Empresas & Management
2022-02-03

Tesla enfrenta otra demanda por discriminación racial

La extrabajadora de Tesla, Kaylen Barker, de origen afroamericano, denuncia que fue golpeada por un compañero de trabajo, además de ser llamada ‘estúpida, tonta y negra’.

Por El Financiero

Una mujer afrodescendiente y lesbiana que trabajaba en una fábrica de Tesla acusó al fabricante de vehículos eléctricos de racismo "desenfrenado", al ignorar los insultos raciales y homofóbicos y el daño físico que experimentó.

Kaylen Barker, extrabajadora subcontratada que inspeccionaba piezas de frenos, acusó que Tesla ignora la discriminación basada en raza, orientación sexual y género en sus plantas.

Según la denuncia, su situación de abuso ocurrió mientras Tesla ya enfrentaba en la Corte un caso de discriminación de otro trabajador subcontratado, por el que a la compañía tuvo que desembolsar US$137 millones por reparación de daños.

De acuerdo al testimonio de Barker, uno de sus compañeros de trabajo, un hombre blanco, la golpeó con una herramienta ardiendo mientras la llamaban "estúpida, tonta y negra". La denuncia fue presentada el martes 1 de febrero en un tribunal estatal en el condado de Alameda, California.

Su compañero de trabajo fue despedido después de que Barker se quejó con el Departamento de Recursos Humanos de Tesla, pero fue "sorprendentemente recontratado" unas dos semanas después "sin ninguna advertencia o explicación", dijo en su acusación.

"Siento como si hubiera sido torturada y retrocedido en el tiempo hasta antes de que los afroamericanos tuviéramos derechos civiles", dijo en un comunicado la víctima.

No fue escuchada

Barker, de 25 años, dijo que fue "violentada física, mental y emocionalmente" porque es "una lesbiana afroamericana".

Barker fue contratada para trabajar en la planta de subensamblaje de Tesla en Lathrop, California, por una agencia de empleo en febrero de 2021. Fue despedida el 29 de octubre después de presentar quejas a los supervisores, de acuerdo con la denuncia, una medida que califica de represalia.

Casi tres semanas antes de que Barker fuera despedida, el exjefe de recursos humanos de Tesla dijo que un jurado se equivocó al otorgar US$137 millones a Owen Díaz por abuso racial en su fábrica de Fremont, California.

"Tesla afirma que ha cambiado, pero no es una compañía diferente", expuso en una entrevista el abogado de Barker, Bernard Alexander, quien también representó a Díaz. "Ahora tenemos una empleada", que enfrentó discriminación durante y después del juicio de Díaz y "Tesla básicamente no hizo nada para protegerla", explicó.

Otro precedente

La fábrica de Tesla en Fremont ha sido durante mucho tiempo objeto de quejas por acoso racial y sexual. Muchas denuncias nunca llegan a los tribunales porque los empleados de tiempo completo de Tesla firman acuerdos que requieren que las disputas en el lugar de trabajo se manejen en un arbitraje a puerta cerrada, lo que a su vez ha provocado críticas de los inversionistas de Tesla.

En mayo, un exempleado afroamericano ganó una inusual indemnización por discriminación de US$1 millón en un arbitraje por el hecho de que la empresa no impidió que sus supervisores lo llamaran utilizando la "palabra que empieza con N".

Se cree que la indemnización recibida por Díaz es uno de los veredictos más grandes en un caso de discriminación racial por parte de un solo demandante.

Tesla ha cuestionado el veredicto de Díaz como "sin precedentes" y señaló en una presentación judicial que "no tiene relación con la evidencia real en el juicio".

Un juez federal de California adelantó que probablemente reducirá el monto asignado por el jurado, pero aún debe tomar una decisión final sobre la solicitud de Tesla de un nuevo juicio y una reducción de la indemnización por daños y perjuicios.





12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE