Empresas & Management
2016-05-19

Francis Durman: Creador por naturaleza

Casi una decena de empresas de diferentes industrias lo tuvieron como líder y creador de oportunidades de crecimiento.

Por estrategiaynegocios.net

En algunas de ellas fue artífice de su internacionalización, en otras de la generación de mercados ampliados y, recientemente, de una -Yanber- fue quien impidió que terminara cerrando, al diseñar un plan de rescate. Francis Durman es un gestor de valor agregado allí donde participa, y cuando lo hace pone en juego un criterio trascendente: el de la sustentabilidad social.

Crea, expande y resucita empresas. En su ADN pareciera estar impresa la capacidad para construir cadenas de valor en toda industria que se presente, aunque su especialidad es la del plástico. Francis Durman, sin duda, es un gran emprendedor. Inició su carrera empresarial en 1981 como jefe de producción de la empresa de su familia, Durman Esquivel, líder en suministros de PVC y materiales de construcción. En 1984 se convirtió en CEO de la compañía y bajo su liderazgo, la firma Durman Esquivel inició una vigorosa expansión hacia México, Centroamérica, Perú y Colombia. En el 2007 culminó la negociación que hizo que Durman Esquivel formara parte de Aliaxis, el mayor holding del mundo en la fabricación de productos de termoconversión de plástico, tales como tuberías y accesorios. Posteriormente asumió la dirección general para el capítulo latinoamericano del grupo, cargo que desempeñó hasta el 2013.

Luego, Durman centró sus energías en nuevos negocios como Max Central -una empresa de tecnología de distribución de productos-, el Hospital Metropolitano, Sislocar -una de las firmas de logística más grande de Costa Rica-la Zona Franca del Este y BES, dos parques industriales de zonas francas, y Aerolíneas Trans Costa Rica, un servicio de helicóptero de vuelos chárter. Recientemente, asumió la presidencia de la junta directiva de Corporación Yanber, una empresa con más de seis décadas de experiencia en la fabricación de productos de polietileno, que había entrado en proceso de "cuidados intensivos" con riesgo de muerte, situación que superó gracias al plan de salvamento liderado por el empresario. "Luego de tres décadas de experiencia y la participación activa en una decena de empresas de las cuales muchas han trascendido las fronteras, debo decir que estoy convencido de que para que una empresa sea exitosa tiene que crecer a un buen ritmo", afirma Durman en diálogo con E&N. "Para eso se necesita tener claro lo que se quiere y mucho trabajo, además de estar al tanto de las tendencias del mercado para ir ajustán-dose", agrega.

Conforme a su experiencia y resultados, Durman es partidario de gestionar con base en estrategias claras para poder navegar el cambio con éxito. "Yo creo que cuando se tienen claros los objetivos estratégicos, la esencia de las empresas no cambia; lo que cambian son las circunstancias. Por ello creo que mis empresas tienen una clara estrategia hoy, al igual como la tenía hace 17 años y estoy seguro que dentro de 17 años será igual", señala. Pero advierte: "Lo que sí ha cambiado es la forma en que se hacen las cosas, y además la velocidad del cambio. No es lo mismo la vida cuando existía únicamente el télex como forma de comunicación, a una realidad como la de hoy en día, donde todo es en tiempo real. Eso sí ha cambiado y mucho, y hay que adaptarse".

Según su análisis, entre estos nuevos paradigmas que definen hoy la gestión de las empresas también debe anotarse "el hecho de que los mercados son mucho más sofisticados; el consumidor es más inteligente y cuenta con más información. Esta realidad -enfatiza- nos impone a los empresarios el desafío de estar actualizados, minuto a minuto, y a comprender mucho el mercado en el que uno se desenvuelve".

ALLENDE LAS FRONTERAS
Francis Durman fue uno de los iniciadores de la ola de internacionalización de las empresas centroamericanas, cuando lideró la expansión de Durman Esquivel hacia México y Norte de Sudamérica. "Internacionalizar las empresas es un paso lógico en un mercado tan pequeño como el costarricense. Y eso ciertamente abre un mundo de oportunidades pero también impone muchos desafíos. Creo que en estos últimos 17 años, como empresario con vocación internacional lo vi todo", señala. Y continúa diciendo: "A inicios del siglo XXI vimos una Centroamérica pujante, en el momento en que el resto de América Latina estuvo un poco más estancada, pero después cambió. Tras la crisis del 2008, Centroamérica y México quedaron muy golpeados tras la desaceleración de sus so-cios comerciales, pero de Panamá hacia el sur, la situación era diferente. Cuanto más al sur se dirigía uno, más oportunidades había porque al ser productores de commo-dities, el mercado asiático representaba una enorme oportunidad. Tal es el caso de Colombia, Perú, Brasil y Uruguay, entre otros", detalla Durman, como avezado conductor de proyectos allende las fronteras.

Lea el artículo completo. ¡Suscríbase!

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE