Empresas & Management
Fecha de publicación: 2021-10-09

Panamá: El “Leasing” sostenible impulsará las energías renovables

En la actualidad, la banca y la esfera privada se rediseñan hacia la sostenibilidad, el nuevo 'boom' de productos verdes en financiación e inversión para empresas y emprendedores, entre los que destaca el arrendamiento financiero

Por la Estrella de Panamá

Con el creciente interés en la región por las energías renovables, la práctica de procesos en el marco de lo ecológico y lo ambiental ha pasado a convertirse en una aspiración imparable.

Todo esto se ha visto acelerado a raíz de la pandemia y los avances regulatorios producto de las nuevas políticas que varios países ya han adoptado con la finalidad de luchar contra la contaminación, el cambio climático y las altas temperaturas.

En el presente, la banca y la esfera privada, en especial, se están rediseñando hacia la sostenibilidad, lo cual ha traído un boom de productos verdes en financiación e inversión, entre los cuales destaca el leasing o arrendamiento financiero, para convertir esta tendencia en algo habitual y sensibilizar sobre su importancia para la perdurabilidad del planeta.

Para Ricardo Saied, vicepresidente de Empresas y Gobierno de Banistmo, el producto de leasing para proyectos sostenibles busca apoyar la transición energética y a sus clientes en el financiamiento de proyectos que se alinean con el propósito de la organización para estimular ciudades y comunidades más sustentables, propiciando el bienestar de todos.

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

“Este financiamiento aporta además a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como, por ejemplo: el ODS N°7 (sobre energía asequible y no contaminante, al aumentar la proporción de energía renovable); el ODS N°9 (sobre industria, innovación e infraestructuras); el ODS N° 11 (sobre lograr comunidades y ciudades más sostenibles); y finalmente el ODS N°13 (sobre acción por el clima)”, dijo.

Esto termina “permitiendo que nuestros clientes puedan acceder a nuevas tecnologías con mecanismos de producción más limpia, energías renovables, ahorro energético, movilidad sostenible, y construcción con métodos y mecanismos más amigables con el ambiente”, explica Saied.

Asimismo, estableció que los interesados reciben un acompañamiento personalizado desde la etapa de análisis y factibilidad del proyecto; la estructuración de las operaciones se construye acorde con el flujo de cada cliente, entendiendo sus ciclos de negocio y adaptándose a ellos, ofreciendo amplios plazos, según la tipología de activos, del cual se puede financiar proyectos de hasta 120 meses.

Teniendo como ejemplo de éxito un icónico centro comercial en la provincia de Chiriquí, con un sistema solar fotovoltaico interconectado que ahorra 291.2 toneladas de CO2 al año, con una potencia instalada de 499.59 KW (1562 módulos) y 66.3 MWh/año de energía suministrada; además de un interesante parque solar en la provincia de Coclé, con un sistema solar fotovoltaico interconectado de 20 hectáreas, con 4.140 toneladas de CO2 ahorrado al año, una potencia instalada de 9.9 MW (33.326 módulos) y 13.8 GWh de energía suministrada.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

Una oportunidad para la electrificación rural

En Panamá, por ejemplo, una de las mayores necesidades que se presentan es sin duda la electrificación rural, para mejorar el servicio en ciertas áreas y llegar a aquellos panameños que no están conectados, pues viven en zonas de difícil acceso.

Hoy la Oficina de Electrificación Rural adscrita al despacho del ministro de la Presidencia mantiene 76 proyectos para interconectar 3,500 viviendas y mejorar la calidad de vida de 18,000 personas, según datos oficiales.

Para María Esparza, Business Development Manager de Aggreko en Panamá, la figura del leasing sostenible desde el soporte privado puede agilizar y ayudar a este proceso.

“La electrificación de zonas rurales usualmente está asociada al presupuesto disponible para la ejecución de proyectos. El costo de no electrificar puede ser elevado si se consideran factores como la educación, la salud y el desarrollo en general que se aporta a una comunidad cuando tiene acceso a la electricidad”, agregó.

Además, “una manera de acelerar este proceso puede ser a partir de contratos por tiempos determinados, donde se pague mensualmente la tarifa de energía aportada, sin que esto represente necesariamente un compromiso a largo plazo como un PPA, sino una solución transitoria. Aggreko puede trabajar con este modelo de negocio, además de brindar la opción de contratos a corto, mediano y largo plazo dependiendo de la agenda de aprobación de presupuesto o ejecución de proyectos”, aseveró Esparza.

También añade que, como estrategia para apoyar este punto importante incluido dentro de la Agenda de Transición Energética propuesta por la Secretaría Nacional de Energía, podría considerarse empezar un plan piloto identificando una comunidad que requiera electrificación y desarrollar la propuesta técnica, así como el modelo de negocio que mejor se adapte al requerimiento.

Los resultados de este piloto pueden luego replicarse en otras comunidades. Remarcó la idea de ofrecer Aggreko como alternativa para estas comunidades, con la combinación de energía solar junto con baterías para el almacenamiento en el día, y para las noches, energía térmica con equipos eficientes que disminuyan el consumo de combustible y obteniendo un menor costo, reduciendo las emisiones de carbono.

¿Ya está en Telegram? Siga nuestro canal

Siendo un modelo ya implementado por esta empresa a 26 poblaciones sin electrificación, remotas y distantes entre sí en Brasil, donde se instalaron 137 MW bajo un modelo de renta, pues no había presupuesto disponible para ello, enfrentando el mayor desafío que fue el de transportar todos los equipos a través del río Amazonas por un recorrido de más de 20,000 km, utilizando generadores eficientes para disminuir el consumo de diésel en un 8% en comparación con otros equipos, reduciendo además las emisiones de carbono y brindando posibilidades de desarrollo a estas comunidades.

La autora es abogada, presidenta de la Comisión de Derecho Energético y Sustentabilidad de la Asociación Nacional de Juristas de Panamá, cofundadora de Mujer y Energía y miembro de la Red Internacional de Energía, Cambio Climático y Derechos Humanos.