Empresas & Management
Fecha de publicación: 2021-03-26

H&M y Nike enfrentan boicots en China por criticar los abusos laborales en Xinjiang

Este es un tema candente desde la publicación de informes que se refieren a violaciones de derechos humanos en la región china

Por Bloomberg

Las marcas minoristas estadounidenses y europeas en China se enfrentan de repente a un dilema: abrazar el algodón de la controvertida región de Xinjiang y ser atacado en Occidente, o rechazarlo y arriesgarse a un boicot en la segunda economía más grande del mundo. Los inversores se están asustando con esa perspectiva, lo que hizo que las acciones bajaran el jueves.

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

H&M fue criticado por la Liga de la Juventud Comunista y el Ejército Popular de Liberación después de que los usuarios de las redes sociales desenterraron una declaración de la compañía sin fecha sobre acusaciones de trabajo forzoso en Xinjiang. Los llamamientos para boicotear al minorista sueco, que obtiene 5,2% de sus ingresos globales en China, se extendieron rápidamente para incluir a Nike, que anteriormente dijo que no obtendrá productos de la región debido a preocupaciones laborales. Los embajadores de ambas marcas en China cortaron los lazos con las empresas en los últimos días.

H&M China dijo que su cadena de suministro global cumple con los compromisos de sostenibilidad y no refleja ninguna posición política. La compañía también dijo que no compra algodón directamente a los proveedores, sino que utiliza a terceros. Esos comentarios hicieron poco para contener la creciente ira en China. H&M ya no aparece en la plataforma de comercio electrónico Tmall de Alibaba Group Holding, donde el minorista tenía presencia.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

La página de Weibo del Beijing Youth Daily enumeró una serie de marcas que han hecho comentarios sobre el boicot del algodón de Xinjiang, incluidas Zara y Adidas. The Global Times, un periódico del partido, también mencionó a Burberry Group.

En una reunión entre los principales diplomáticos de Estados Unidos y China la semana pasada, el miembro del politburó Yang Jiechi hizo comentarios atacando el historial de derechos humanos de Estados Unidos y pidió al mundo que deje de interferir en los “asuntos internos” de China. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying calificó las acusaciones de trabajos forzados de Xinjiang como “mentiras maliciosas fabricadas por anti fuerzas de China”.

“No podemos tolerar que ninguna fuerza avergüence y empañe el puro e impecable algodón de Xinjiang. Los consumidores chinos han actuado en respuesta a las llamadas decisiones comerciales tomadas por algunas empresas basadas en información falsa. Esperamos que las empresas relevantes respeten las leyes del mercado, corrijan las prácticas incorrectas y eviten la politización de los problemas comerciales”, dijo Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercio.

Las empresas chinas se están movilizando en torno a Xinjiang, que produce más de 80% del algodón del país. Anta Sports Products, el gigante chino de las zapatillas que posee la marca Fila, y Hongxing Erke Sports Products se encuentran entre las empresas que emitieron declaraciones diciendo que continuarán obteniendo el material de la región. El jueves, los accionistas recompensaron a las empresas que mostraron patriotismo, al tiempo que castigaron a las que tienen vínculos con marcas occidentales.

Xinjiang se ha convertido en un tema candente entre China y Occidente a medida que surgieron informes de que más de un millón de uigures, en su mayoría musulmanes, fueron puestos en campos de reeducación, lo que llevó a Estados Unidos y otros a acusar a Beijing de genocidio. China ha negado las acusaciones, y los funcionarios la llaman regularmente “la mayor mentira del siglo”. Beijing dice que sus políticas están sacando a la región de la pobreza, impulsando la economía y contrarrestando el extremismo.

En enero, la administración Trump ordenó detener todas las importaciones de algodón y pasta de tomate de Xinjiang. Eso se produjo un mes después de que el Center for Global Policy, con sede en Estados Unidos, publicara un informe en el que se alegaba nueva evidencia de documentos del Gobierno chino e informes de los medios de comunicación de que cientos de miles de uigures se vieron obligados a recolectar algodón a mano mediante el trabajo coercitivo impuesto por el Estado.

China, el mayor consumidor de algodón del mundo y también el mayor exportador de productos textiles, importa entre dos y tres millones de toneladas al año para satisfacer la demanda. El algodón de Xinjiang se considera de la más alta calidad y el Gobierno chino lo compra a los agricultores para llenar las reservas estatales.

RELACIONADAS