Empresas & Management
Fecha de publicación: 2021-04-14
Galeria  Ver Fotogalería

¿Qué tipo de financiamiento buscan los emprendimientos de Centroamérica para su aceleración?

En la actualidad, las aceleradoras de negocios han incrementado su popularidad como impulsoras del emprendimiento enfocadas en identificar aquellas ideas emergentes más prometedoras.

Por Gabriela Melara – estrategiaynegocios.net

El emprendimiento ha experimentado un auge como camino profesional atractivo en Centroamérica.

Por esta razón es cada vez más visto como una oportunidad para que gobiernos y donantes impulsen el empleo y la innovación social en los países de la región e impulsen su desarrollo.

La pandemia por COVID-19 fue otro gran acelerador para que más negocios nacieran en estas condiciones, por la falta de empleo y de oportunidades que dejó la crisis sanitaria.

Sin embargo, pese a tener estas ventajas competitivas, los emprendimientos emergentes o startups son vulnerables y los emprendedores comúnmente señalan la falta de capital financiero y redes de contactos como sus principales obstáculos.

En la actualidad, las aceleradoras de negocios han incrementado su popularidad como impulsoras del emprendimiento enfocadas en identificar aquellas ideas emergentes más prometedores, ayudarles a superar estos obstáculos e incentivar su crecimiento en escala.

Si bien la literatura existente ha encontrado que los programas de aceleración tienen un efecto positivo en el crecimiento de nuevas empresas; investigaciones recientes han mostrado que aún hay una demanda significativa de capital financiero, particularmente en economías en desarrollo.

“A pesar de la interconexión entre los programas de aceleración y el acceso a la inversión, las y los emprendedores en etapa temprana suelen enfrentar dificultades para encontrar financiamiento, particularmente en el caso de quienes están fuera del sector tecnológico y fuera de países de alto ingreso, en donde el capital es abundante”, detalle el informe.

Si bien una función clave de la aceleración es preparar a los emprendedores para recibir capital y presentarles con inversionistas, es evidente que en la realidad esto representa un reto debido a barreras estructurales.

La Red Aspen de Emprendedores para el Desarrollo (ANDE por sus siglas en inglés) tomando como base esta premisa presentó el segundo informe de la Iniciativa Global de Aprendizaje sobre Aceleración (GALI) para Centroamérica.

El documento explora datos sobre emprendimientos que pasan por un proceso de aceleración, así como hallazgos cualitativos sobre la relación entre aceleradoras e inversionistas

El objetivo es conocer qué tipos de capital están buscando los emprendedores cuando aplican a una aceleradora, si es que las aceleradoras conectan efectivamente con el capital que buscan, así como las formas en que pueden las aceleradoras y los proveedores de financiamiento colaborar mejor en beneficio de las empresas en etapas tempranas.

El estudio cuenta con una muestra de 809 empresas que aplicaron a 21 diferentes programas de aceleración en la región. Entrevistas con actores locales fue el método utilizado para tal fin.

Las fuentes más comunes de financiamiento por tipo de capital al que optan los emprendedores al momento de solicitar ingreso a los programas de aceleración son: inversionistas ángel o recursos gubernamentales, mientras que la deuda provenía de bancos y otras instituciones financieras y, finalmente, la filantropía (capital en forma de subvenciones o donaciones) que provenía de gobiernos y organizaciones sin fines de lucro.

Grafico 2 Aspen(800x600)

Las empresas que más comúnmente contaban con financiamiento al momento de solicitar ingreso a un programa de aceleración eran aquellas operando en el sector energético, en servicios de la cadena de suministros y en el sector artesanal, de acuerdo con el reporte.

Respecto al tipo de financiamiento buscado, había un apetito repartido por igual entre la inversión de capital, la deuda y el capital filantrópico, con aproximadamente 30% de las empresas buscando cada tipo de financiamiento en el año siguiente. Los planes de financiamiento a tres años también estaban repartidos entre los tres tipos, aunque menos empresas esperaban obtener deuda o capital filantrópico en el largo plazo. Aproximadamente la mitad de aquellas buscando nuevas fuentes de financiamiento ya contaban con algún tipo de inversión al momento de solicitar ingreso a un programa de aceleración.

De interés: Las habilidades blandas que deben tener las emprendedoras

grafico 3 Aspen(800x600)

“Tomando en cuenta las estadísticas, los representantes de las aceleradoras entrevistadas enfatizaron que los emprendedores en Centroamérica suelen no estar listos para recibir inversión de capital, dado que aún deben demostrar su rentabilidad y capacidad de escalar. Además, compartieron que muchas empresas son negocios familiares, y no están abiertas a la introducción de socios externos (e incluso menos empresas están abiertas a inversionistas extranjeros)”, detalla el estudio de GALI.

De acuerdo uno de los inversionistas entrevistados que operan en Centroamérica, “muchos tienen el potencial, pero [las y los emprendedores] buscan principalmente financiamiento subsidiado y en bajas cantidades: no es lo que un fondo de inversión suele ofrecer. Algunos no entienden o no están conscientes de lo que significa tener un fondo de inversión como socio y en su lugar esperan que sea como trabajar con un banco comercial local… el otro reto es el tamaño; las compañías que tienen un perfil de impacto no alcanzan el nivel y tamaño requerido por un fondo de inversión”.

Grafico 4 Aspen.1(800x600)

Los representantes de las aceleradoras coinciden en la necesidad de proveer educación financiera y preparación para la inversión, y se enfocan explícitamente en desarrollar estas habilidades en los emprendedores que toman sus programas.

Finanzas para pymes y emprendedores: Banca debe ser aliado de comercios en la implementación de pagos electrónicos

Las claves del estudio:

Tanto las aceleradoras como los proveedores de financiamiento tienen interés de contribuir al éxito de los emprendimientos, sin embargo, las empresas centroamericanas tienen dificultades para cumplir con sus propias expectativas de financiamiento y seguirles el paso a sus pares en el resto de América Latina.

1. Los emprendedores no están cumpliendo con sus propias expectativas de recaudación de fondos. Las entrevistas con los inversionistas y los representantes de las aceleradoras sugieren que las expectativas de recaudación de fondos de los empresarios no son realistas y que las limitaciones regionales y económicas limitan el acceso al capital. Es más probable que los emprendedores busquen y aseguren deudas, con poco acceso a financiamiento de capital y desafíos para obtener préstamos favorables.

2. Los inversionistas señalan en gran medida la falta de preparación para la inversión y modelos de negocio escalables. La etapa inicial y la falta de formalidad de las empresas centroamericanas no son atractivas para los proveedores de financiamiento, junto con la inherente volatilidad económica en la región que hace que los ingresos sean impredecibles. Todavía hay camino que recorrer para preparar a los emprendedores para que realicen inversiones y para involucrar a la comunidad inversora.

3. Las aceleradoras se centran en la educación financiera, pero reconocen la falta de financiamiento diseñado para empresas en etapa inicial. Los emprendedores necesitan una mejora significativa en su preparación para la inversión. Las aceleradoras apuntan a cerrar esta brecha, pero a veces los financieros tradicionales tienen expectativas poco realistas de las nuevas empresas, así como destaca la falta de capital flexible y del tamaño adecuado, como limitación importante.

4. Las aceleradoras deberían revisar cuidadosamente el perfil de los inversionistas con los que se involucran y priorizar las relaciones con inversionistas de impacto dispuestos a trabajar con empresas en etapas tempranas y más riesgosas. La discrepancia entre el perfil de riesgo de empresas en etapas tempranas que se gradúan de un programa de aceleración y las demandas de muchos inversionistas tradicionales podría ser demasiado grande para superarse en el corto plazo. En estos casos, las aceleradoras deberían buscar a inversionistas dispuestos a aceptar mayores riesgos a cambio del mayor potencial de impacto asociado a ser los primeros en invertir en una empresa.

RELACIONADAS