Empresas & Management
2022-02-04

Cómo trabajan los cuatro pilares del capitalismo consciente

A medida que crece la consciencia por los sostenible, está en la mira de todos. Una propuesta que permite evolucionar y mejorar ciertos vacíos que se adapten a las necesidades actuales, afirmó Carlos Eduardo Hernández docente y consultor del CDE de la UPB con MBA en Estrategia Internacional del RENNES School of Bussines

Por E&N

Es un concepto (prácticamente un movimiento) que ha sido impulsado por Rajendra Sisodra y John Mackey, fundador de un supermercado llamado Whole Foods Market. Lo que ellos plantean es que las empresas de hoy no deben estar enfocadas solo en la rentabilidad, sino que debe ir más allá. Deben tener un propósito que impacte en sus empleados, clientes, proveedores, stakeholders, medio ambiente, etc", publicó el blog de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Hernández insiste: 'En esta nueva mentalidad empresarial hay una búsqueda por generar un impacto positivo tanto social como ambiental'. Para lograrlo, el capitalismo consciente propone cuatro pilares:

El propósito superior

Este surge a partir de comprender a profundidad la empresa, su razón de ser y su proyección a futuro. Las metas planteadas deben ofrecer valor a ellos y a su entorno. Aquí es importante que tanto empleados como otros públicos se apropien de estos objetivos y se construyan en conjunto.

Liderazgo consciente

La forma de entender el liderazgo ha cambiado. Ahora el protagonismo no es para una sola persona, sino que se extiende de manera plural. "Los líderes se convierten en guías de equipo de trabajo. Se vuelven mentores que buscan inspirar a sus empleados", amplía Carlos Eduardo.

Cultura consciente

Se comienza a entender la cultura como un motor de éxito. Su construcción se aba en los valores de la responsabilidad social empresarial, como la confianza, la transparencia y la integridad.

Stakeholders

Aquí, el enfoque de las empresas ya no solo se centra en devolverle algo a su cliente final, sino que analiza y tiene en cuenta todos sus públicos. Con estos pilares se mantiene la idea de generar utilidades como se propone en el capitalismo, pero ya se busca generar un impacto positivo en las personas.

Con estas nuevas prácticas, el concepto organizacional se vuelca hacia las 3 "P": Profit (utilidades), people (personas) and planet (planeta). Así, actores tan influyentes como las empresas, se convierten en agentes de cambio que trazan un nuevo futuro.

ASG y ESG: qué son, significado, indicadores y principios

La terminología del mundo de los negocios es muy cambiante por que, en los últimos años, se ha visto el surgimiento del acrónimo ASG, que responde a criterios ambientales, sociales y de gobernanza. Este acrónimo también es referido con sus siglas en inglés como ESG (environmental, social & governance), publicó el blog de ResponsabilidadSocial.net.

Los Cristerios ASG y ESG tienen otros conceptos íntimamente ligados como la Responsabilidad Social, sustentabilidad y la sostenibilidad para asegurar nuestro futuro. Adicionalmente, tiene a la economía circular y el valor compartido para lograr impactar lo menos posible al medio ambiente.

Qué son los Criterios ASG y ESG

Los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) son un conjunto de reglas a seguir a la hora de tomar decisiones empresariales, incluyendo tanto criterios positivos sobre qué tipo de activos y proyectos son válidos para invertir en ellos, por su carácter positivo más allá de los criterios financieros, así como criterios negativos sobre qué tipo de activos y proyectos no son válidos para invertir en ellos.

Criterios ASG y ESG

Las diferentes áreas que integran los Criterios ASG afectan tanto al valor de la empresa como a los gestores que buscan el mayor valor en sus inversiones. Las empresas se esfuerzan cada vez más en cumplir las tres facetas de forma integrada, aunque, dependiendo del sector de cada sociedad pueden tener una importancia desigual.

Los criterios AGS y ESG son:

1. Criterios ambientales

Son aquellos que relacionan la actividad de la empresa y su impacto, tanto directo o indirecto, con el medio ambiente. Toda actividad empresarial genera repercusiones medioambientales. Por ejemplo, un despacho consume luz, agua, genera residuos o consume materiales fungibles como el papel. Por ello, en todas las empresas es importante, aunque su impacto económico directo sea menor que, por ejemplo, una empresa industrial, que vigilará además otros aspectos como el nivel de emisiones de dióxido de carbono, el uso de energías renovables o el grado de eficiencia energética.

Con mayor o menor impacto económico lo que sí es cierto es que el cumplimiento de criterios medioambientales es cada día más valorado como eficiencia, transparencia, calidad y compromiso de la empresa.

2. Criterios sociales

Trata la relación de empresa con la sociedad con un especial cuidado con aquellos con los que tienen una relación más directa: empleados, accionistas, clientes, proveedores o aquellas comunidades locales donde genera su actividad.

Los aspectos son muy amplios y variados, tanto como a los colectivos a los que se dirija. Por ejemplo, para sus empleados puede realizar medidas encaminadas a conciliar el trabajo y familia, igualdad de género, mejorar su formación o reducir las horas extraordinarias, etc. Mientras que con las comunidades en las que actúe puede centrarse en colaborar en proyectos educativos y culturales.

Sea de una forma u otra, el compromiso social mejora la imagen de marca y la percepción sobre la empresa, a la vez que ayudan a atraer más talento o a fidelizar clientes.

3. Criterios de Buen Gobierno

Incluye tanto la forma en la que la empresa es administrada como el cumplimiento de normas y reglamentos, externos o propios de la compañía. Hasta no hace mucho se ha hecho hincapié al énfasis en el buen gobierno corporativo como forma de protección de los intereses de los accionistas. Esto impulsó su aplicación de forma prioritaria en aquellas empresas de mayor tamaño y muchas veces con una mayor complejidad.

Este enfoque ha cambiado a un concepto más amplio. No se abandona el papel central de los accionistas, pero se tiene también en cuenta todos aquellos a quienes les afecten de un modo u otro las decisiones empresariales. Con todo ello el buen gobierno llega ya tanto a las empresas no cotizadas e incluso a pequeñas y medianas empresas familiares extendiendo sus beneficios de transparencia e independencia de gestión a buena parte del ámbito empresarial.

Significado de ASG y ESG

El uso de criterios de sostenibilidad - ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG o ESG en inglés)- para la creación de valor en la empresa tienen el reflejo en mejora en aspectos como eficiencia operativa, valor de marca, coste del capital y gestión del riesgo, y como efecto, que sean cada vez más valorados a la hora de elegir una inversión.

Indicadores ASG y ESG

Tal y como indica su propio nombre, los ASG se componen de criterios divididos por tres materias, que la SPAINSIF las identifica del siguiente modo:

Los ambientales, que concierne a cualquier actividad de la compañía que afecte de forma positiva o negativa al medio ambiente y, en particular: emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables, eficiencia energética, agotamiento de recursos y contaminación química.

Los sociales, que concierne las cuestiones sociales relacionadas con la comunidad y, en particular: salud, educación, derechos humanos, derechos de los trabajadores y prácticas comerciales controvertidas.

Las de gobierno corporativo, que concierne las cuestiones de calidad de la gestión, la cultura y el perfil de riesgo de la empresa y, en particular: rendición de cuentas, órganos de gobierno, transparencia y lobby.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE