Empresas & Management
Fecha de publicación: 2014-05-08

Ad Astra Rocket avanza a paso firme en sus proyectos

Franklin Chang Díaz, CEO de la compañía tica asegura que el éxito está en "saber dar pasos pequeños pero frecuentes, atención a los detalles y aprender de los errores".

Por: María José Núñez-estrategiaynegocios.net

La empresa Ad Astra Rocket es una firma dedicada a la ingeniería aeroespacial, creada con el fin de desarrollar tecnologías de propulsión avanzadas, basadas en plasma, está ubicada en Houston, Texas y cuenta con una subsidiaria en Guanacaste, Costa Rica. Sus innovadores proyectos avanzan a buen paso.

Así lo confirmó a Estrategia y Negocios su CEO y presidente de la compañía, el Dr. Franklin Chang Díaz. Chang fue uno de los primeros latinoamericanos en llegar al espacio y ha marcado un hito en la historia, ya que sus logros han trascendido las fronteras.

Según el CEO de Ad Astra Rocket, las pruebas realizadas para poner en marcha el proyecto del motor de plasma VASIMR VX-200 han sido muy exitosas, por lo que es probable que dentro de poco, la sociedad sea testigo de una revolución en los viajes espaciales.

El motor de plasma ha sido probado en cámara al vacío y el siguiente paso será la prueba en el espacio, lo que evidentemente allanará el camino para comenzar un nuevo mercado en la tecnología aeroespacial.

Franklin Chang fue enfático en que el camino ha sido difícil, con grandes retos, pero su mensaje es claro, hay que esforzarse y luchar por conseguir las metas establecidas. Bien lo dice el ex astronauta, para alcanzar los objetivos se requieren pasos pequeños pero frecuentes, atención a los detalles y aprender de los errores

Le mostramos en detalle nuestra conversación con el CEO de Ad Astra Rocket.

¿Don Franklin cómo va el desarrollo del motor de plasma? En qué etapa se encuentra?

Hemos acumulado más de 10.000 disparos del motor VASIMR VX-200 a alta potencia con excelentes resultados y este año nos preparamos para completar el diseño y prueba del sistema de administración térmica. Este es el último hito antes de iniciar la construcción del motor VF-200-1 que probaremos en el espacio.

¿Cómo nació la idea del motor de plasma?

Nació a finales de la década de los setenta, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, como un concepto derivado de mis trabajos de tesis doctoral en la física del plasma y la fusión termonuclear controlada.

¿Cómo van a probar el motor de plasma? Cuál sería el proceso?

Lo hemos probado múltiples veces en nuestra cámara de vacío en las instalaciones de Ad Astra Rocket Company en Houston, Texas. El siguiente paso es la prueba en el vacío del espacio mismo. Esa demostración abrirá las puertas de la comercialización de la tecnología.

¿Cómo es ser el CEO de una compañía que se ha impuesto retos tan importantes para el avance de la humanidad?

Es una vida llena de intensidad y responsabilidad ante nuestros accionistas, empleados y futuros clientes. Los retos son grandes; sin embargo, hemos venido alcanzando los hitos a medida que pasa el tiempo y, a medida que progresamos, el riesgo es cada vez menor. Lo más difícil, ya lo pasamos, lo que viene ahora es menos difícil pero sí más caro.

¿Cómo ha logrado trasladar sus sueños y expectativas al equipo de trabajo?

Los egos se quedan en la puerta y nos enorgullecemos de tener una fuerte ética de trabajo en equipo y humildad. Todos somos valiosos y cada uno juega el mejor juego posible en su posición. Mi filosofía ha sido: pasos pequeños pero frecuentes, atención a los detalles y aprender de los errores.

¿Cuántos costarricenses trabajan en la compañía y personas de qué otras nacionalidades laboran en su empresa?

Tenemos once costarricenses, uno nacido en Nicaragua, otro en Rusia y otro en Vietnam y el resto norteamericanos.

¿Qué valoración le da a su recurso humano? Cómo se desempeñan y cuál es la clave de ese desempeño?

Es el recurso más importante de la empresa. Buscamos moldear al científico, ingeniero y explorador íntegro, desde las destrezas del torno y la fresadora en el taller a las esquinas de la física teórica y la matemática. Todos aprendemos a hacer de todo y cada uno tiene algo especial que contribuir.

Además del desarrollo del motor de plasma: ¿qué trabajo realiza la compañía, como parte de sus iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial?

Trabajamos con la juventud, es algo que nos motiva y nos emociona. Todas las semanas, nuestros laboratorios se convierten en aulas de enseñanza, donde los jóvenes ven cómo se hace la ciencia y cómo realizamos un sueño paso por paso.

En cuanto a los proyectos de energía renovable, ¿cómo va su avance?

Nuestro proyecto con RECOPE de producción y almacenamiento de hidrógeno ya está operando y ha funcionado muy bien.

En tecnología eólica, hemos completado tres generaciones de aerogeneradores con diseño y construcción autóctonos de la empresa.

El proyecto de hidrógeno-metano en colaboración con Cummins Inc. sigue adelante. Ahora nos preparamos para una nueva fase de integración y comercialización de estos sistemas en nichos de oportunidad que ya se presentan.

¿Cuál sería su mensaje para los jóvenes de la región, desde su experiencia como uno de los centroamericanos más exitosos en la historia?

Nada viene fácil. Hay que luchar para lograr las metas. Eviten el individualismo y busquen el trabajo en equipo. Tracen su ruta a la meta final, pero tomen pasos pequeños, medibles y frecuentes y eviten la parálisis del análisis. Estén dispuestos a arriesgarse y no le teman al fracaso, pues con él, el éxito es más dulce.