Empresas & Management
Fecha de publicación: 2015-09-16
Galeria  Ver Fotogalería

Las 22 Mejores Empresas para Trabajar en el Caribe en 2015

E&N presenta en exclusiva el Ranking 2015 sobre Las Mejores Empresas para Trabajar® en el Caribe.

Por Ana Cristina Camacho, estrategiaynegocios.net

En la teoría moderna sobre liderazgo y manejo de los recursos humanos se hace una clara distinción entre jefe y líder. El primero da órdenes, asigna tareas sin preguntar, asume una actitud cerrada al diálogo, su enfoque está en los resultados financieros y no en la gente, y rara vez reconoce esfuerzos y buenos resultados. El líder, por su parte, valora al equipo a su cargo, lo participa en la toma de decisiones, reconoce el buen desempeño, le preocupa un clima organizacional sano y se arremanga la camisa para lograr los resultados delineados.

El viejo y nuevo estilo coexisten en la actualidad en empresas grandes, medianas y pequeñas. La elección de uno u otro esquema de trabajo tiene, como es de esperarse, sus consecuencias.
Los jefes descritos se rodean por lo general de personal desmotivado, temeroso, que trabaja únicamente por su salario, sin dar esa ansiada ‘milla extra’. Dado que la mayoría no aplica sistemas de evaluación del desempeño y del clima organizacional, jamás obtienen realimentación de sus acciones, estrategias y planes, y desconoce las expectativas sus empleados.
Los líderes reciben beneficios en forma sostenida: colaboradores apasionados, deseosos de aportar sus ideas y propuestas. El compañerismo, la camaradería y el trabajo por resultados son piedra angular para el crecimiento de la compañía.
Las empresas que hoy son reconocidas como Excelentes Lugares para Trabajar® apostaron por los líderes y abandonaron el añejo concepto de jefe. Prepararon el terreno para conformar un equipo en el que gerentes, directores y encargados de áreas eligieron funcionar en un ambiente de puertas abiertas, de mutua confianza y de respeto hacia los colaboradores.
El producto final: altos niveles de eficiencia, desempeño, productividad y, claro, más ganancias.

gptw-caribe(800x600)
Las 22 empresas que presentamos en esta edición especial y que cuentan con el sello que otorga
Great Place to Work® Institute Centroamérica y Caribe comparten una serie de valores y experiencias relativas al manejo del clima organizacional. El punto de partida en todos los casos radica en acoger el capital humano como el activo más importante.
De este argumento se derivan los pilares corporativos, la misión, visión y valores, así como las estrategias de atención y crecimiento del público interno y de los clientes externos. En todas estas compañías persiste la máxima de que trabajadores felices, motivados
y satisfechos son garantía de mejores resultados y compiten de manera constructiva por mejorar
sus tasas de productividad. La ruta de estas empresas reconocidas sigue el camino hacia líderes que evolucionan a convertirse en lo que hoy se ha dado en llamar “gestores de la felicidad”.


Por tal razón existe una apremiante necesidad por resguardar la integridad de sus colaboradores mediante programas de salud y bienestar. Pero también se inclinan por convertir a la organización en trampolín hacia el progreso individual y profesional, a través de planes para continuar con la educación formal, cursos de actualización, becas y cualquier otro incentivo que inspire a la gente a superarse y buscar mejores salarios o posiciones en la empresa.
Y si de salarios se trata, los líderes detrás de estos mejores lugares para trabajar proveen mecanismos de compensación singulares, creados para premiar el esfuerzo, la innovación, las buenas ideas y las ganas por trabajar para obtener los mejores resultados.
Además, se permiten a cada momento espacios de esparcimiento e interacción. Si el enfoque es cuidar y preservar su activo más importante, es necesario trascender las acciones al plano personal y profesional, y fomentar el compañerismo en actividades sociales es clave en esa búsqueda holística.

LA IMPORTANCIA DE LOS VALORES

Los líderes de Las Mejores Empresas para Trabajar ® instan a su personal a creer, emular y vivir en función de valores y principios de alto calibre: respeto, sana convivencia, no discriminación, confianza, pasión, llevar una vida sana para ellos y sus familias, ser ciudadanos socialmente responsables.
Alcanzar tales objetivos no sería posible sin contar con políticas, estrategias y planes de acción sólidos en materia de recursos humanos, lo cual incluye como concepción primaria, elegir a los candidatos ideales que luego puedan adaptarse y moldearse al
estilo de gestión de la empresa.
Por tal razón, las empresas mencionadas en esta edición especial de E&N no descuidan bajo ninguna circunstancia el proceso de reclutamiento y selección, como tampoco lo hacen con las etapas de inducción/adaptación de quienes recién se incorporan al equipo. Más adelante, los esfuerzos se concentran en retener ese talento y crear nuevos a partir de planes de compensación y formación.
Les interesa mantener ese talento no solo porque han invertido mucho en su construcción, sino porque resulta esencial para el cumplimiento de expectativas y rentabilidad de la empresa.

gptw-dominicana(800x600)
Se trata de un acuerdo tácito de ganar-ganar: la persona mejora su formación académica dentro de la empresa, asciende en el escalafón interno, tiene estabilidad laboral, aumenta su salario y trabaja en un ambiente agradable. Gana el empleador que al tener personal calificado y en constante formación, puede ver recompensada con creces, en los resultados, la inversión realizada y mantiene baja rotación.
Una de las características más claras en este grupo de empresas se refiere a que todas, comparten la tesis de echar mano a la práctica de puertas abiertas, a una comunicación fluida y directa para elevar la satisfacción, motivación y pasión de su personal.
Están convencidas de la importancia de resolver conflictos mediante el diálogo y a partir de mecanismos participativos. Les interesa también hacer partícipes a todos los miembros de los procesos de toma de decisiones, de nuevos planes y políticas así como de los resultados financieros de la empresa.
Empoderar a la gente genera confianza, afianza la credibilidad de las empresas, sus líderes y políticas; fomenta las buenas ideas, da sentido de pertenencia y cultiva la lealtad. La alta gerencia no solo conoce, apoya, incentiva e invierte en estas políticas sino que participa directamente de ellas.
Todas estas empresas se enorgullecen de ser ejemplos para otras cientos de compañías que buscan ser Excelentes Lugares para Trabajar®. La constancia para implementar políticas modernas de liderazgo, evaluación de desempeño y ascenso por resultados, ha hecho que se conviertan en los escenarios ideales, que el trabajo se decante en una gran familia.

RELACIONADAS