Centroamerica-inspira
2022-08-06

Abuelitos Heladeros, una apuesta para la inclusión digital

María Isabel Grajeda apuntó a las redes sociales para activar un programa de asistencia que evolucionó a la inclusión.

Por Andrea Meza, E&N

La galopante adopción tecnológica genera brechas acentuadas por el nivel educativo y el poder adquisitivo, pero también oportunidades. En Guatemala la pandemia abrió un camino para la inclusión mediante una iniciativa conocida como Abuelitos Heladeros. El movimiento fue creado por María Isabel Grajeda, quien en 2020 impulsó un proyecto social que a la fecha atiende a unas 30 personas, la mayoría vendedores ambulantes de la tercera edad que ahora pueden echar mano de la tecnología para canalizar ayuda y además vender sus productos.

De interés: Luis Grijalva, el atleta que hizo soñar a Guatemala

Abuelitos Heladeros nació cuando Grajeda, una administradora de empresas (entonces de 27 años), conoció a Julio Yol Chiquitó, de 80 años, un vendedor de helados afectado por las cuarentenas. La pandemia del COVID-19 se convirtió en un doble golpe, ya que por ser de grupo de riesgo se vio obligado a guardar su carrito de helados, mientras la falta de ingresos lo dejó vulnerable.

Abuelitos Heladeros, una apuesta para la inclusión digital

Las carencias fueron visibilizadas por Grajeda quien creó el proyecto que tuvo en las redes sociales Facebook e Instagram un amplificador a partir de la viralización de las imágenes, que inicialmente buscaban mover la asistencia, un paso antes de abrirles el mundo digital a sus medios de vida.

De la asistencia, el proyecto evolucionó a la venta de helados en línea con servicio a domicilio para hacer al proyecto autosostenible. Actualmente, el proyecto tiene unos 45.000 seguidores en las redes sociales, plataformas en las que han realizado otras actividades para mantener la iniciativa a flote, como la venta de canastas navideñas en diciembre o de las cajas con dulces para el 14 de febrero y el Día de la Madre.

Abuelitos Heladeros, una apuesta para la inclusión digital

”Hemos tenido que ir innovando y viendo cómo invertimos de manera inteligente para que nos rinda cada ganancia. Todas las oportunidades que tenemos las aprovechamos”, explicó Grajeda.

En un primer momento, gracias a la iniciativa, los abuelitos pudieron permanecer más de un año en sus casas sin tener que salir a vender los helados. Grajeda ahora trabaja en la promoción de carretas de helados para eventos privados y ampliar sus horizontes.

Labor social

En paralelo, Abuelitos Heladeros ahora incluye un programa de apadrinamiento, por medio del cual cada abuelito puede recibir apoyo económico mensual, víveres y atención médica. “Los ingresos de la venta de helados, tanto en persona como en línea, son pocos y por eso tenemos que ir buscando opciones”, comentó Grajeda.

Puede leer: Fintech con talento hondureño capta US$ 37 millones de fondos para expandir presencia

La pasión y entrega de la joven ha hecho que destaque como ”guatemalteca ilustre” y a su iniciativa en un modelo de inclusión digital y asistencias.

Instagram

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE