Especiales
Fecha de publicación: 2014-10-02
Los datos dejan de ser sólo datos para convertirse en información de valor y en el material necesario para definir y ejecutar una estrategia de negocios idónea asegurando alcanzar el target buscado. (Foto: Cortesía).

La revolución Big Data

Las empresas deben sacar mayor provecho a toda la información para controlar y modelar sus negocios.

Por: Carlos Bolívar*

¿Sabías qué en 60 segundos se ven más de 5 millones de videos en youtube, se realizan más de 88.000 llamadas a través de Skype, se ponen más de 433.000 trinos en Twitter y se realizan más de 2,66 millones de búsquedas en Google? ¿No? ¡Pues es cierto! Y es tan sólo una pequeña muestra del caudal de información que se genera en todo el mundo a través de internet en tan sólo un minuto.

Partiendo de esta realidad, y de la necesidad de sacar el mejor provecho de esta información, en los últimos años ha venido adquiriendo fuerza el término Big Data entendiéndose éste, técnicamente, como el conjunto de herramientas informáticas dedicadas a la gestión y análisis de grandes volúmenes de datos.

De ahí que en la actualidad las empresas utilicen los datos para modelar y controlar sus negocios. Las compañías son cada vez más conscientes de que este gran flujo de información ofrece una oportunidad de obtener una visión más amplia y profunda de lo que sucede en el mercado. El correcto análisis de los datos e información que navega por la red, ayuda a tener un acercamiento a los usuarios y consumidores, sus gustos y preferencias, y poner a su disposición exactamente lo que necesitan.

Es una realidad indiscutible que el usuario ha evolucionado y es cada vez más exigente; demanda servicios personalizados y no quiere ser molestado con ofertas que no sean de su interés y el reto de las compañías es buscar todas aquellas herramientas que les ayuden a mantener la satisfacción de sus consumidores. Al final, una buena experiencia del consumidor es la clave de la fidelización de los clientes.

Para ello, adquirir, organizar y analizar los datos es la clave, y el Big Data es la herramienta que lo hace posible. ¿Cómo funciona? Primero se hace una captura de los datos más relevantes según las necesidades específicas de cada negocio. Luego, esta información se organiza de acuerdo a las características propias de los datos recogidos lo que permite realizar un análisis minucioso y hallar patrones de consumo correctos.

De esta manera, los datos dejan de ser sólo datos para convertirse en información de valor y en el material necesario para definir y ejecutar una estrategia de negocios idónea asegurando alcanzar el target buscado.

Así pues, en un mundo con consumidores más exigentes, con grandes volúmenes de datos, datos producidos muy rápido o datos muy variados navegando por la red a una velocidad nunca antes vista y con la posibilidad de convertir la información en la herramienta perfecta para transformar el mundo de los negocios, el Big Data se postula como la revolución perfecta que llevará a las empresas a una transformación sin precedentes durante esta década.

*Director de Soluciones de Consultoría Oracle Latinoamérica

RELACIONADAS