Empresas & Management
Fecha de publicación: 2020-08-25

Se abren las salas de cuidados intensivos para las aerolíneas

LATAM y Avianca pasaron por las salas de cuidados intensivos, buscando oxígeno para volver a operar, luego de los confinamientos

Por Gabriela Melara- estrategiaynegocios.net

En América Latina, las grandes aerolíneas no escaparon a los impactos colaterales por la crisis del coronavirus. LATAM y Avianca pasaron por las salas de cuidados intensivos, buscando oxígeno para volver a operar, luego de los confinamientos.

Golpeadas por los cierres de fronteras y el casi nulo flujo de pasajeros en Latinoamérica, los dos mayores grupos aéreos de la región fueron obligados a ingresar a la sala de cuidados intensivos.

De acuerdo con la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), la crisis podría reconfigurar el transporte aéreo en Latinoamérica, lo que debilitaría la competencia y elevaría los precios de los pasajes por los esfuerzos de algunas empresas para sobrevivir.

Puede leer: Pandemia frena 16 años de incrementos en sector aviación de la región

“Más que una consolidación, lo que sucederá es que muchas aerolíneas desaparecerán”, dijo Eliseo Llamazares, consultor de la industria de aviación de KPMG.

Todas las aerolíneas en Latinoamérica enfrentan el riesgo de desaparecer, dicen analistas.

La compañía aérea más grande de América Latina, la chilena y brasileña LATAM, se amparó en la ley de quiebras de Estados Unidos a finales de mayo, debido a la drástica caída de la actividad causada por la pandemia del nuevo coronavirus.

"El 26 de mayo de 2020, LATAM Airlines Group se presentó para reorganizarse bajo la protección del Capítulo 11" de la ley de quiebras de Estados Unidos, indicó el comunicado de Latam.

Antes de la pandemia, LATAM volaba a 145 destinos en 26 países y efectuaba alrededor de 1.400 vuelos diarios.

"LATAM Airlines Group y sus filiales en Chile, Perú, Ecuador y Colombia entraron en una reorganización voluntaria bajo la protección del Capítulo 11 en los Estados Unidos", afirmó el CEO de la compañía, Roberto Alvo, en un video.

En medio de ese anuncio, la aerolínea, con cerca de un 20% del mercado argentino, anunció que dejará de volar a 12 destinos domésticos, mientras que los cuatro destinos internacionales que opera desde ese origen -a Estados Unidos, Brasil, Chile y Perú-, serán cubiertos por las otras filiales que el grupo controla en la región.

El Capítulo 11 permite a una empresa que no está en condiciones de pagar sus deudas reestructurarse sin la presión de los acreedores.

La aerolínea, que cuenta con unos 2.000 trabajadores y transportó a 3,1 millones de pasajeros en el 2019, ofrecerá alternativas para los pasajeros que demanden la devolución del costo de un pasaje en ruta nacional o un cambio de fecha para volar al exterior.

LATAM anunció también el despido de más de 2.000 trabajadores y ha manifestado su interés de optar a un rescate financiero por parte del Estado chileno, que no se ha cerrado a esa propuesta, al considerar a la compañía como estratégica en un país con una extensión de más de 4.000 km.

Otras de las medidas anunciadas es que reduciría el ‘leasing’ de aviones que hasta diciembre de 2019 era de 110 aeronaves bajo esta modalidad y otras 232 en ‘leasing’ con opción de compra.

La compañía aérea surgió en 2012 tras la fusión de la chilena LAN y la brasileña TAM.

Previo a este anuncio, Avianca ya había hecho lo suyo. La colombiana y segunda aerolínea de América Latina, recibió el 12 de mayo de 2020 la aprobación para su proceso de organización, por parte de la corte de Estados Unidos, quien avaló la solicitud de acogerse al capítulo de bancarrotas. El segundo proceso de esta índole en menos de 20 años, el primero fue en 2003.

En ese momento, Anko van der Werff, CEO y Presidente de Avianca Holdings, dijo que como compañía estaban “muy satisfechos con la pronta aprobación de nuestras solicitudes por parte de la Corte a tan solo un día de haber iniciado este proceso. Para Avianca este paso significa el primero de todos los que daremos para seguir volando.”

“Quiero ser claro en que lo único que pretendemos es proteger la continuidad de nuestro negocio haciendo honor a nuestra historia, una historia en la que todos nuestros colaboradores, clientes, proveedores y aliados, en cada territorio en que operamos, han puesto su confianza”, indicaba el CEO de la compañía, luego de generarse confusiones por su apego a la ley de bancarrotas de EE.UU.

Aunque 70% de las operaciones de Avianca está en Colombia, el proceso se concentrará en EE.UU., porque según destacó Adrian Neuhauser, Chief Financial Officer de Avianca, “la ley de Capítulo 11 es la más reconocida en el tema de reestructuración a nivel mundial y es la más usada por las multinacionales”.

Hasta el momento se conoce, que por la reestructuración, Perú es la operación que se cerrará y se liquidará la subsidiaria Avianca Perú S.A. El resto de la operación sigue y también se continúan con la idea de convertir a El Salvador en su segundo hub, luego de Colombia.

Avianca, como muchas otras líneas aéreas de todo el mundo, incluidas las de los Estados Unidos, la Unión Europea y Asia, así como las de América Latina – está buscando apoyo financiero de los gobiernos de los países en los que presta servicios esenciales.

La Compañía sigue participando en conversaciones con el Gobierno de Colombia, así como con los gobiernos de sus otros mercados clave, con el fin de encontrar estructuras de financiación que proporcionen liquidez adicional crítica en el marco del Capítulo 11 y que desempeñan un papel vital para garantizar que la empresa salga de su reorganización como una aerolínea altamente competitiva y exitosa en las Américas.

De los 15,5 millones de pasajeros registrados en 2019 en la región, Avianca movilizó 46,9% (7,3 millones de personas) en un mercado donde también participan Copa (2,2 millones), Latam (1 millón), American Airlines (800.000), Spirit (600.000), Interjet (500.000) y JetBlue (400.000).

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), las aerolíneas latinoamericanas perderán US$15.000 millones en ingresos este año, en la peor crisis en la historia del sector.

RELACIONADAS