Empresas & Management
Fecha de publicación: 2015-04-30
Los robots comenzaron en las áreas industriales, pero ahora la tendencia llegará a los servicios. (Foto: Archivo)

Celebremos el Día del Trabajador (hasta que los robots nos lo permitan)

"Abogados, profesores o periodistas verán cómo se automatiza su trabajo, y con bastante éxito", aseguran los expertos. Las funciones de los CEO´s también en riesgo de ser automatizadas.   

Según el informe “The future of employment”, realizado por los profesores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, el 47% del empleo total está en riesgo de desaparecer, “ya que muchas de sus ocupaciones son susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas”. En una primera fase, la mayoría de los trabajadores del sector del transporte y de la logística, así como los administrativos y, en general, todos los relacionados con la oficina, y los vinculados a los procesos de fabricación y producción, “serán sustituidos por capital informático”.

Pero no son los únicos: profesionales como "abogados, profesores o periodistas verán cómo se automatiza su trabajo, y con bastante éxito”, en palabras de Lord David Finkelstein, Editor Ejecutivo del diario The Times, ya que muchas de las tareas respecto de las que entendíamos que se necesitaba inteligencia humana, como eran la calificación de exámenes escritos o la formulación de demandas jurídicas, es posible ya realizarlas, “y bastante bien”, a través de las computadoras. El mundo que nos espera será el de máquinas emitiendo diagnósticos sobre nuestra salud y rellenando recetas, o, como cuenta Jeremy Rifkin, “camiones guiados por GPS que no necesitarán conductor”. La tendencia llegará también a los CEO de las empresas: cuenta Harvard Business Review de un prototipo de software llamado informalmente iCEO, que ejerce funciones directivas. Se trata de un programa de gestión virtual que automatiza trabajos complejos dividiéndolos en pequeñas tareas individuales. iCEO asigna micro-tareas a los trabajadores a través del uso de múltiples plataformas de software, como oDesk o Uber, así como mensajería de correo. (Fuente: TheTimes/Harvard Business Review)