Empresas & Management
2018-01-04

Camilo Atala: Espíritu innovador y visionario de Honduras

Es el Presidente ejecutivo de Ficohsa, es líder de la expansión de uno de los grupos financieros más grandes y exitosos de Centroamérica.

Por eyn.net

La travesía que tuvieron que hacer sus padres desde Palestina hasta Cuba, debido a la mala fortuna que significó la I Guerra Mundial, dejó a Camilo Atala en su sangre el más alto sentido de responsabilidad ante el trabajo, ante la familia y la sociedad hondureña.
De su padre aprendió a levantarse de las cenizas las veces que fuera necesario.
Desde su trinchera como alto ejecutivo del Grupo Financiero Ficohsa (GFF), ayuda a cumplir los sueños de millones de centroamericanos mediante el trabajo para que esta región avance a través de la generación de oportunidades para todos por igual.
El sentido de responsabilidad en su ADN le sirvió para ayudar a Honduras a salir de la oscuridad en 1998, cuando fue devastado por el huracán Mitch, dejando más de 6.500 muertos y un país en ruinas. "Fue un golpe de la naturaleza que marcó un punto de inflexión en nuestra patria, hubo un profundo replanteo a nivel país. Cómo levantarnos, cómo seguir, cómo reconstruir sobre las ruinas y volver a empezar", destaca Atala.
Como líderes del sector privado fueron parte de ese replanteo, analizando la manera cómo podían hacer para que Honduras resurgiera. Para entonces, según los organismos internacionales Honduras tenía altos índices de deserción escolar: muchos niños no llegaban a empezar el primer grado, porque no tenían ni siquiera para comer.
Por eso unieron voluntades de personas íntegras y comprometidas, y ese mismo año, en 1998, crearon la Fundación Ficohsa para la Educación Infantil. En medio del caos y la incertidumbre general, se unieron con el firme propósito de darles a los pequeños hondureños esa oportunidad.

Diecinueve años después, no se arrepiente de la decisión. "Ya han pasado por nuestros jardines de infantes y centros escolares más de 100.000 niños. Hemos bajado en un 98% los indicadores de deserción escolar. Los padres de esos niños salen convencidos de que tienen que empezar primer grado; convencidos de que educarse es lo que les abrirá nuevos horizontes el día de mañana", cuenta el banquero.
Otro de los sueños que Atala está cumpliendo desde el GFF es la integración centroamericana, un proceso que se ha anhelado por muchos años y no sólo por el contenido emotivo de lo que significa, sino también porque es una evidencia de que con trabajo duro y con voluntad, se puede lograr todo lo que se proponga.

"Me inspira aún más que Honduras, mi país, fue uno de los pioneros de la Unión Aduanera, junto a Guatemala, ahora El Salvador también formará parte íntegra de la misma en unos meses y este es un sentimiento que espero que se contagie al resto de los países de la región".
La situación que viven hoy Centroamérica y Honduras, los invitan a todos a participar en el desarrollo de estos países. "Tenemos la oportunidad de ser una generación que cambió para siempre los destinos de la región y esto debe ser algo que nos motive a todos, todos los días", concluye.

Centroamérica en posición estratégica

"Esta es una región que tiene una posición geográfica envidiable, que sirve de puente entre el norte y el sur, entre el Atlántico y el Pacífico y que tiene todo el potencial para sacarle provecho a ese elemento que nos hace únicos en el mundo; una ventaja estratégica y económica muy importante, complementada con la diversa oferta turística: desde playas hasta las impresionantes ruinas del Mundo Maya, pero que se hacen aún más relevantes cuando el mundo entero conoce lo mejor que tenemos: nuestra gente.
Todos los que vivimos en esta región entendemos el valor del trabajo y lo importante que es estar alineados con el mundo. Por eso, cuando algún inversionista o turista nos visita, se siente que ha llegado a un lugar en el que es apreciado y contará con personal dispuesto a trabajar duro, con la motivación de sacar adelante a su familia".

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE