Mujeres Desafiantes
2022-03-24

Shantall Lacayo, la nica que hizo historia en el reality de moda de EEUU

Es la primera mujer latinoamericana en ganar Project Runway, la competencia de diseño de moda referente a nivel internacional.

Por Claudia Contreras, E&N

Cuando Shantall escuchó a Nina García decir: “Creemos que la ganadora tiene todo para hacerse un nombre sólido y una marca que puede durar por muchos años. Y esa diseñadora es: Shantall Lacayo” no escuchaba. Se puso a llorar antes, durante y después de ese anuncio. Minutos antes del veredicto de los jueces de Project Runway Temporada 19 tuvo un momento con ella misma, “algo me decía que iba a ser la ganadora. Yo me sentía internamente satisfecha de que había hecho un excelente trabajo”, dijo a E&N.

Después del veredicto, “solo me decía a mí misma: ¡lo logramos! Era como hablar con esa niña de 11 años que no ganó, que sufrió, fue como un sentimiento curador más que de ego fue curar tantos años de trabajo”. Shantall está acostumbrada a escuchar NO con su diseño.

Shantall está acostumbrada a escuchar NO frente a sus propuestas de diseño. “Detrás de cada NO hay un aprendizaje. Se me ha dicho: demasiado colorido, demasiado latino, demasiadas flores. (...) por eso es que la colección Heritage es de las más sobrias que hayas visto, fue pensada escuchando todos esos consejos”. Su colección Heritage es el resultado de su búsqueda personal sobre qué legado quiere dejar. El programa la obligó a pensar en su legado, ahí dejó su ADN como artista. “Es lo que quieres dejar, así como Coco Chanel tiene su legado sin importar que ya no está, es para entender cuál es la estética sin importar que ya no esté”.

Hace 11 años, esta diseñadora nicaragüense también llegó a la final de Project Runway Latinoamérica. Quedó de segunda finalista contra el colombiano Jorge Duque. Pero revirtió esa historia.

En 2022, Shantall ganó Project Runway con una colección que se inspiró en Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, dios referente en la cultura mesoamericana, y en la arquitectura Art Deco de Miami, presente en sus edificios más icónicos. Quetzalcóalt está muy presente en esta colección: pantalones, chaquetas, faldas. Incluyó también su primera colección de joyería que se realiza en Taxco, México, y será lanzada en este primer semestre.

Cómo le cambió la vida

Después de convertirse en la primera latinoamericana en ganar la competencia, respondió: “Estamos llenos de trabajo, con productos totalmente vendidos, todas las órdenes son en preventa”, compartió Shantall.

En paralelo, la marca Shantall Lacayo comenzó una reestructuración de su inventario y la diseñadora se prepara para crecer. Tomó un curso intensivo de cómo manejar un negocio a escala global, se prepara en finanzas. Suma a su día a día múltiples reuniones, entrevistas con la prensa, y reuniones de seguimiento con CFDA (el Consejo de Diseñadores de Moda de EEUU, por sus siglas en inglés).

Los próximos pasos serán: definir una hoja de ruta para hacer crecer la marca y recibir a los clientes nuevos de todos lados del mundo. La diseñadora está lista para todos los retos que vienen.

“Me siento muy orgullosa como latinoamericana por haberme expuesto en esta competencia en EEUU que es muy reñida en EEUU, con personalidades y participantes de todos lados del mundo, que han estudiado en escuelas super importantes te hace valorarte más. De repente cuando uno viene de América Latina y pensás: voy a participar en este reality show de EEUU, y hay gente que estudió en las mejores universidades de Europa o de EEUU. Es una visión del mundo diferente haber nacido en un país tan grande como este. Uno de repente duda si viniendo de Latinoamérica vas a poder tener el conocimiento y las herramientas, las fortalezas para poder avanzar”. Los meses de pausa en Project Runway lejos del ruido de la familia, del hogar, la hicieron dejar e inspirarse. “No teníamos acceso a nuestras familias. Sufrí por eso, pero traté de tomarlo como algo a favor. Sabía que esta experiencia no se iba a repetir, la viviría una sola vez”.

Su más reciente historia con Project Runway comenzó en marzo de 2020 cuando fue contactada por productores de Estados Unidos para competir en la temporada 19. En la recta final de la temporada, Lacayo luchó contra otras participantes como la estadounidense Chasity Sereal, la mexicana Coral Castillo y la rusa Kristina Kharlashkina.

Previo a este concurso, Shantall estaba basada en Miami. Desde sus redes sociales ha visto cambiar las estadísticas de sus seguidores. Hoy hay un 50% que viene de Latinoamérica, y un 50% de EEUU.

Cada pieza Shantall Lacayo se hace a mano, con manos nicaragüenses. A lo largo de su experiencia en el concurso, sus clientes han tenido que esperar mucho por sus piezas. “He tratado de tener contacto directo con cada cliente, que la gente sepa que la pieza que van a recibir tiene todas las horas de mano de obra, que va a recibir la calidad que buscamos. (...) El resultado ha sido positivo. Las clientas siguen comprando. Es lindo escuchar mensajes inspiradores de Chile, Costa Rica, Guatemala, hay gente de Argentina, Panamá, Colombia. Nos han comprado mucho de Canadá, desde EE UU, Wisconsin, Alabama, Philadelphia”.

Créditos fotos: Yorch SansEstilista Juanita CraryModelo Julia Pórtela

¿Seguirá produciendo en Nicaragua?

Sí y no. “El corazón de la marca es Nicaragua. La artesanía, la mano de obra latinoamericana, la colaboración con artesanos, la importancia de tener un equipo de trabajo donde haya conciencia social de quién está detrás de tu marca, quién está trabajando tu producto garantizando que estas personas trabajen con sueldo adecuado, con condiciones de trabajo adecuado. Es toda la historia que representa la marca”, relató.

Pero Shantall quiere apuntar a tiendas departamentales en Estados Unidos, a masificar su mercado en línea. “Representa también tener al mismo tiempo una producción tercerizada. Estamos considerando si va a ser China o Colombia”.

En el corto plazo, habría dos tipos de prendas: un producto comercial y otro de alta costura. “Todo dependerá del producto que queremos realizar. Estoy en este proceso. Nicaragua siempre está”. En el corto plazo, habría dos tipos de prendas: tener un producto comercial, y un producto de alta costura. “No me gustaría perder ese producto que lleva en manos de artesanas. No me molestaría quedarme con productos pre order y que la gente que lo pide sepa que se va a dilatar en recibir su producto pero porque hay un equipo detrás trabajando en una pieza especialmente para ella y que está hecha a mano”.

Ahora trabaja en una colaboración de una marca de pañuelos de seda basada en Nueva York, pero que producen en China. Está dirigido a ambos mercados. “Todos sabemos que China es uno de los mercados más masivos, es uno de los mercados más importantes potenciados a nivel mundial. Es una línea de tipo producto, nos va a permitir darnos a conocer en China, dirigirnos a ambos mercados”.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE