Empresas & Management
2022-11-16

Progreso planea expandir sus líneas de negocio a El Salvador y Costa Rica

La compañía guatemalteca oficializó sus operaciones en el mercado salvadoreño, al que exporta unas 200.000 toneladas de cemento.

Por Leonel Ibarra - estrategiaynegocios.net

Cementos Progreso inició oficialmente sus operaciones comerciales en El Salvador y, como parte de su plan de expansión, contempla llevar las operaciones de sus otras líneas que conforman el Grupo a este mercado y Costa Rica, según lo vaya demandando el crecimiento.

Además de la producción de cemento y cal, esta compañía centenaria de origen guatemalteco también cuenta con unidades de negocio en los sectores de construcción, actividades agrícolas, energía, ferreterías y desarrollo inmobiliario.

José Raúl González, CEO de Progreso, manifestó durante el lanzamiento que aspiran poder “darle un servicio total a la sociedad salvadoreña” y han comenzado con el cemento, pero este “tiene primos hermanos” en el concreto y en otros materiales de construcción “que progresivamente y conforme el producto vaya siendo aceptado y el consumidor y el cliente lo vaya pidiendo” se irán acomodándo a sus necesidades “para ofrecer las soluciones que él vaya solicitando.”

Puede leer: Cementos Progreso afianza su huella desde Guatemala hasta Colombia

Son aproximadamente 200.000 toneladas de cemento que se están importando al mercado salvadoreño.

A finales del año pasado se hizo el anuncio que adhirieron los mercados de El Salvador y Costa Rica luego de completarse el acuerdo de compra de las operaciones de Cemex por US$335 millones y con lo cual ahora llegan a 7 países.

Esta adquisición cuenta con activos consistentes en una planta de cemento, un molino de cemento, siete plantas de concreto premezclado, una cantera de agregados, un centro de distribución en Costa Rica y un centro de distribución en El Salvador.

De interés: Progreso finaliza integración de filiales de Cemex en El Salvador y Costa Rica

Pese a que el panorama económico en general pinta para ser muy desafiante en el corto plazo, González espera que con los índices de infraestructura que se tienen en la región de déficit de vivienda y las oportunidades que hay en la inversión en nuevas carreteras, en puentes, aeropuertos y en el proceso de urbanización, se pueda ampliar también el volumen de infraestructura y de cemento que se consume.

“Normalmente, la industria de la construcción viene creciendo a niveles similares a los del crecimiento económico del país, entonces nosotros estaríamos apostando a que El Salvador pueda continuar creciendo y cubriendo las necesidades de vivienda y de infraestructura”, manifestó el directivo.

Por su parte, Juan Pablo Ardón, director de país El Salvador para Cementos Progreso, explicó que desde el 7 de noviembre ya están distribuyendo su producto en las ferreterias locales y buscarán “consolidar la operación” y “están haciendo inversiones para tener centros de distribución que permitan mantener la operación de comercialización” abasteciéndose de las plantas en Guatemala.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE