Empresas & Management
2019-09-03

Los siete errores más comunes que comete un líder

Reconocer los errores es la mayor oportunidad para aprender y crecer. Conoce los siete errores más comunes de un líder de equipo para que puedas evitarlo y así manejar de la mejor manera a tu equipo.

Por Gestion.pe

El rol del líder es muy importante dentro de una organización. Ser un líder implica tener responsabilidades, ser la influencia de las personas que trabajan con uno y tomar las mejores decisiones donde se vean beneficiados todos, empleador y empleado. Sin embargo, estos no están libres de cometer equivocaciones. Los fantasmas que acechan a los líderes en sus funciones diarias son los errores que cometen.

Se puede decir que los líderes no se equivocan por ser malas personas, a menudo cometen errores por falta de conocimiento, malos hábitos o demasiado estrés. En ese sentido, revelaremos los errores más comunes que cometen los líderes para que puedas evitarlo y manejar mejor a tu equipo.

• NO INTEGRARSE CON LOS MIEMBROS DEL EQUIPO

Un líder que está conceptualmente interesado en los demás pero no se da el tiempo de integrarse con las personas que le rodean en el trabajo, pierde una gran oportunidad. Un líder que no está interesado en la persona a nivel humano tendrá problemas desde el inicio. La integración es una profunda conexión emocional muy diferente a simplemente simpatizar con alguien.

• SER INACCESIBLE Y NUNCA ESTAR DISPONIBLE

Los líderes necesitan delegar tareas; sin embargo, esta delegación no implica un desapego emocional. Los líderes que asignan las tareas y se desentienden, tomando una actitud de no intervención, sencillamente abandonan a su equipo. La buena delegación se fundamenta en una adecuada conexión y accesibilidad, y esta se da con señalar de disponibilidad. Esto no implica que el líder tenga todas las respuestas a todas las necesidades, pero significa que diseñará canales para estar más conectado con su equipo.

• NO ENFOCARSE EN DESARROLLAR EL TALENTO

A menudo, los líderes se enfocan exclusivamente en impulsar los logros de la empresa y en ese empuje, niegan la necesidad inherente del humano a aprender. La persona desea ampliar sus capacidades y competencias mientras trabaja, dando por entendido que el aprendizaje es una parte integral para alcanzar los resultados. Cuando la persona da mayor prioridad al aprendizaje, entonces es cuando se vuelve un líder de verdad.

• NO REALIZAR UNA RETROALIMENTACIóN SOBRE EL DESEMPEÑO

Los líderes frecuentemente ignoran la necesidad de sus trabajadores por conocer su efectividad dentro de la organización. Aunque en ocasiones la retroalimentación pueda ser bastante dolorosa, los grandes líderes saben cómo manejar este dolor para transformarlo en virtud. Desarrolla tu capacidad para manejar las verdades incómodas acerca del desempeño y con esto, abrirás la llave para conseguir mejores resultados.

• NO SABER MANEJAR LOS CONFLICTOS

Los conflictos que no se resuelven bloquean la cooperación y coordinación de las metas comunes. Por otro lado, la tensión, las emociones negativas y la polarización se van acumulando. Es como dejar un pescado fuera del refrigerador: aunque todos actúan como si no estuvieran ahí, el creciente "olor" inunda toda la atmósfera. Es su responsabilidad como líder, saber qué hacer con ese pescado, limpiarlo y resolver el problema. Su recompensa: una cena con un magnífico pescado o análogamente, un ambiente que promueve la convivencia y que puede reforzar aún más la labor de equipo.

• NO MOTIVAR EL CAMBIO

Sin cambios, las organizaciones no crecen, peor aún, pueden llegar a morir. Los líderes que no motivan el cambio, ponen a las empresas en un grave problema. Es necesario que estos expliquen los beneficios que ofrecen los cambios, tomando en cuenta que las personas no se resisten de manera natural al cambio, sino que lo hacen por miedo a lo desconocido o al dolor que pueda presentarse durante la transición. El trabajo del líder es ser un punto seguro, que ofrezca un sentido de seguridad, así como la motivación y energía para explorar otros planos.

• COORDINAR LAS ACTIVIDADES EN LUGAR DE DIRIGIR A LA GENTE

Gran parte del tema de la administración es el control, coordinación y planeación de las actividades y por ende, de las personas. Por su parte, el liderazgo involucra la inspiración, motivación y sacar lo mejor de las personas, generando un sentido de confianza y además, impulsar a otros a tomar riesgos positivos. Para ser un líder y no solamente un jefe/gerente, debes darte cuenta que las personas son individuos con sentimientos y emociones y no máquinas.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE