Empresas & Management
Fecha de publicación: 2021-06-10

Suzuki y Mini recurren a tecnología analógica ante escasez de chips

Los fabricantes de vehículos, que esperaban que el abasto de chips reiniciaría a mediados de año, ahora buscan alternativas para poder seguir entregando unidades a sus pisos de venta.

Por Expansión

¿Quién dijo que los CD habían quedado en el pasado? En los siguientes tres o cuatro meses, en los pisos de venta de los fabricantes de vehículos nuevamente se podrán comprar modelos equipados con estéreos de CD y Bluetooth, o con tableros analógicos. Ante la imposibilidad de tener velocímetros y sistemas de infoentretenimiento digitales, las armadoras están echando mano nuevamente de tecnologías que ya habían dejado atrás para poder mantener sus ventas.

Hoy, los semiconductores manejan todo dentro del vehículo, desde las posiciones de los asientos hasta los frenos antibloqueo, el tablero y los sistemas de entretenimiento en el automóvil. Por eso, la escasez de estos diminutos componentes, tras un desajuste en la oferta y la demanda ocasionado por la pandemia, ha puesto nuevamente de cabeza a la industria automotriz.

Los fabricantes de vehículos, que esperaban que el abasto de semiconductores reiniciase a mediados de año, ahora están buscando alternativas para poder seguir entregando unidades a sus pisos de venta, mientras reservan los chips disponible para sus modelos más populares o para aquellos con tecnología de conducción asistida y eléctrica, que generalmente contienen más microchips que otros.

Stellantis anunció a finales de abril que reemplazaría los velocímetros digitales por otros analógicos en uno de los modelos de Peugeot, el 308. La marca francesa se ha planteado un descuento de 400 euros en estos modelos.

Los velocímetros tradicionales deberían comenzar a aparecer en los de los autos Peugeot 308 a finales de mayo, una medida que permitirá a Stellantis reservar chips para tableros digitales en sus unidades más populares, como el SUV Peugeot 3008.

El Peugeot 308 actual se eliminará gradualmente en otoño, y la próxima generación de este vehículo se producirá con velocímetros digitales.

"Hoy, todos los vehículos tienen microprocesadores. Si tienes un vehículo con funciones manuales, claramente no tiene la misma afectación que otro que tiene muchos sistemas automatizados. Por ejemplo, la pantalla de infoentretenimiento necesita de microprocesadores porque tiene una pequeña computadora adentro, también el digital cockpit (cuadro de instrumentos), donde hay varias pantallas y varios proyectores", explica Gerardo Carmona, director general de Peugeot en México.

Una estrategia similar seguirá Suzuki, cuya reserva de chips se está agotando, ocasionando el paro de líneas en varias de las plantas que tiene en Asia.

“Las tres plantas de Japón están afectadas, la de Indonesia, de donde viene Ertiga, también está fuertemente afectada, igual que la de India”, dijo Gerardo Macías, gerente de ventas de la división de automóviles en Suzuki. “Los próximos tres o cuatro meses van a ser muy muy complicados, prácticamente todos nuestros modelos van a estar afectados, tendremos menos de la mitad del inventario que teníamos antes de la crisis de semiconductores”, añadió.

Modelos con tableros y sistemas de audio analógicos llegarán a los pisos de venta de Suzuki a partir de agosto. “Es la alternativa a corto plazo. Por lo menos tres o cuatro meses vamos a tener que trabajar de este modo”, dijo Macías.

También marcas del segmento premium están incorporando tecnologías analógicas en sus modelos. Mini, por ejemplo, está analizando incorporar radios de CD y conectividad Bluetooth en algunos de sus modelos.

“Todas las marcas estamos afectadas. En Mini hemos tenido que cambiar un poco las especificaciones de algunos modelos o el equipo”, dijo Ricardo Humphrey, director de Mini México, Latin America y el Caribe. Los fabricantes esperan que estos cambios duren unos tres o cuatro meses y poder restablecer los equipamientos digitales durante el siguiente año.

“Nuestra estrategia es seguir siendo una marca avanzada en tecnología, pero hoy, la situación tan particular te obliga a dar un paso atrás en ciertas cosas. Por ejemplo, si uno de los componentes que hacen falta es para tablero digital, lo que tendríamos que hacer es cambiar temporalmente a tablero analógico, pero no dejar de vender autos”, dice Humphrey.

Macías, de Suzuki, comparte la visión. “La situación es radical, entonces hay que tomar decisiones radicales y esperar la reacción del mercado. Es mejor ofrecerle al cliente un producto que no ofrecerle nada”.

RELACIONADAS