Empresas & Management
Fecha de publicación: 2021-01-03

C. Imberton: Desde El Salvador con resiliencia dentro del ADN de los Imberton

Lo que empezó como un pequeño almacén de productos variados, la mayoría importados de Europa, en el Centro de San Salvador, se convirtió en la mayor droguería de El Salvador y una de las tres más importantes distribuidoras de productos de consumo masivo.

Por Gabriela Melara, estrategiaynegocios.net

El negocio familiar de los descendientes de León Imberton llegó a su centenario en medio de la pandemia, consolidado como un actor clave en la economía. “Nosotros somos positivos y seguiremos apostando por El Salvador”, dijo Carlos Imberton, CEO de Comercializadora Imberton (C.Imberton).

Lea más: La salvadoreña C. Imberton logra el hito de su primer centenario


En un país donde el consumo representa el 88 % del PIB, los distribuidores son protagonistas. C. Imberton ha logrado posicionarse como uno de los referentes del sector en el mercado salvadoreño.

Sus orígenes se remontan al de un almacén de variedades en el icónico Centro Histórico de San Salvador, una idea del francés León Imberton y su hermano que ahora es el distribuidor líder de productos de consumo.

El negocio ha sido alimentado por tres generaciones que han enfrentado adversidades. “Bajo tres diferentes estilos de liderazgo hemos crecido en forma sostenida a lo largo de nuestros primeros cien años de vida, sobreponiéndonos a dos Guerras Mundiales, la Gran Depresión, los efectos de la Guerra Fría, la Guerra Civil en El Salvador y escenarios políticos internos”, dice Carlos Imberton, CEO de la compañía.

En la Guerra Civil varias marcas fueron abandonadas. Imberton recuerda que hubo confianza en ellos. “Nos buscaron, crecimos y establecimos un portafolio de productos
farmacéuticos, que nos convierten, por años, en la droguería más grande del país”, dijo. De almacén de variedades pasó a liderar la distribución.

La exportación a Francia - país de origen de la familia Imberton- de bálsamo, café y añil, permitió a los hermanos -León y Jorge una oportunidad para ofrecer productos importados. La segunda generación transformó la operación a distribución de medicamentos y sumó a su portafolio marcas icónicas como el antiácido Alka-Seltzer hace unos 70 años.

“(Al entrar a la organización) me reté y reforcé el brazo del consumo masivo, porque al visitar una farmacia, también hay un comercio cercano, entonces, a éste le llevábamos de lo otro”, dijo el CEO de la compañía.

El centenario C. Imberton de hoy es en realidad dos empresas, una es la droguería y la otra es una de las tres grandes distribuidoras de productos de consumo masivo, que abastece a 25.000 tiendas, dos cadenas de supermercados y 500 mayoristas. Suma marcas como Kellogg´s, Abbott y toda la línea de Procter & Gamble (P&G).

C. Imberton ha comenzado a migrar hacia una distribución más digital y busca fortalecer el comercio electrónico. Apuesta por una planificación virtual para optimizar procesos. La cuarta generación de la familia, que va ingresando, es la que lidera esa tarea.

RELACIONADAS