Empresas & Management
Fecha de publicación: 2012-10-01
Arriba (izq-der): Jorge Gallo (Presidente Ejecutivo de Valor Centroamérica), Orestes Fintiklis (Dolphin Capital Partners), Diego Vallarino (VP de Desarrollo Inmobiliario de Grupo Verdeazul).
Abajo (izq.-der): Pierre Charalambides (Socio de Dolphin Capital Partners), Guillermo de Saint Malo Eleta, (Presidente Ejecutivo de Grupo Eleta), Alberto Vallarino Clément (Presidente de la Junta Directiva de Grupo Verdeazul).

Grupos Eleta y Verdeazul lanzan Pearl Island, en Panamá

La firma de un acuerdo entre Grupo Eleta y Grupo Verdeazul da pie al desarrollo de la primera fase de un proyecto turístico, con plazo a 30 años, en una isla en el Archipiélago de Las Perlas.

La firma de un acuerdo entre los panameños Grupo Eleta y Grupo Verdeazul da pie a la primera fase de un proyecto turístico, que se espera desarrollar a 30 años, en una isla en el Archipiélago de Las Perlas, en el Pacífico.

Por: Luis Alberto Sierra G.

La firma hace varias semanas de un acuerdo entre el Panameño Grupo Eleta, con negocios en sectores como el inmobiliario, de las telecomunicaciones, la energía renovable y la agroindustria, y el también panameño Grupo Verdeazul, con amplia experiencia en el sector turístico, dio nuevas bases para el desarrollo de la primera fase del proyecto “Pearl Island”, en Pedro González, la tercera isla más grande en el Archipiélago de Las Perlas  -luego de las islas del Rey y de San José, en el sector Pacífico de Panamá-.

El Grupo Eleta destacó, al hacer en la capital panameña una presentación a los medios del proyecto, que el compromiso apoyará la construcción de la fase denominada “La Península”, de un total de cuatro fases, y que permitirá a Grupo Verdeazul aportar el conocimiento que ha ganado con la participación en el mercado inmobiliario en Panamá a través de los proyectos hoteleros Buenaventura, Bristol Panamá y Casa Mar, entre otros.

El director de desarrollo de “Pearl Island”, Juan José Amado, explicó, en entrevista con Estrategia y Negocios en la capital panameña,  que se trata de un desarrollo turístico sostenible y diferente.

Según el Grupo el plan maestro, del proyecto se prevé utilizar sólo el 25 por ciento del total de las 1.487 hectáreas de superficie de la isla, conservando el 75 por ciento del territorio como reserva natural.

El respeto por el ambiente,  con construcciones de pocos pisos y para una cantidad determinada de visitantes,  apunta a convertir a “Pearl Island” en uno de los primeros desarrollos de integración ecológica de la región, según se explicó sobre el proyecto, cuya inversión en la primera fase se estima superior a los 10 millones de dólares.

Amado reseñó que fue importante avanzar en la idea del desarrollo del proyecto mediante la contratación  de una firma de biólogos, y para empezar a entender la isla, y evitar la pérdida de bosques primarios.

La primera fase contará, según el desarrollador,  con una superficie de 105 hectáreas, lo que incluirá un conjunto de lotes privados  desde 3.000 metros cuadrados, residencias, villas y condos, con los más altos estándares de calidad y acabados.

Además, se contempla contar con un club de playa, restaurantes, una marina privada con 40 atraques y con un aeropuerto con una pista de 1.000 metros.

Para una fase posterior se tiene previsto, conforme se explicó, la construcción de un puerto deportivo con capacidad para más de 300 embarcaciones y con un desarrollo urbanístico que se espera sea el centro neurálgico de la vida en la isla, y que tenga bulevares, restaurantes y pequeños comercios.

Se espera, también, que el proyecto genere más de 2.000 puestos de trabajo y que contribuya al desarrollo en su área de influencia durante los próximos 30 años, período hasta el que está previsto el desarrollo.

Adicionalmente se destacó la necesidad de formar jóvenes  profesionales y de diferentes sectores, como la construcción, la comercialización, el transporte y los servicios hoteleros  y turísticos que permitan contar con personal  para las siguientes fases del proyecto.

Grupo Eleta y el fondo privado de inversión inglés Dolpin Capital Investors, ahora también propietario de la isla, habían encargado hace más de tres años a la firma neoyorquina de arquitectos HartHowerton el desarrollo de un plan maestro para la ejecución del proyecto, se explicó también.

“No va a tener (el proyecto) una cancha de golf, pero se va a tratar de un destino náutico, y  de un lugar de pesca deportiva y para ver ballenas”, agregó Amado, explicando que el edificio más alto de proyecto será de tres pisos, y que se previó una estrategia de responsabilidad social empresarial, para que el desarrollo sea sostenible y que involucre a la comunidad de isleños.

La isla había sido adquirida por el empresario Fernando Eleta en 1969, y a una familia que estaba dedicada al negocio de las perlas naturales.