan y ponen en marcha estrategias para garantizar una fuerza laboral con equidad de género.

Además, como parte de su política de negocio promueven la creatividad y la innovación de los equipos de trabajo, mediante la incorporación de mecanismos para que la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres se incluya como principio básico de la organización.

Trabajan en la promoción de masculinidades positivas entre los colaboradores, impulsando la participación de los hombres en las responsabilidades familiares, como la educación de los hijos e hijas, así como las tareas domésticas.

Dianne señala que le encantaría ser ejemplo para las generaciones que vienen, invitarlas a que crean en sí mismas, a que rompan no solo techos de cristal sino paredes de concreto con su inteligencia y tenacidad.

RELACIONADAS